Diario y Radio U Chile

Año XI, 22 de septiembre de 2019

Escritorio

La apuesta por la lógica del empate en la estrategia comunicacional de la UDI

El presidente de la UDI, Hernán Larraín, calificó como un error los delitos cometidos por el senador Orpis y acusó desigualdad de trato por parte de la Fiscalía. “Es una estrategia para hacer pasar delitos por errores, pero tal como un portonazo, este es un delito y no un error”, señaló el analista Alejandro Olivares.

Victoria Viñals

  Lunes 11 de enero 2016 20:26 hrs. 
01 de Diciembre  de 2015 / SANTIAGO
El Presidente de la UDI, Hernán Larraín(c) dio a conocer el equipo de apoyo del partido para las elecciones municipales del 2016, el cual esta coordinado por el secretario general, Guillermo Ramírez, seguido de Ernesto Silva, Patricio Melero y Juan Antonio Coloma
FOTO:FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

Este viernes el senador Jaime Orpis reconoció el desvío de asignaciones parlamentarias para el pago de campañas políticas y la emisión boletas ideológicamente falsas, en el marco de un interrogatorio realizado por la fiscal del Caso Corpesca, Ximena Chong.

Si bien el senador está siendo investigado por los cargos de fraude al Fisco, cohecho, facilitación de boletas falsas y lavado de activos, Orpis solo ha reconocido haber cometido dos de los ilícitos descartando de plano el cohecho: “nunca jamás voy a reconocer el cohecho. No lo cometí. Nunca nadie ha comprado mi conciencia y ésta no ha sido la excepción”, declaró el senador por Tarapacá.

Tras el reconocimiento de los delitos cometidos, Jaime Orpis renunció a su militancia en la UDI, situación que fue valorada por los miembros del partido. El presidente del gremialismo, el senador Hernán Larraín, calificó como un “error” los actos delictuales reconocidos por el senador Orpis y acusó a los tribunales de tener una sistemática desigualdad de trato.

“La Fiscalía, Impuestos Internos y la Justicia no han actuado de la misma forma con algunos de nuestros dirigentes que con otros que están en el resto del espectro político. Nosotros damos la cara y decimos sí, aquí se han cometido errores, irregularidades y nada de eso se debe aplaudir. Son cosas que merecen reproche social. Asumimos estos hechos, pedimos disculpas y actuamos con la humildad que corresponde. No miramos para el techo, como otros que haciendo lo mismo ponen cara de santitos cuando todos saben que han estado involucrados en los mismo hechos”, declaró el presidente del gremialismo.

Además, Hernán Larraín descartó que desvincular las militancias sea parte de su estrategia y defendió las acciones que en este sentido ha tenido el Tribunal Supremo del partido en el caso de Jovino Novoa.

Alejandro Olivares, analista político y académico del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, explicó que “lo que ha hecho el Tribunal Supremo con Jovino Novoa, a la luz de lo de Orpis es cada día peor: no tiene lógica que hayan decidido no castigar a Novoa y que hayan aceptado la renuncia de Orpis por algo muy similar. Lo único que da cuenta esto es la importancia interna de Jovino Novoa”.

El experto, además, explicó que la renuncia de Orpis resulta a todas luces insuficiente, que por el tenor de los hechos, debió haber renunciado a su cargo en el Congreso: “Quiere evitar salpicar con su conducta al partido, aun cuando todos sabemos que esto parece ser una práctica institucionalizada en la UDI”.

La estrategia del empate

El académico de INAP, señaló que las declaraciones del timonel de la UDI se enmarcan dentro de una estrategia política que busca una lógica de empate y que espera, en definitiva, hacer pasar delitos por errores: “La estrategia sistemática de la UDI es la de tender a empatar y cuando no puede hacerlo, tender a acusar persecución. Cuando se habla de las violaciones a los derechos humanos en dictadura, ellos hablan de la persecución política de los militares y apoyan a los familiares de los “presos políticos militares”, o acusan que la justicia chilena tiene un sesgo en contra la derecha. Esto les permite quedar como víctimas y queda de lado si son culpables o no, aunque las pruebas lo indiquen”.

Además, el analista añadió que “Se trata de una estrategia comunicacional interesante porque al buscar empatar lo que están diciendo es que los hechos delictivos no son necesariamente un delito, sino que son “un error”. Es necesario dejar claro, que esto no es un error, es un delito, tal como un portonazo ”.

Eugenio Guzmán, decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, calificó la estrategia de la UDI como un mecanismo que les permitirá disminuir el impacto electoral en futuras elecciones.

“La estrategia desplegada por la UDI responde al asunto sobre el sentido que tiene seguir indagando y destruyendo o afectando las relaciones internas, sobre todo cuando se trata de una persona que ha tenido un rol importante en el partido. Además, para la UDI el cálculo es el siguiente: ¿Qué importa que el presidente del partido A, B, o C, o del partido que es mi socio diga esas cosas si los votos no van a venir de ese partido ni de ningún otro? La política consiste en esto que decía Maquiavelo de que uno tiene que parecer religioso sin serlo”, declaró el analista.

El pleno de la Corte de Apelaciones de Santiago, fijó para el 14 de enero la audiencia para analizar la solicitud de desafuero solicitada en octubre pasado por el ex fiscal nacional Sabás Chahuan.

De aprobarse el desafuero, la Fiscalía que sigue el caso Corpesca podría incluso solicitar medidas cautelares en contra del senador.