Diario y Radio U Chile

Año XI, 21 de julio de 2019

Escritorio

Álvaro Corbalán acusa violación de sus Derechos Humanos y amenazas de muerte

A través de su abogado, el ex jefe operativo de la CNI solicitó ser trasladado al Hospital Militar, luego de que fuera derivado desde Punta Peuco hasta la Cárcel de Alta Seguridad, producto de que Gendarmería le incautó, por tercera vez, un celular y un chip.

Fernando Seymour D.

  Sábado 28 de noviembre 2015 13:19 hrs. 
Álvaro Corbalán

Amenazas de muerte, aflicción por enfermedades, duchas con agua fría, alimentación liviana y diversas incomodidades a las que no estaba acostumbrado, son algunas de las causas por las que el mayor en retiro del Ejército Álvaro Corbalán Castilla exige ser trasladado al Hospital Militar.

De hecho, el también ex jefe operativo de la CNI, condenado por múltiples violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura cívico-militar, presentó, a través de su abogado Enrique Ibarra, la petición ante el ministro en visita Mario Carroza.

Recluido en un módulo de la Cárcel de Alta Seguridad, luego de ser trasladado la semana pasada desde Punta Peuco, donde se le incautó, por tercera vez, un teléfono celular con un chip, Corbalán incluso denuncia la violación de sus derechos humanos.

El documento plantea que “después de 20 años en prisión se le sanciona por la incautación de celulares en tres oportunidades, los que usó para comunicarse con sus padres (madre fallecida el mes pasado) con su esposa e hijos. Jamás usó esta comunicación en hechos delictuales o en contra de Gendarmería”.

Asimismo, alude a diversas enfermedades que lo afectan, como hernias lumbares, diabetes e hipertensión, además de haber perdido la visión en uno de sus ojos y haber sido intervenido por un cáncer.

“Transgrediendo este diagnóstico fue recluido en una cárcel de castigo de máxima seguridad, en una celda incomunicado; (tiene que) ducharse con agua helada, lo que ha afectado sus lesiones lumbares; y por su dolor lumbar ha solicitado un segundo colchón para poder soportar una cama de cemento de hormigón armado, lo que poco mitiga su dolencia”, agrega el texto.

El abogado también asegura que Corbalán ha recurrido al siquiatra, se le han recetado ansiolíticos y que ha recibido “alimentación liviana a la que no estaba acostumbrado”.

Incluso, denuncia amenazas de muerte en contra del ex jefe operativo de la CNI. “Durante los tres días que lleva recluido ha recibido gritos, insultos y amenazas de muerte de manera permanente, incluso durante la noche, perturbándole su descanso (….) Su custodio debió intervenir ante un sujeto que llegó hasta la reja de su calabozo amenazándolo de muerte. Todo lo anterior y el rigor de las medidas aplicadas importan una violación evidente de sus derechos humanos que transgreden las normas vigentes y constitucionales”.

Ante la petición de traslado al Hospital Militar, el juez Mario Carroza ofició este viernes a Gendarmería para que remita los informes médicos de Corbalán de cuando se encontraba recluido en Punta Peuco y respecto de su situación en la Cárcel de Alta Seguridad, así como su ficha clínica.

“Una burla a las víctimas que sufrieron por culpa de Corbalán”

Luego de conocer el contenido de la petición del abogado Ibarra, el diputado socialista Daniel Melo calificó como “una burla a las víctimas que sufrieron en carne propia verdaderas vulneraciones a sus Derechos Humanos, muchos pagando con su vida, y muchos por culpa de Álvaro Corbalán”.

“Me parece insólito que se pidan beneficios especiales para una persona que está pagando condenas por crímenes de lesa humanidad. Corbalán se burla de las víctimas de las violaciones a los Derechos Humanos que él mismo perpetró”, criticó el parlamentario.

Junto con insistir en el cierre definitivo del penal Punta Peuco y que sus internos también sean trasladados a la Cárcel de Alta Seguridad, el diputado Melo advirtió que el Hospital Militar no es una cárcel, sino un centro asistencial de salud. “Eso sería prácticamente darle una regalía a Corbalán, y no es justo. Él debe permanecer donde está, y cumplir con las medidas disciplinarias por vulnerar los reglamentos carcelarios. Corbalán no está por sobre la ley y debe respetar las reglas”.