Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 30 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Abogado querellante en caso Caval: “Se busca proteger a la familia de la Presidenta”

En conversación con Radio Universidad de Chile, Mario Zumelzu profundizó en la investigación que lleva adelante el fiscal de O´Higgins, Luis Toledo.

Paula Correa

  Miércoles 30 de diciembre 2015 22:02 hrs. 
ZUMELZU


El 29 de enero será la primera etapa de formalización en el caso Caval. En la citación a Tribunales, el persecutor Luis Toledo incluyó a nueve personas naturales, además de la empresa Caval, dejando fuera a Sebastián Dávalos Bachelet y su esposa, Natalia Compagnon.

Inmediatas fueron las críticas a la decisión. Pese a ello, el fiscal informó que éstas corresponden a la primera etapa del proceso, puesto que como la investigación sigue abierta, en el futuro vendrían nuevas formalizaciones.

Así, se confirmó que deberán comparecer ante el Poder Judicial Mauricio Valero, Hernán Chadwick, Juan Díaz, Jorge Silva, Marisol Navarrete, Cynthia Ross, Pablo Ovalle, Daniel Huerta, Andrés Orchard y Sociedad Exportadora y de Gestión Caval Limitada.

Luego de conocer la noticia, el abogado querellante en el caso que investiga presuntas irregularidades en el proceso de compra-venta de un terreno en Machalí por parte de la empresa que la nuera de la Presidenta comparte propiedad con Mauricio Valero, declaró que “por los delitos que formalizó (el fiscal Luis Toledo) a la única que echamos de menos es a Natalia Compagnon”.

Esto, porque tanto la empresa como Valero serán formalizados por delitos de cohecho, pese a ello, Natalia Compagnon que “obtuvo beneficios, retiró platas (…) al menos le cae responsabilidad encubridora”. Mario Zumelzu agregó que ahora, “ella va a aparecer como una persona ignorante, que no tiene conocimiento. Eso no se sustenta”.

El abogado dijo que con esta formalización se estaría buscando “proteger a la familia de la Presidenta”, porque todo apunta a que Mauricio Valero asuma las responsabilidades, para beneficio de Natalia Compagnon.

En conversación con Radio Universidad de Chile, Zumelzu profundizó en la investigación del caso que explotó en febrero pasado y si bien celebró los avances de la investigación, advirtió que podría haber varios involucrados ocultos por falta de una oportuna presentación de acciones judiciales por parte del Servicio de Impuestos Internos.

Lamentó la conducción del Servicio, toda vez que es un caso “donde se hicieron retiros mediante boletas o facturas falsas ideológicamente, porque no hay ningún trabajo que respalde la emisión de estas boletas. Es lo mismo que ocurrió en Penta, dónde rápidamente se hicieron las querellas, y aquí aún no hay querellas. Nosotros pensamos que -claramente- eso es una forma de protección a la familia presidencial, a Sebastián Dávalos y Natalia Compagnon”.

Zumelzu llamó a que el SII no actuara como brazo político del gobierno, sino como una institución que funcione con estricto apego a las normas técnicas que siempre en el pasado rigieron su actuar.

Además, confirmó que, después de la polémica declaración de Sebastián Dávalos la semana pasada, ingresó una solicitud al fiscal Toledo para que cite a declarar al ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, al senador Guido Girardi, al ex ministro de Educación Sergio Bitar, y al embajador de Chile en Italia, Fernando Ayala.

Atendiendo a los rumores que indican que Toledo podría asumir Unidad de Drogas de la Fiscalía Nacional, manifestó su interés de que el fiscal jefe de Rancagua, Sebastián Moya, pudiera quedar a cargo del caso, “porque ha sido parte de todas las indagatorias”.

Zumelzu tuvo duras críticas en contra del actuar de la Presidenta, por su demora en la reacción: “A estas alturas seguir insistiendo en que se enteró por la prensa es un chiste que ningún chileno va a creer. Nada dice porque comunicacionalmente le aconsejan no decir nada, pero es evidente que ella sabía. No puede no saber, si su entorno político, Peñailillo sabía, la gente que trabaja al lado de ella, el administrador de la Casa de Gobierno, el Palacio de la Moneda, sabía. Y si es verdad que no sabía, que el diablo nos pille confesados porque quiere decir que tenemos una presidenta que no sabe nada de nada”.

Partidario de que la Mandataria hubiese pedido la renuncia inmediata de Sebastián Dávalos una vez conocidos los hechos, para que los tribunales actuaran con total libertad, el abogado planteó que las consecuencias del caso Caval alcanzan ribetes internacionales: “Hasta ahora Chile ha gozado de mucho prestigio por ser un país que había combatido con éxito la corrupción, luego de este caso en que se ve involucrada la familia presidencial, se ve deteriorada la imagen país ante el extranjero”.