Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 15 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

Presupuesto: Presidenta confirma gratuidad en educación sin explicar mecanismo

Con un aumento del 4,4 por ciento con respecto a 2015, el anuncio presidencial se enmarcó en el realismo con el que se debe afrontar la situación país. Sin embargo, no se detuvo a explicar el mecanismo por el que se conseguirá la gratuidad en educación superior, lo que le costó inmediatas críticas.

Paula Campos

  Miércoles 30 de septiembre 2015 21:39 hrs. 
MB


“Vamos a tener un presupuesto que va a crecer. Chile tiene una economía sana, tiene un sector público con finanzas públicas sanas que nos permite seguir creciendo, no al ritmo que crecía el gasto en el pasado, sino a un ritmo más modesto”. Esa fue la promesa del Ministro de Hacienda días antes de conocerse la glosa presupuestaria para 2016.

Como cada 30 de septiembre, el gobierno presentó ante el Congreso el detalle de los gastos para el próximo año. La diferencia: el llamado a la “austeridad” que el Ejecutivo hizo semanas antes de conocer este tradicional desglose en las finanzas venideras.

Las presiones desde el mundo empresarial también estaban cargadas de los llamados a la moderación. Algunas de las opiniones que se recogían hablaban de que esta era “la última oportunidad para enviar una señal concreta de que las promesas de moderación no eran solo eso”.

Entre ellos, el ex presidente del Banco Central, José de Gregorio, anticipó que el presupuesto contendría medidas concretas en línea con la austeridad. Principalmente, por la falta de holgura en la producción. En sus expectativas, se pretendía una rebaja en el gasto, con el fin de quitarle “presión” al Central en sus esfuerzos para rebajar la inflación al rango meta del 3 por ciento.

El anuncio presidencial

En cadena nacional, a las 21.00 horas, la Presidenta explicó al país el desglose del Presupuesto 2016. En la exposición, se centró en los aspectos macro de las carteras. Lo primero que advirtió fue las prioridades y los compromisos se habían fijado sobre las “posibilidades reales del país”. “Es un presupuesto responsable, que tiene un crecimiento del 4,4 por ciento respecto del gasto efectivo de este año”, completó.

Algunas de las críticas previas provenían desde educación, donde no existía claridad de cómo se iba a enfrentar la promesa de gratuidad en la glosa.

El ministro Valdés ya había adelantado que ésta era la partida con mayor aumento de recursos. Pese a ello, las dudas sobre los dineros disponibles para alcanzar el 50 por ciento de gratuidad comprometida, persistían.

Con la alocusión presidencial no se acabó el misterio y, si bien, se dedicó minutos a explicar en qué consistirá la definición presupuestaria de 2016, no se profundizó en el mecanismo por el cual se alcanzará la gratuidad para la educación superior.

“La principal meta de mi Gobierno es asegurar una educación de calidad que incluya a todos. Por esa razón, uno de cada cuatro pesos del aumento del presupuesto estará destinado a mejorar la educación de nuestros hijos e hijas”, dijo la jefa de estado.

Según el cálculo presupuestario, esto correspondería a $10.163.996 millones. A 2015, la inversión fue de $8.082.014 millones.

Michelle Bachelet explicó, además, que con los recursos que otorga la Ley de Inclusión se espera aprobar a más de 2 millones 177 mil estudiantes a través de las subvenciones a prioritarios y preferentes, y a más de un millón 650 mil estudiantes mediante el aporte de gratuidad.

También dijo que más de 200 mil alumnos estudiarán gratis el próximo año, y que se va a incrementar los recursos destinados a becas de alimentación para incluir a 80 mil nuevos estudiantes.

Pese a los detalles, el Gobierno no entregó luces sobre la fórmula mediante la cual se accederá a la gratuidad. La Presidenta prefirió dejar el detalle para la discusión parlamentaria.

Una de las primeras en criticar la ausencia en la definición fue la presidenta de la Feusach, Marta Matamala, quien a través de su cuenta de Twitter acusó de bluff al anuncio presidencial.

