Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 15 de abril de 2024


Escritorio

Organizaciones critican nuevo sistema de medición de pobreza

El Registro Social de Hogares, que comenzó a regir el primero de enero de 2016 y que reemplazó la Ficha de Protección Social, ya recibió sus primeras observaciones. “El Gobierno destaca que la ficha está en línea y que todos los datos van a ser sacados del sistema informático del Estado. El problema es que éstos son indicadores económicos que no reflejan la realidad social que está viviendo cada familia", comentó el vicepresidente de la Federación Nacional de Pobladores (FENAPO), Rafael Soto.

Paula Correa

  Lunes 4 de enero 2016 19:42 hrs. 
pobreza

Compartir en

Desde el pasado viernes primero de enero dejó de existir la Ficha de Protección Social, mecanismo que fue reemplazado por el Registro Social de Hogares. Desde ahora, éste será el sistema que utilizará el Estado para identificar a las familias que viven en situación vulnerable o de pobreza y que necesitan obtener beneficios fiscales.

Uno de los cambios que tiene el nuevo Registro es que acaba con el método de los puntajes y da paso al índice de vulnerabilidad, con el que se espera reflejar mejor la realidad de cada familia chilena. Además, el instrumento no considera los gastos de cada hogar, ya que se medirán los ingresos efectivos de cada familia y no los “potenciales”, entre otras modificaciones.

El nuevo modelo fue creado con el apoyo del Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Con eso se pretende emendar el rumbo que ha dejado el mal historial de los mecanismos de medición de la pobreza en Chile, desde la llamada Ficha Cas, a la Ficha de Protección Social.

El ministro de Desarrollo Social Marcos Barraza indicó que “la actual Ficha de Protección Social se hace sobre la base de información auto-reportada, es decir, proporcionada verbalmente por las familias”.

“El nuevo sistema se orienta a generar una calificación socioeconómica de las familias con información de carácter administrativo, es decir, con datos que cuenta el Estado en una gran base de datos que nos permite calcular cuáles son los ingresos efectivos y no potenciales”, comentó el secretario de Estado.

Primeras críticas

Históricamente los pobladores han sido críticos con los sistemas de medición y una de sus grandes aspiraciones ha sido su eliminación. En ese sentido, el vicepresidente de la Federación Nacional de Pobladores (FENAPO), Rafael Soto, afirmó que no están conformes con el cambio realizado. “El Gobierno destaca que la ficha está en línea y que todos los datos van a ser sacados del sistema informático del Estado. Entonces, ya no va a pasar un encuestador casa por casa, preguntando el nivel de escolaridad ni nada. Ese dato lo va a dar el ministerio de Educación, o el ministerio del Trabajo o el Servicio de Impuestos Internos (SII), dependiendo del caso. El problema es que éstos son indicadores económicos que no reflejan la realidad social que está viviendo cada familia”, afirmó el dirigente.

Además, indicó que se deben incorporar criterios territoriales al instrumento, porque el beneficio no rinde de igual manera a lo largo del país. “No es lo mismo comprar una vivienda en La Florida, Calama o Valdivia”, sostuvo.

Asimismo, manifestó que nuevamente asisten a un modelo donde se les sigue mirando como consumidores. “Se nos estratifica de manera tal de entregar como un beneficio lo que debiera ser un derecho”, afirmó. Por lo mismo, el dirigente añadió que es posible que 2016 sea un año movilizado en materia de vivienda.

Por su parte, el Presidente de la Fundación de América Solidaria, Benito Baranda, sostuvo que era urgente realizar el cambio a la ficha, aunque reconoció que se debe perfeccionar, incorporando otros parámetros multidimensionales de la pobreza.

“El registro no puede ser tomado de manera absoluta. Ojalá se ocupe de manera limitada, porque si se empieza a utilizar para todo se pierden las características particulares de las situaciones de vida de las personas. Por eso yo recomiendo que su utilización no sea de forma universal como se hizo en el pasado”, indicó Baranda.

Por su parte, la directora social del Hogar de Cristo, Verónica Monroy, recalcó que es importante que los sistemas no pierdan la capacidad de considerar las necesidades particulares. Si bien sostuvo que hay un diseño interesante en el nuevo Registro Social de Hogares, “hay que darle tiempo a la implementación”.

Por ahora, y en lo práctico, quienes tenían Ficha de Protección Social, automáticamente pasaron a formar parte del Registro. Quienes están en esta situación, pueden validar sus datos actuales o sumar nuevos antecedentes en el sitio electrónico del Ministerio de Desarrollo Social.

Quienes no tenían Ficha de Protección Social deben pedir unirse al registro en el mismo portal del ministerio, trámite que también se puede hacer en el municipio de residencia.

Síguenos en