Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Organizaciones: “La agenda ambiental de la Presidenta Bachelet está muerta”

Aunque valoran el anuncio que convierte a Chile en el país con la mayor área marina protegida del mundo, los ambientalistas manifiestan su preocupación por el trámite el proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, hoy estancado en el Parlamento.

Paula Correa

  Domingo 11 de octubre 2015 10:07 hrs. 

En la conferencia “Nuestro Océano”, la Presidenta Michelle Bachelet firmó el decreto que crea el parque marino Nazca-Desventuradas, en las islas San Ambrosio y San Félix, además de una red de parques marinos en el Archipiélago de Juan Fernández, los que suman cerca de 13 mil kilómetros cuadrados de superficie protegida.

También anunció la creación de áreas marinas protegidas en Rapa Nui, adicionales a las existentes en Motu Motiro Hiva, que considera su Zona Económica Exclusiva. En ese marco, se firmó un protocolo para la creación de esta zona de resguardo, que estará sujeta a la consulta bajo las normas vigentes del Convenio 169 de la OIT.

Una vez que se materialicen estos compromisos, “conllevarán la protección de una superficie total de más de un millón de kilómetros cuadrados, constituyéndose en su conjunto en uno de los espacios de protección marina más grandes del mundo”, dijo la Presidenta.

Bárbara Saavedra, directora de la ONG Wildlife Conservation Society (WCS) Chile, valoró la creación de esta red y afirmó que “vamos en la línea correcta”.

La especialista, quien también asistió a la conferencia internacional, añadió que ahora el desafío de Chile pasa por la integración de los diversos sistemas de protección: “La conservación no se hace en aislado, nunca. Entonces la tendencia, el mandato y la necesidad es ir conectando unas iniciativas con otras”, dijo.

En el caso chileno, dijo, el proyecto de ley que busca crear el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas se sustenta justamente en eso: “Uno de los elementos es establecer un único sistema integrado: público-privado, marino-terrestre, global y local, de modo de articular las áreas protegidas del país”, sostuvo.

Pero, ¿el Estado ha avanzado en sus intentos de consolidar los esfuerzos en materia de protección? La directora ejecutiva de la Fundación Terram, Flavia Liberona, también valoró el anuncio de crear nuevas áreas de protección, pero afirmó que el esfuerzo grueso del Gobierno, este proyecto de ley, está durmiendo en el Parlamento.

“Nosotros nos tememos que este proyecto de ley no vaya a ser tramitado y que más bien la moneda de cambio sea la creación de estas áreas protegidas, para que la gestión de la Presidenta Michelle Bachelet tenga algún punto verde, porque hasta el momento no tiene ninguno”, advirtió.

En ese sentido, la ambientalista añadió que le parece lamentable que el Gobierno no haya logrado tramitarlo y que “no hay un plan de acción, ni una voluntad política desde el Ejecutivo de protección de la biodiversidad cuando las cosas se pueden complejizar”.

La especialista apunta a los problemas que tuvo la Ley de Biodiversidad que ingresó el Ejecutivo durante los primeros cien días de gobierno, que se estancó debido a una serie de falencias y las discrepancias sobre las posibilidades de concesión y otras fórmulas de preservación de los espacios.

Considerando esto, Flavia Liberona afirmó que, aunque el Gobierno lograra comenzar a tramitar la ley, la iniciativa no va a estar lista al final de este periodo: “Si el aporte de la autoridad en materia ambiental es sólo la creación de estas dos áreas, es totalmente insuficiente”, dijo.

En esa línea, sostuvo que es muy poco lo que se ha avanzado en diversos aspectos: esta iniciativa que es fundamental, la reforma al sistema de evaluación de impacto ambiental, el trámite de la Ley de Glaciares, entre otros temas. Por lo mismo, aseguró que “la agenda ambiental de la Presidenta Bachelet está muerta”.