El debate y el enfrentamiento de posturas antecedió el discurso de este miércoles. Durante los últimos días, estudiantes y defensores de un cambio de paradigma en la educación sostuvieron que no aceptarían una glosa que mantuviera en el centro de la acción al mercado.

En ese sentido, desde la Confech insistieron en la diferencia entre becas y gratuidad, exigiendo que se abandonara una política de subvención que, por años, acompaña el camino de la educación en el país.

Desde la DC, en cambio, aseguran que son estos apoyos la mejor forma de lograr el compromiso del gobierno. En tanto, en el Mineduc aún no se despeja la duda sobre el mecanismo a elegir.

Incluso los rectores habían hecho pública su opinión: “Hoy era el momento para dar un gran salto en gratuidad”. Sin embargo,  la anhelada resolución deberá seguir esperando.

Salud

Otro de los puntos de tensión era la cartera de Salud. Con interpelación de la ministra Carmen Castillo como antesala, se esperaba escuchar cuánto dinero se iba a entregar a una cartera que mantiene una deuda hospitalaria que supera los 200 mil millones de pesos (a agosto de 2015), y las críticas a la forma en que se decidió financiar la construcción de nuevos recintos de salud, sin considerar las concesiones públicos-privadas para abaratar costos.

En el Presupuesto 2015, la partida comprendía un total bruto de $10.041.835 millones, que ajustado sin las transferencias alcanzaba $6.059.568 millones. La glosa contemplaba, como objetivo central, el fortalecimiento de la salud pública, mediante una asignación presupuestaria que supuso un incremento del 11,8 por ciento en comparación a 2014.

Para este 2015, el discurso estuvo centrado en la urgencia de nutrir y formar médicos y especialistas para la red pública de salud. También, se explicó que se destinarán recursos para la reducción de las listas de espera, para el Fondo de Farmacia y el Fondo de Tratamientos de Alto Costo, entre otros.

Pese al desglose de prioridades, la mandataria no entregó detalle de los montos que se solicitarán en esta cartera.

Seguridad ciudadana

Un tercer punto que concitaba interés era el dinero que se destinaría al gasto en seguridad ciudadana. Sobre todo, después de la creciente exigencia de los parlamentarios de oposición, para que el tema de seguridad se convirtiera en prioridad nacional, argumentando un aumento en la violencia y número de delitos cometidos.

Pese a que, según las estadísticas, en el país la acción delictual viene a la baja, el gobierno consideró necesario fortalecer el resguardo del orden público y la investigación policial. En ese sentido, se comprometió a aumentar los efectivos en seis mil carabineros y mil 200 policias.

“Se incluyen recursos para la adquisición de equipamiento, vehículos y tecnología de última generación con el objetivo de reducir y controlar el tráfico ilícito de drogas. Ampliaremos el Plan de Seguridad Comunal, que se realiza con la participación de los vecinos, porque construir soluciones es tarea de todos. Y continuaremos con los Programas “Juntos más Seguros” y “Barrios de Alta Complejidad”, dijo la Presidenta.

Otros puntos

Las catástrofes acontecidas durante 2015 y de años anteriores también fueron nombradas en el discurso. La inversión destinada a la reconstrucción alcanzará los 321 mil 426 millones de pesos, con el fin de superar los efectos del terremoto del 27/F, del terremoto del año pasado en la zona norte, del incendio de Valparaíso, de los aluviones que afectaron principalmente a las regiones de Atacama y Antofagasta, de la erupción del Volcán Calbuco y de la destrucción de viviendas en el reciente terremoto en la región de Coquimbo.

También, carteras como Cultura y Deporte podrían aumentar sus ingresos. El Consejo Nacional de la Cultura y las Artes contaría con un incremento del 13,3 por ciento con relación a 2015. En tanto, un 14,8 por ciento serán sumados al ministerio que dirige Natalia Riffo.

*Foto principal: Gobierno.cl
Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.