Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 14 de julio de 2024


Escritorio

Fiscal Nacional: la difícil búsqueda del candidato de consenso

Luego del fallido intento por instalar a Enrique Rajevic como Contralor General, y la debilitada situación en la que queda el Ministro del Interior, Jorge Burgos, se mantienen las negociaciones entre Gobierno y oposición para acordar el nombre, que se dará a conocer este jueves, que reemplace a Sabas Chahuán a la cabeza del Ministerio Público.

Fernando Seymour D.

  Jueves 15 de octubre 2015 9:42 hrs. 
Candidatos Fiscal Nacional

Compartir en

Este jueves vence el plazo de diez días para que la Presidenta Michelle Bachelet entregue el nombre de su candidato para el cargo de Fiscal Nacional.

Son cinco los candidatos, propuestos por la Corte Suprema, entre los que el Gobierno debe decidir. En los últimos días, son varios los que aseguran que el nombre sería el del fiscal José Morales, actual jefe de la Unidad de Delitos de Alta Complejidad Centro Norte.

Los otros cuatro, Raúl Guzmán, fiscal Metropolitano Sur; Luis Toledo, fiscal regional de O’Higgins; Jorge Abbott, director ejecutivo de la Fiscalía Nacional; y Juan Enrique Vargas, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, no serían nombres de consenso entre oficialismo y oposición.

Con el antecedente del fallido intento del Ministro del Interior, Jorge Burgos, de imponer su candidato a Contralor General de la República, Enrique Rajevic, quien solo obtuvo 21 de los 22 votos necesarios, las negociaciones con los parlamentarios opositores deberán intensificarse.

Esto, dado que el candidato del Gobierno debe ser ratificado por al menos dos tercios de los senadores en ejercicio. Es decir, el Ejecutivo requiere de 25 votos.

En nuevo escenario, con Rajevic fuera de la Contraloría, podría dejar también atrás el cruce que consideraba a José Morales, el preferido entre varios senadores, como el candidato de consenso. Las críticas han apuntado a la falta de negociaciones por parte del Gobierno. De hecho, el nombre de Rajevic sorprendió a muchos.

Varios de los senadores desmienten que existan tales negociaciones. Aunque otros, como Pedro Araya y Alfonso De Urresti, las han reconocido.

Por su parte, el propio Burgos ha descarto presiones desde el Congreso. “Yo he hablado con varios parlamentarios y jamás me he sentido presionado ni tácita ni expresamente para designar al nuevo Fiscal Nacional”.

Surge entonces el tema de las inhabilitaciones en las que algunos senadores han incurrido, considerando sus vínculos con las investigaciones que encabeza el Ministerio Público por financiamiento irregular de campañas políticas. Dado el nuevo contexto, no sería extraño que los parlamentarios reviertan su decisión.

El socialista Fulvio Rossi, a pesar de su licencia médica, participó este miércoles en la votación del Contralor. Las presiones del Gobierno y de su partido lo obligarían a presentarse nuevamente el día que se vote por el Fiscal Nacional.

En cuanto al presidente de la DC, Jorge Pizarro, quien en principio descartó inhabilitarse, por la relación de sus hijos con la empresa SQM, en los últimos días ha planteado ciertas dudas, asegurando que será un tema que resolverá junto a su bancada.

En el caso del senador PS Carlos Montes, su inhabilitación también es un problema para el Ejecutivo, luego que diera un paso al costado por el cargo que ocupa su hijo Andrés, quien se desempeña como jefe de la Fiscalía Regional Metropolitana Centro Norte.

Y es que el nuevo Fiscal Nacional deberá resolver respecto de la continuidad de las mediáticas investigaciones que mantienen a varios parlamentarios en la mira del Ministerio Público.

Por ello, el factor Carlos Gajardo también aparece como un elemento a considerar. El actual fiscal que encabeza la investigación del Caso Penta es uno de los candidatos para asumir la Fiscalía Metropolitana Oriente. No cabe duda que su nombramiento incomoda a varios senadores, así como a los partidos en general.

De hecho, existe la posibilidad que de asumir José Morales como nuevo Fiscal Nacional, Gajardo diera un paso al costado y emigrara al ámbito privado, anticipándose de cierta manera a lo que podría ocurrir con las investigaciones de los casos Penta, SQM, Corpesca u Caval.

Incluso desde la Asociación de Fiscales también han manifestado su preocupación. “Creemos que debe evitarse a toda costa que se use la elección de Fiscal Nacional como una forma de obtener concesiones en causas de connotación nacional y que afectan a grupos o personas vinculados a la actividad pública”, agregando que confían en que ninguno de los postulantes “comprometerá de modo alguno la autonomía institucional”.

El propio Fiscal Nacional, Sabas Chahuán, planteó hace algunos días que “es legítimo que se contacte con los senadores una persona que está en quina para que conozcan sus planteamientos. Ahora, que sea perverso, no lo creo. Es un mal necesario”. El mismo que dejará su cargo el 1 de diciembre, luego de ocho años al frente del Ministerio Público.

Síguenos en