Diario y Radio U Chile

Año XIII, 19 de junio de 2021

Escritorio MENÚ

CUT: “Bancada pro pyme es el caballo de Troya del empresariado”

Las últimas señales alrededor de la tramitación de la Reforma Laboral apuntan a que el proyecto se complejiza cada día más, toda vez que más senadores de la Nueva Mayoría se pliegan a las indicaciones de la bancada pro pyme, las que, según expertos, no atacan los verdaderos problemas estas empresas.

Héctor Areyuna y Gonzalo Castillo

  Jueves 12 de noviembre 2015 20:29 hrs. 
Laboral


Desde la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), principal multisindical del país y cuyos máximos dirigentes son militantes de partidos que integran la Nueva Mayoría, aseguran que es imposible que las modificaciones que se quieren introducir a la iniciativa vayan a moldear lo que será la legislación final, por eso esperan que el Gobierno tome una definición a favor de los trabajadores.

Dirigentes de la organización reconocen que se trató siempre, desde un inicio, de un debate difícil. Primero, hubo que posicionar la demanda como “el cuarto pilar” de las reformas del Gobierno. Luego, vino la discusión por la inclusión de la negociación ramal en la iniciativa, la cual se desechó para evitar mayores entrampamientos en la legislación, y finalmente, la discusión en el Senado, la cual ha demostrado ser más compleja de lo que se esperaba.

Aunque Nolberto Díaz, vicepresidente de la CUT, asegura que “todavía no termina la historia”, ve con preocupación el protagonismo de senadores como Andrés Zaldívar (DC) y Eugenio Tuma (PPD) -líderes de la llamada bancada pro pyme en la Cámara Alta, y que ha presentado una serie de indicaciones al proyecto para reducir la sindicalización en este tipo de empresas-, a quienes llamó a inhabilitarse, porque finalmente ambos tienen empresas y estarían legislando a favor de sus propios intereses.

Además, ante el avance en la Cámara Alta de las definiciones de la bancada pro pyme, Díaz aseguró que dicho grupo es “el caballo de Troya del empresariado chileno”, y a esto se suman las indicaciones de criminalización de la huelga y la acción sindical, que presentará el senador y ex subsecretario del Interior, Felipe Harboe (PPD).

“Lo que pretenden hoy día es torpedear al movimiento sindical, lo que nos parece claramente a los principios incluso de la Nueva Mayoría. Cómo es posible que un grupo de senadores hagan lo que quieran cuando ellos comprometieron un programa de gobierno ante el país para equiparar la cancha en favor de los trabajadores y no en favor de los empresarios que se han coludido con el Parlamento, para que durante 25 años las cosas sigan igual”.

Huelga sin reemplazo, sin descuelgue, sin grupos negociadores, con derechos obligatorios de negociación para sindicatos interempresas. En esa línea están las aspiraciones de la CUT, que espera un gesto del Gobierno, según Nolberto Díaz.

“Nosotros no nos imaginamos otro escenario. La CUT ha pagado suficientes costos por un proyecto moderado. Aquí no es el minuto de retroceder sino de avanzar particularmente con un empresariado que no tiene autoridad moral ni política para dictar normas en este país, porque lo que han hecho es construir riqueza sobre la base de la colusión y la estafa a millones de trabajadores y la familia chilena”.

El abogado de derecho laboral de la Universidad Diego Portales (UDP), César Toledo, agregó que el resultado final de la reforma se acerca mucho más a lo que fue en algún momento catalogado como la “letra chica”.

“La letra chica cada vez se ha ido haciendo más grande y no solo eso. Es evidente que no hay voluntad política para traspasar las fronteras del plan laboral, sino que además se han ofrecido normas no sólo de dudosa finalidad, sino hasta mal redactadas”.

Cabe recordar que al salir la iniciativa de la Cámara de Diputados, sus disposiciones fueron catalogadas como un mínimo, tanto por el mundo sindical como por los diputados del oficialismo.

