Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 23 de mayo de 2022

Escritorio

Lily Pérez: “Los que no sancionan la colusión económica, defienden la colusión política”

Junto con apuntar a los mismos sectores que "insisten en mantener el sistema binominal por secretaría", la senadora de Amplitud, en conversación con Radio Universidad de Chile, critica la ausencia de autocrítica de los partidos involucrados en investigaciones por financiamiento irregular de campañas políticas. “Si la gente no vota seguirán los mismos de siempre”, advierte con preocupación.

Patricio López

  Lunes 9 de noviembre 2015 10:55 hrs. 
CONGRESO

Temas como la colusión entre las empresas, la relación entre el dinero y la política, los espacios de participación que entregan los partidos, así como su real representatividad respecto de las bases, no solo preocupan a la ciudadanía en general. También a los parlamentarios. Al menos a algunos de ellos.

“Ha faltado una autocrítica y un juicio ético de parte de aquellos partidos que tienen dirigentes comprometidos e investigados y formalizados por el Ministerio Público. No solo parlamentarios, también dirigentes políticos”.

Así lo reconoce la plantea la senadora de Amplitud Lily Pérez, quien en conversación en el “Tema del Día”, aseguró que en general las colectividades no han estado a la altura de las circunstancias.

“He visto mucha defensa de tipo corporativo. Cuando intentan meter a todos en un mismo saco, obviamente que la gente tiende a decir que todos los parlamentarios son iguales y que todo el Congreso está deslegitimado”, agrega la legisladora.

Por ello, advierte que “eso no solamente es injusto y falso para quienes siempre hemos respetado las leyes y las normas, no solamente por un tema ético, sino porque se falta absolutamente a la verdad al decir algo así”.

De hecho, recuerda haber comentado hace varios meses que la actual directiva del PRI se había formado en las oficinas de Soquimich, lo cual nunca fue desmentido. Esto, a propósito de los doce dirigentes de ese partido que fueron formalizados la semana pasada. “Al final eso va generando un descrédito a una acción política. Es una tremenda oportunidad para los partidos emergentes y nuevos, pese a la colusión de los partidos antiguos y tradicionales”.

Por lo tanto, hablar de responsabilidades individuales sería válido para la senadora, “si los partidos a los que pertenecen esas personas no hubiesen aparecido haciendo defensas corporativas. No he visto que existan sanciones. No solamente están los casos Penta, Soquimich y Corpesca. También está el caso de la basura que es muy escandaloso. Hay alcaldes y concejales de la Nueva Mayoría y de la Alianza involucrados. ¿Y dónde están las expulsiones de los partidos y los juicios éticos?”.

Es que para la parlamentaria las responsabilidades siempre son individuales, pero los partidos deben dar señales de probidad hacia la opinión pública. Una de ellas, desmarcar a esas personas del rumbo de los partidos. “Pero siguen dándoles cheques en blanco”, lamenta.

Y así como existe colusión económica, Lily Pérez asegura que también existe colusión política. “La colusión política, de lado y lado, no quiere que haya competencia, porque quieren mantener el sistema binominal por secretaría. A muchos les convenía y les resultaba muy cómodo. Son los mismos que no quieren que haya límites a la reelección. Los mismos que no quieren que haya refichaje de sus partidos”.

Su advertencia es categórica: “Una vez que todos nos podamos inscribir, será un golpe muy fuerte para los antiguos partidos, porque desgraciadamente han mantenido una ventaja falsa respecto a lo que existe hoy en Chile”.

En ese contexto, apunta a diversos argumentos que califica como de “anti-competencia”. En ese sentido, manifiesta que “no les gusta que las regiones saquemos la voz, no les gusta que existan partidos regionales, no les gusta que exista competencia. Son extraños esos argumentos, porque les gusta la competencia en lo económico. El mercado sin ninguna cortapisa, pero no en la política. En la política que solo hayan dos: la colusión de los partidos”.

Según la legisladora, los mismos a los que no se les han escuchado ninguna palabra de sanción por la colusión económica. “Al revés, los he visto defendiéndola. Por eso no me extraña que defiendan la colusión política. Son los mismos que no quieren competencia en la economía ni en la política. Los mismos que no quieren parlamentarios distintos, que no hayan más mujeres, que votaron en contra de la ley de cuotas. Los mismos que votaron en contra del cambio al binominal, que están en contra de que las etnias indígenas tengan representantes en el Congreso Nacional. Son los mismos de siempre”.

Por ello, no oculta su preocupación de que en Chile aún existan algunos que busquen mantener muros ideológicos, dogmáticos, sin competencia y con colusión política y económica.

“Para quienes creemos en la libertad económica, los casos de colusión son un insulto en la práctica. La libertad económica debe cuidarse del abuso y proteger a los ciudadanos de todo este tipo de monopolios. En Chile, así como requerimos políticos con ética y vocación, también requerimos empresarios con ética y vocación”, sentencia la senadora de Amplitud.

Para que no existan abusos, entonces, el sistema requiere de normas y sanciones fuertes. “Cárcel para aquellos que se coluden e incentivos para los que recurren a la delación compensada. Pero por sobre todo resarcir los daños causados a los consumidores. Lograr que la ley sea imperativa no solo a nivel nacional, sino también a nivel regional”.

Y si se trata de cambiar la manera de hacer política, la parlamentaria apunta a la participación ciudadana. “Espero que seamos capaces de encantar a la gente y entiendan que si no votan seguirán los mismos de siempre. El que no vota, no participa. El que no opina a través de su voto, no puede andar lloriqueando ni lamentándose. Aquí se debe participar y la primera forma de hacerlo es en la comunas”, a propósito de las elecciones municipales del próximo año.

“Muchos vaticinan un descalabro, porque les encantaría que haya un descalabro a los mismos de siempre, para que todo se mantenga igual. O para restaurar algo que nos costó años de conquista, que es el voto voluntario, porque es una libertad conquistada por los ciudadanos”, concluye Lily Pérez.