Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Otros cuatro palestinos asesinados por Israel hacen temer una nueva intifada

Se acrecienta la violencia en los territorios palestinos ocupados por Israel. Este sábado, alrededor de 1.500 israelíes participaron en una marcha convocada en Al-Quds (Jerusalén) para exigir el fin de la violencia y la ocupación en Cisjordania.

Diario Uchile

  Domingo 18 de octubre 2015 14:07 hrs. 
Palestinos contra israelíes

Cuatro palestinos fueron abatidos y un quinto resultó herido este sábado, luego de intentar apuñalar a israelíes en Jerusalén Este y la Cisjordania ocupada, en un contexto de creciente violencia, pese a los llamados de la comunidad internacional.

Con estos ataques casi diarios desde el 1 de octubre, la espiral de violencia parece imparable y hace temer una nueva intifada en los territorios palestinos ocupados.

El primer ataque se produjo en Cisjordania, cerca del enclave judío del centro de Hebrón, donde 500 colonos israelíes viven bajo protección del ejército. Un palestino intentó apuñalar a un colono israelí, quien respondió disparando contra su agresor.

Las fuerzas de seguridad palestinas confirmaron la muerte del atacante, identificado como Fadel al Kawatsmi, de 18 años.

De inmediato, se produjeron enfrentamientos entre soldados israelíes y palestinos en la ciudad, una de las localidades donde las tensiones son mayores.

Luego, una palestina de 16 años fue abatida al intentar apuñalar a una soldado israelí a la entrada de una base de guardias fronterizos situado a centenares de metros de la Ciudad Vieja.

Más tarde, en Hebrón, un palestino acuchilló a un soldado, quien, según un comunicado del ejército israelí, resultó “ligeramente herido”. El atacante “fue baleado”, agregó el reporte, sin precisar su estado.

Poco después, en un puesto de control en Qalandiya, al norte de Jerusalén en Cisjordania, los guardias fronterizos mataron a un palestino que intentó atacarlos con un cuchillo.

Paralelamente estallaron enfrentamientos entre soldados israelíes y jóvenes que lanzaban piedras en varios sectores de Hebrón. Once palestinos resultaron heridos por balas de caucho y balas reales disparadas por el ejército israelí, según los servicios de rescate palestino.

En el barrio de colonización Armon Hanetsiv, en Jerusalén Este, la parte palestina de la ciudad ocupada y anexada por Israel, otro palestino trató de atacar con cuchillo a un soldado israelí que patrullaba y le pidió la identidad y fue inmediatamente abatido por los militares.

El palestino, de 16 años, era originario de la localidad palestina de Jabal Mukaber, de donde proceden varios de los ataques de estas últimas semanas.

Desde el asesinato el 1 de octubre de una pareja de colonos israelíes, Cisjordania y Jerusalén Este son escenario de disturbios y agresiones mutuas a diario.

Estas violencias han dejado 40 palestinos muertos y centenares de heridos, mientras que del lado israelí siete muertos y decenas de heridos. Desde el 9 de octubre los disturbios se extendieron a la Franja de Gaza.

Israelíes marchan por fin de la violencia

Cerca de 1.500 israelíes y árabes israelíes participaron este sábado en una marcha convocada en Al-Quds (Jerusalén) para exigir el fin de la violencia y la ocupación en Cisjordania.

Los manifestantes pidieron a las autoridades israelíes apostar por una solución israelí-palestina que resulte en un acuerdo de paz entre las partes y ponga fin a la ocupación de Palestina.

Entre los asistentes estuvieron representantes ante el parlamento del régimen de Tel Aviv, quienes también pidieron a las autoridades israelíes dejar de provocar a los palestinos y respaldar iniciativas internacionales para avanzar los diálogos entre las partes.

“Solamente nosotros podemos romper con este sangriento ciclo de ocupación y odio y avanzar hacia la independencia y justicia para las dos partes”, afirmó Dov Khenin, miembro de la llamada Lista Conjunta compuesta por la minoría árabe en el parlamento del régimen israelí.

Los asistentes también exigieron al régimen israelí aceptar la propuesta de Francia para el envío de observadores a la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds, medida que aseguran disminuirá los enfrentamientos.

Al final de la marcha, varias decenas de colonos extremistas israelíes, escoltados por la policía de ese país, se enfrentaron con los manifestantes e intentaron dispersar a los que habían asistido a la marcha.

Se viven momentos de alta tensión en los territorios ocupados palestinos tras nuevas incursiones y profanaciones israelíes a la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds, que han exacerbado la cólera del pueblo palestino.

Las tensiones han llegado hasta el punto de que el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) convocó una nueva “Intifada” (levantamiento) para liberar Al-Quds de la presencia israelí.