Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

La obra de arte que agitó las protestas contra el Chile-Suecia de Copa Davis

Este fin de semana se cumplen 40 años de la recordada semifinal de Copa Davis que disputaron Chile y Suecia. En medio de las manifestaciones contra la dictadura que marcaron el encuentro nació una obra de arte que hoy forma parte de la colección de un museo en Santiago.

Diario Uchile

  Sábado 19 de septiembre 2015 9:02 hrs. 
stop


Un 21 de septiembre de 1975, el equipo chileno de tenis caía por 4-1 ante su similar de Suecia en la ciudad de Bastad, por las semifinales de la Copa Davis. La dupla de Patricio Cornejo y Jaime Fillol no pudo con doblegar a la escuadra que comandaba Björn Borg, que finalmente se adjudicó el torneo ante Checoslovaquia.

El episodio, sin embargo, fue mucho más que una decepción por no acceder por primera vez al partido final del mayor torneo de tenis. Y fue mucho más que un match de tenis: cuando se supo que Chile jugaría en Suecia, a fines de julio de ese año, organizaciones como el Comité de Solidaridad con Chile y el Comité Nacional Sueco pidieron suspenderlo como señal de protesta contra la dictadura militar, que se había instalado en el país hace menos de dos años.

Las autoridades suecas no impidieron que se jugara el partido, pero sí autorizaron diversas manifestaciones y el tenis se jugó en medio de un convulsionado ambiente: un amplio despliegue de la policía y hasta un muro protegieron al equipo chileno de las manifestaciones, tanto en el estadio como en el hotel donde se alojaron. Incluso, la banda Hoola Bandoola Band editó un single contra el juego (“Stoppa matchen”), cuyo lado B era una canción llamad “Víctor Jara”.

Una imagen que se pudo ver en aquellas protestas, 40 años más tarde, se puede encontrar hoy entre la colección del Museo de la Solidaridad Salvador Allende (MSSA). Se llama Stoppachilematchen (¡A parar el match de Chile!) y fue creada por el artista Kjartan Slettemark.

El autor, de origen noruego, hizo suya la consigna de los manifestantes y la imprimió sobre un signo pare de gran tamaño, al que añadió una raqueta que, en lugar de una malla, luce un alambre de púas que aprisiona una pelota de tenis. “¡A boicotear la Junta! ¡A parar el match contra Chile!”, se lee en la obra, que Slettemark utilizó para una performance en la que se fotografió desnudo junto a ella.

01182931

Foto: Bilder i Syd.

Al mismo tiempo, el Comité de Chile en Estocolmo utilizó una fotografía de la obra en una serie de afiches y así es como la imagen comenzó a circular entre los manifestantes. “No diría que fue el elemento central, pero sí fue uno de los que se ocuparon ampliamente, tanto en Bastad como en Estocolmo y en otros lugares”, dice Carla Macchiavello, historiadora del arte que ha investigado la historia e incluso alcanzó a contactarse con Slettemark antes que muriera, en diciembre de 2008.

“El cartel se llevó en las manifestaciones y capturó muy fuertemente, en una imagen, la consigna que se estaba ocupando para protestar contra la dictadura militar y ocupar este espacio tan visible de los partidos para manifestar ese mensaje”, añade.

Slettemark_web

Tres años después, Kjartan Slettemark donó la obra al Museo de la Resistencia en Suecia y así es como hoy forma parte de la colección del MSSA. Aunque hoy no se encuentra en exhibición, si ha formado parte de muestras anteriores.

De hecho, según Carla Macchiavello, la imagen fue tan poderosa, que superó a su propio creador: “Se volvió un texto público o una imagen que se escapó de la autoría del artista y empezó a ser otra cosa, a interpelar a otros grupos, a entrelazarse más allá del poder de un autor o una sola persona. El autor de la obra como que se desvaneció”, concluye.