Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de noviembre de 2019

Escritorio

El peligro de las drogas sintéticas: “Existe un retraso en las políticas públicas del país”

Gobierno pasará 48 nuevas drogas sintéticas a la lista 1 de sustancias psicoactivas riesgosas para la salud pública y seguridad ciudadana. El compromiso es implementar un sistema permanente de vigilancia para judicializar a los traficantes. Expertos advierten que el consumo está en curso.

Diana Porras

  Sábado 17 de octubre 2015 16:04 hrs. 
Drogas sintéticas

La “Mesa Nacional de Nuevas Sustancias Psicoactivas” confirmó que tres familias de drogas sintéticas pasarán al primer lugar en la lista de riesgos. Esto, permite perseguir penalmente a las personas que las ingresan al país.

La Subsecretaría del Interior detalló estos casos. Se reconocen los Cannabinoides sintéticos que buscan imitar tanto los efectos como la vía de administración del cannabis natural, mientras las Catinonas sintéticas y Piperazinas se presentan como alternativas a  las drogas derivadas de la anfetamina (metanfetamina y éxtasis).

Jorge Rodríguez Tobar, investigador de la Universidad de Chile, aseguró que es urgente “tener una actualización permanente, porque en el último tiempo han aparecido más de 500 nuevas drogas sintéticas”.

El académico de la Escuela de Salud Pública manifestó que el consumo de estas sustancias es un tema relevante para el país.

“Más allá de los riesgos que son enormes, como la disminución de la memoria e incluso del apetito sexual, están presentes otros problemas como ansiedad, depresión, obsesiones, alucinaciones, trastornos del sueño, agresividad, arritmias, convulsiones, insuficiencias renales, accidentes vasculares encefálicos, infartos, hipertensión y así podría seguir. Todo este tipo de drogas sintéticas están enfocadas al sistema central nervioso”, detalló Tobar.

Advirtió que más allá de que algunos laboratorios elaboran este tipo de drogas con recetas y controlados, existe una infinidad de aquéllos que son clandestinos. Estas drogas son principios activos desde donde se producen compuestos químicos y se generan estas sustancias sintéticas, “sin saber los efectos que pueden tener”.

Considerando que en su mayoría son traídas desde Europa y Estados Unidos, Tobar aclara que son drogas relativamente caras y están enfocadas –como en todo el mundo– en el grupo de 18 a 40 años con niveles socioeconómicos medios y altos.

El académico de la Universidad de Chile ha publicado en revistas nacionales y extranjeras y su línea de investigación es prevalencia y factores de riesgo del consumo de drogas.

“Estamos atrasados, pero es un tema transversal porque tiene que ver con un problema de Estado, no del gobierno de turno, porque no ha considerado el efecto y la relevancia del tema. No tenemos la suficiente información por la subdeclaración”, agregó.

Para el especialista hay tres factores clave: identificar índices reales con los que se está trabajando (teniendo alerta cuando no se reconoce que eres consumidor), actualizar tipos de drogas (desde lo legal y perfiles de morbilidad, en especial en atención primaria) y promoción/prevención (informar los resultados de las campañas).

Senda: “No podemos bajar la guardia”

Javiera Cárcamo, investigadora del Área de Justicia y Reinserción de la Fundación Paz Ciudadana, planteó en 2011 que “no solo es importante observar las mediciones en las salas de urgencia en general, sino también incorporar mediciones en las salas de urgencia y en la población infractora (segmento vinculado fuertemente al consumo drogas) y que podrían aportar información relevante”.

En el artículo “Consumo de Drogas de síntesis, las metanfetaminas en el mundo y en América Latina”, la socióloga advirtió que “si bien los resultados aún son aislados y no representan un consumo importante a nivel nacional, es necesario situar a Chile dentro del contexto mundial, donde el mercado de sustancias del tipo anfetamínico está cobrando relevancia, y en algunos casos, como por ejemplo en Asia y en América del  Norte, es un problema importante de consumo, producción y tráfico”.

Mariano Montenegro Corona, director nacional del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda),  visitó Magallanes durante agosto pasado, donde se refirió al tema de las drogas sintéticas debido a una millonaria incautación de la sustancia NBome.

En ese contexto, Montenegro planteó en medios regionales que “es un fenómeno que no se condice con la cantidad de consumidores” en esa zona del país.

“Por lo tanto, lo que se está estudiando es cómo se traduce esto en el uso de las sustancias, si todo era para la región o si era droga en tránsito, por lo que se está mirando con mucha más precisión aquello, pero muy atentos, porque no podemos bajar la guardia. Son sustancias que pueden provocar la muerte o graves consecuencias. Pero insisto, por ahora no es un fenómeno masivo, y vamos a hacer todo para que nunca sea masivo”, manifestaba el titular de Senda.

Sustancias bajo vigilancia

La mesa técnica que trabajará en el monitoreo y vigilancia está constituida por la Policía de Investigaciones, Carabineros, Servicio Nacional de Aduanas, Servicio Médico Legal, Ministerio Público, SENDA, Directemar, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Salud y el Departamento de Sustancias Químicas del Ministerio del Interior.

Las 48 drogas sintéticas que se agregan a la lista 1 del Decreto 867, “son capaces de provocar graves efectos tóxicos o daños considerables a la salud. En el caso de la catinona sintética denominada Bupropion se agregará a la lista 2, porque aunque los daños que produce no son graves sí tiene la capacidad de generar dependencia física o psíquica”.

La Subsecretaría del Interior informó que “aparte del listado y los estudios que se han hecho, se reunirán el 15 de diciembre para una nueva evaluación. Lo haremos formalmente cada tres meses. Esto nos permite judicializar a los traficantes”.