Partidos como el PS y el PC no quieren que la reforma que moderniza las relaciones laborales siga diluyéndose, y según han anunciado, si esta sale del Senado con las indicaciones que se promueven, seguramente se definirá en comisión mixta.

Fundación Sol: Las pymes deben enfocarse en la relación “asimétrica” con grandes empresas

En medio de la discusión por Reforma Laboral, expertos plantean que las indicaciones que la llamada bancada pro pyme en el Senado, y que buscan elevar el quorum para la formación de sindicatos en este tipo de empresa, no ataca los problemas reales que deben enfrentar este tipo de organizaciones.

Para Karina Narbona, antropóloga de la Universidad de Chile e investigadora de Fundación Sol, el verdadero foco de las pymes debiese estar puesto en equilibrar la “asimétrica” relación con las grandes empresas, las cuales, por ejemplo, cuando hacen las veces de proveedores de estas grandes compañías, sufren el retraso de sus pagos por parte de estas grandes compañías.

“Por ejemplo, está el caso de Cencosud que –se supo- pagaba a 150 días. Ese debería ser el foco del debate: cómo desarticular el funcionamiento de estos grupos que terminan fagocitando a la pequeña empresa, y no el cómo eliminar derechos laborales y derechos sindicales, porque, finalmente, hoy en Chile tenemos un modelo que funciona sobre la base de pagar bajos sueldos”

La investigadora de Fundación Sol señala que en Chile es difícil contextualizar a las pymes dado el escenario de “empresa dispersa o en red” que impera en nuestro país, la cual “se filializa, se divide en unidades menores y que ocupa de manera intensiva las cadenas de subcontratación, por lo que si bien hay una alta centralización de los ingresos, hay una descentralización en el funcionamiento de las empresas”.

Además, la antropóloga puso el acento en que la mejor forma que los trabajadores de las pymes accedan a beneficios más consistentes en materia de negociación colectiva, es a través de la negociación ramal, la que fue desechada al inicio de la discusión de este proyecto, para asegurar su aprobación sin zozobras.

El abogado César Toledo calificó de “macabra”, la utilización que, a su juicio, estarían haciendo las grandes empresas de las pymes, para evitar que la Reforma Laboral vea la luz: “Esto no es nuevo. Las grandes empresas se acuerdan de las pymes no cuando se están coludiendo con el pollo, con el papel tisú, sino se acuerda cuando se está promoviendo reformas laborales. Entonces, parece una utilización macabra de las pymes, porque la mejor forma de conciliar distintos intereses, incluidos los de las pymes, y manteniendo en alto los derechos sindicales, sería promover, como se ha pedido por muchas organizaciones sindicales altamente representativas, ajenas a la CUT, por cierto, una negociación colectiva ramal”.

En tanto, el abogado laboralista de la UDP coincidió con Karina Narbona en el sentido que la posibilidad más concreta de acceder a mayores beneficios por parte de los trabajadores de las pymes es a través de la negociación colectiva por rama, cuestión que este proyecto dejó de lado.

Finalmente, Juan Pablo Swett, presidente de la Multigremial de Emprendedores de Chile, desmintió que las pymes estén haciendo el “trabajo sucio” a las grandes empresas, porque “el 90 por ciento de las indicaciones pro pyme, no benefician a las grandes empresas”, y aseguró que en las empresas de 25 o 30 trabajadores, el dueño debe negociar directamente con sus empleados, lo que también le conviene al trabajador “cuando se pone la camiseta por la pyme”.

“Esta es una de todas las batallas que tenemos que pelear: acceso al sistema financiero, tasas de interés justas de los bancos para las pymes, plazos de pago justos para las pymes, obviamente van a ser las batallas que vamos a seguir peleando en 2016, 2017, por lo tanto quienes digan que deberíamos estar peleando otras batallas, que no se equivoquen, todas las batallas las estamos peleando al mismo tiempo”.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.