Diario y Radio U Chile

Año XII, 3 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Lily Pérez: “Ojalá se castigara la colusión en la política igual que en la economía”

En conversación con Radio Universidad de Chile, la senadora de Amplitud no solo apunta a lo que considera un cartel y una mafia que actúa a espaladas de la ciudadanía. También critica la captura de la política por poderes económicos y un sector del Estado capturado por malas prácticas.

Patricio López y Fernando Seymour

  Martes 19 de enero 2016 12:34 hrs. 





Este martes, los representantes de Amplitud presentaron en el Servicio Electoral las firmas necesarias, reunidas en los últimos meses, para constituirse en partido político.

“Un proyecto que ha costado mucho porque sufrimos el embate permanente de muchos partidos cuando tomamos la decisión de formar Amplitud y eso nos ha dado un carácter especial en el sentido de resistir y romper con muchas ataduras que teníamos”.

Así lo plantea la senadora Lily Pérez, una de las fundadoras del movimiento, quien recuerda que sus ideas ya no tenían espacio en el lugar de donde provenían, es decir, Renovación Nacional. “Hoy, el 80 por ciento de nuestra militancia es gente sin partido político previo. También otros que eran militantes de partidos de la Nueva Mayoría”.

En ese sentido, la senadora asegura haberse “reenamorado de la política partidista. Estoy en la política por vocación y nunca me han regalado nada. Pero estaba muy desencantada al ver cómo tratan a la personas en los partidos”.

Un tema que, destaca, se ha ido instalando a partir de la discusión del proyecto de ley de partidos políticos a través de las propuestas de la “Comisión Engel”. “Hemos visto cómo los partidos tradicionales se resisten a hacer cambios, a transparentar y que las personas sean valoradas en su aporte ciudadano”.

En cuanto al objetivo de posicionarse como un referente de centro en la política chilena, la legisladora reconoce que “estamos aspirando a concretar un tremendo cambio de paradigma, que no es una tarea fácil, porque todavía prima en nuestro país un binominal mental, incluso en muchos medios de comunicación, de dividir al país en izquierda y derecha, en el Sí y el No, los códigos de la Guerra Fría”.

Respecto del futuro como partido político, Lily Pérez apunta a la masiva presencia femenina y de jóvenes entre sus filas. “Vamos a presentar candidato a la Confech, cosa que antes hubiese sido impensable en un partido de la oposición”.

¿Más o menos Estado?

“No nos gusta un Estado grande, pero el que exista debe ser presente y vigoroso en las áreas de salud y educación pública”, exige la senadora respecto del desempeño de los gobiernos de turno, destacando la necesidad de desarrollar un modelo mixto, entre privados y Estado. “El actual es un Estado muy poco eficiente, por lo que no sacamos nada con tener mayor institucionalidad en ese sentido”, advierte la parlamentaria.

“Por ejemplo, crear un Ministerio de la Cultura sí es indispensable, aunque eso signifique más Estado. Pero en la medida que tenemos más instituciones estatales, hay que hacerlas funcionar de manera efectiva. Hoy la salud pública no está siendo eficiente”.

En ese contexto, apunta a la construcción de nuevos hospitales a través de concesiones a privados. “El actual Gobierno, por razones ideológicas, decidió no concesionar la infraestructura y hacerlo por designación directa. A pasado un año y medio y aún no lo han hecho y tampoco lo harán, porque no tienen los fondos. El Estado debe ser eficiente”.

Además, afirma que “no necesariamente toda la función pública tiene que ser estatal”.

Abuso empresarial y corrupción política 

Cuando se trata de abordar temas de contingencia, como las diversas investigaciones por irregularidades en el financiamiento de campañas políticas y los múltiples casos de corrupción que involucran a parlamentarios y poderes económicos, la senadora Lily Pérez no duda en remontarse al pasado.

“Durante las últimas décadas y especialmente en los gobiernos de la Concertación hemos visto cómo los partidos políticos y su gestión fueron capturados precisamente por privados. Esto, porque no existe financiamiento del Estado a la actividad política, por lo que los partidos comenzaron a funcionar al ritmo que imponían sus dueños o financistas”.

Asimismo, agrega que “el Estado también sufre captura no solamente de privados, sino que también muchas veces es por parte del Estado. Hemos visto que al interior de instituciones estatales se genera corrupción, cuando existe nepotismo, cuando se impide que personas que están fuera de las grandes familias que manejan el aparato estatal puedan ingresar a la administración pública. Eso también es una forma de corrupción”.

Una gran oportunidad, advierte la legisladora, para generar cambios y transparentar. “Que la gente comience a darse cuenta quién es quién, porque no todos son corruptos y hay gente muy valiosa en todos los sectores, como también hay personas que se vendieron al poder del dinero, también en todos los sectores”.

Precisamente en ese sentido, insiste en que existe “un sector de la política que, por mucho tiempo, ha estado capturado por poderes económicos y un sector del Estado que está capturado por malas prácticas, que ha generado corrupción endémica dentro del propio Estado”.

Discusión de Ley de Partidos Políticos

“Tengo bajas expectativas”, reconoce Lily Pérez, a propósito de la discusión que se dará este martes en la Sala del Senado, apuntando a las discusiones, a través de los medios de comunicación, de Chile Vamos y de la Nueva Mayoría, “pero que entre gallos y medianoche se ponen de acuerdo de una manera insólita”.

Por ello, plantea sus deseos, a propósito de haber despachado el proyecto de ley de anticolusión económica de la comisión respectiva, para que “ojalá pudiéramos aplicar las mismas sanciones para la colusión política. Ojalá tuviéramos un fiscal nacional político. La verdad es que son las mismas conductas. Actúan como un cartel, como una mafia, a espaladas de la ciudadanía. Se ponen de acuerdo para que no exista competencia y que no hayan partidos nuevos”.

“Los partidos tradicionales, mayoritariamente, en esto han guardado riguroso silencio”, acusa la legisladora. Y agrega: “Los senadores Alejandro Guillier, Alejandro Navarro, Antonio Horvath y yo hemos ido votando en contra de todas estas limitaciones”.

Sus críticas apuntan tanto a los partidos de Chile Vamos como de la Nueva Mayoría. “Estos muchachos se pusieron de acuerdo para que no puedan existir partidos de carácter regional. Partidos con vocación municipal, que solo se interesa en tener alcaldes o concejales, tampoco podrán existir ni tener aportes del Estado”.