Diario y Radio U Chile

Año XIII, 23 de junio de 2021

Escritorio MENÚ

Ezzati en Te Deum: “Me he sentido expuesto a una crítica descalificadora”

Pese a las críticas, Ricardo Ezzati encabezó la ceremonia del Te Deum Ecuménico. Algunos manifestantes protestaron en contra del Arzobispo, mientras en el interior, la ausencia de líderes políticos de la Nueva Mayoría marcó el encuentro.

Paula Campos

  Viernes 18 de septiembre 2015 11:32 hrs. 
ezzati


En conmemoración de los 205 años de la instalación de la Primera Junta Nacional de Gobierno, como es tradicional, se inició el Te Deum Ecuménico en la catedral de la iglesia católica de Santiago.

En un primer símbolo de homenaje a las víctimas del terremoto que este miércoles azotó a la zona centro-norte del país, doce campanadas sonaron para dar inicio a la ceremonia.

Con presencia de la Mandataria, Michelle Bachelet, y de sus ministros de Estado, el arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, encabezó la ceremonia pese a las voces críticas que pedían se restara de la republicana ceremonia.

El intercambio epistolar entre el también presidente de la Conferencia Episcopal de Santiago y el Cardenal Francisco Javier Errázuriz, generó transversales cuestionamientos al comportamiento de los dos representantes de la Iglesia. El principal problema, la forma en la que los sacerdotes apuntaban a bloquear el nombramiento del jesuita Felipe Berríos como Capellán de La Moneda y, también, la participación de Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Fernando Karadima, en la Comisión que el Papa Francisco creó para investigar los abusos sexuales de la institución a nivel mundial.

Por eso, desde el mundo civil y político pidieron que Ezzati diera un paso al costado de la ceremonia. Incluso, mencionaron que la única posibilidad era que renunciara a su cargo para evitar seguir dañando a la Iglesia católica.

Nada de eso ocurrió. El Arzobispo dirigió la ceremonia y su decisión hizo que representantes de mundo político se restaran de la cita. Por ejemplo, ningún presidente de la Nueva Mayoría acudió a la catedral.

Sí estaban presentes algunos representantes del oficialismo como los DC Ignacio y Patricio Walker, además del PPD Marco Antonio Núñez (presidente de la Cámara de Diputados) y el socialista Juan Luis Castro. También asistieron los máximos representantes del Poder Judicial, Ministerio Público y Fuerzas Armadas y de orden.

Mientras en el interior, la ceremonia se realizó en tranquilidad. En los alrededores de la Plaza de Armas, grupos de manifestantes llegaron para increpar a Ricardo Ezzati. También cuestionaron el rol del Obispo Barros de Osorno, a quien acusan de encubrir a Fernando Karadima y no defender los dictámenes del Papa Francisco para la Iglesia.

Mensaje del Arzobispo: “Me he sentido expuesto a una crítica descalificadora”

De corrupción, enemistades y memoria habló Ricardo Ezzati. Al inicio de su mensaje, el Arzobispo se refirió al “actual estado por el que atraviesa el país”, en el que “un clima agresivo y violento” forma parte de los “tiempos difíciles” en los que vivimos.

“Yo mismo me he sentido expuesto a la crítica descalificadora (…) y me valgo de la oportunidad para pedir perdón a quienes se hayan sentido ofendidos”, dijo haciendo referencia indirecta al intercambio de correos electrónicos en los que se vio envuelto.

El sacerdote también tuvo tiempo para dedicar palabras al Chile actual y aseguró que gran parte de los problemas del país es el culto al individualismo en el que nos hemos sumido.

Tres desafíos fueron planetados en la homilía del cuestionado Arzobispo:

  • Cuidar la creación y la vida. “Dios no ha delegado en nadie el control o el señorío sobre la vida”, dijo haciendo alusión a las dictaduras, pero también a la legislación del aborto que por estos días se tramita en el Congreso
  • Crecer en humanidad. “Una de las tragedias más grandes es que nos hemos deshumanizado”, dijo Ezzati en su segundo desafío planteado para el país.
  • Recuperar la confianza: “Algo ha acontecido entre nosotros que, a todo nivel, nos hemos vuelto desconfiados. Nos han llevado a considerar al prójimo como un lobo y no como un hermano. Esto también en las relaciones personales, donde cada uno busca el éxito valiéndose del otro”. “Es hora de recuperar la dignidad de la política”, dijo entregándole un mensaje al poder ejecutivo presente en la Catedral.

El mensaje del representante católico se extendió por treinta minutos. En él, se dio tiempo para “reflexionar” sobre la situación nacional. Incluyendo mensajes políticos y valóricos en su acostumbrado estilo.

Pasadas las 12:30 del mediodía concluyó la ceremonia. En las afueras de la catedral, la Presidenta dijo que las “distintas palabras expresadas hablan que somos una Patria cuando avanzamos juntos, en solidaridad y en esperanza”. Michelle Bachelet aseguró que es el “diálogo y no el enfrentamiento” lo que llevará al país por ese camino.

“Tenemos desafíos importantes por delante, pero el mensaje es que juntos podemos enfrentarlos”, dijo antes de retornar a La Moneda, donde se reuniría con su comité de ministros.

Misma línea de declaraciones siguió el Presidente del Senado. Patricio Walker valoró el “perdón” pedido por Ezzati, aunque aseguró mantener su opinión sobre el error cometido por el Arzobispo. En tanto, el Presidente de la Cámara, Marco Antonio Núñez,  aseguró que los gestos de unidad son necesarios para seguir avanzando.

 

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.