Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 16 de junio de 2024


Escritorio

Investigadores constatan incremento del agujero de ozono

Pese a que durante los últimos años el agujero ha disminuido, durante diciembre de 2015 alcanzó niveles históricos, con una extensión 10 millones de kilómetros cuadrados.

Abril Becerra

  Martes 29 de diciembre 2015 18:16 hrs. 
fig 1 (credito F Trueba_EFE)

Compartir en

En el marco de una expedición realizada por el Instituto Antártico Chileno (INACH), los profesores de la Universidad de Santiago, Dr. Raúl R. Cordero y el Dr. Alessandro Damiani, constataron que el agujero de ozono alcanzó una extensión récord durante el mes de diciembre.

De acuerdo a los datos de los investigadores, este llegó a una longitud de más de 10 millones de kilómetros cuadrados, es decir, más del doble del promedio para estas mismas fechas. De esta forma, se concluyó que el agujero de ozono de 2015 fue el cuarto más extenso desde que existen datos satelitales, alcanzando en octubre los 28 millones de kilómetros cuadrados.

Según Raúl Cordero, “el agujero de ozono es un fenómeno estacional que ocurre en todas las primaveras australes. Se abre en septiembre y se cierra en diciembre. Así ha sucedido los últimos 30 años y va a seguir sucediendo en los próximos 30 años. Ahora, el tamaño del agujero está fuertemente condicionado por la temperatura de la estratósfera. Si la estratósfera está más fría un año respecto al otro, el tamaño del agujero se incrementa”.  

Por otro lado, el académico indicó que pese a la relevancia que el incremento del diámetro del agujero, esto, no perjudica a la población: “En estricto rigor, el agujero de ozono tiene poco efecto en la vida de las personas, porque está en general restringido geográficamente al círculo polar antártico”, explicó.

El experto también comentó que pese al incremento de longitud, durante años anteriores el agujero ha comenzado a cerrarse. “Esto ya es un consenso científico, con los años el agujero se ha ido eliminando”.

En este sentido, el investigador dijo que con la recuperación del agujero, también se incrementará el ozono en la zona, lo que podría afectar la estabilidad de los hielos antárticos. “Hay dos temas: está el lado positivo, ya que se recupera la capa de ozono, pero también está el tema que al recuperarse el ozono podría cambiar el balance de la Antártica y si la Antártica se desestabiliza, eso tendría consecuencias en el clima global”.

Síguenos en