Diario y Radio U Chile

Año XII, 13 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Colegio Médico: “En 50 años, el agua del Cajón del Maipo no podrá ser consumida”

Un estudio del toxicólogo Andrei Tchernitchin registró componentes tóxicos en las aguas del Río Maipo, por lo que organizaciones ciudadanas exigieron que se detengan las obras del proyecto hidroeléctrico Alto Maipo.

Paula Correa

  Viernes 22 de enero 2016 18:34 hrs. 





Esta mañana se dio a conocer el estudio, liderado por Andrei Tchernitchin, toxicólogo la Universidad de Chile, que confirmó la presencia de componentes tóxicos como arsénico, plomo, manganeso y níquel en las aguas de Cajón del Maipo. El documento también reveló que la contaminación está por encima de las normas de riego, por lo tanto, ya no sirven para el cultivo de vegetación.

Según indicó el también director del Departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico de Chile, sólo el arsénico produce consecuencias irreversibles, ya que la exposición prolongada propicia el  cáncer, los infartos en el miocardio en jóvenes, déficit atencional, fracasos escolares, hiperactividad, agresividad, futuras conductas delictivas, adicción drogas, infertilidad y hasta abortos espontáneos en el caso de los prenatales.

El manganeso produce daños en el sistema nervioso como síntomas del parkinson en personas adultas y altera el comportamiento, lo que conlleva a la psicosis y esquizofrenia.

El especialista afirmó que “en un futuro, de aquí a 50 años, las aguas del Cajón del Maipo no podrán ser consumidas”. Por lo mismo, hizo un llamado a las autoridades a tomar las medias correspondientes. “Aquí lo importante es detener el trabajo hasta estudiar y evaluar la forma de impedir que los desechos que ellos sacan, que es roca molida, queden en algún lugar que contamine napas. Ahora, eso tiene un costo obviamente, pero me imagino que una empresa lucrativa, que va a tener muchos ingresos por lo que está haciendo, debería preocuparse de eso”, dijo.

El especialista catalogó de “impresentable” que no se hayan tomado medidas de fiscalización inmediatas solamente a partir de la denuncia ciudadana, la que se difundió ampliamente por las redes sociales y medios de comunicación.

La doctora Izkia Siches, presidenta del Consejo Regional Santiago, afirmó que “es una responsabilidad de la autoridad tener un rol más activo en algo que debería ser un derecho en este país que es tener un medioambiente libre de contaminación. Y si el Ministerio de Medio Ambiente no lo hace, yo esperaría que la cartera de Salud, que está teniendo algún grado de participación, pida a este ministerio y también al de Energía, que en estos proyectos hidroeléctricos no sólo se debe considerar el impacto medioambiental, sino los efectos que tienen en las aguas y en la salud de las personas que viven en zonas aledañas”.

Por su parte, el proyecto Alto Maipo -del Grupo Luksic-  descartó a través de un comunicado que exista una alteración en la calidad natural del agua de la Región Metropolitana producto de las obras relativas a la construcción de sus centrales de pasada.

En esa línea, el vocero de la Red Metropolitana No Alto Maipo, Anthony Prior, reiteró que existe complicidad de las autoridades con los titulares del proyecto, recordando que el mismo titular de Energía, Máximo Pacheco, ha asegurado que el proyecto no se detendrá “porque es bueno para Chile”.

En ese contexto, denunció que las autoridades se han negado recibir a la organización en audiencia: “El superintendente de Medioambiente nos cerró las puertas de sus oficinas, rechazando ya reiteradas veces la última semana, las solicitudes de reuniones que le hemos pedido para entregarle personalmente estos antecedentes. Nos parece inconcebible de parte de autoridades que debieran estar en terreno en este mismo momento verificando que la empresa y su proyecto no siga contaminando las aguas”, apuntó.

El dirigente añadió que si el Gobierno no toma las medidas necesarias van a hacerlo los ciudadanos, denunciando ante los propios tribunales de justicia el notable abandono de deberes. Además, dijo que van a seguir luchando para que se ponga fin a los permisos ambientales del proyecto.

Esto, cuando Alto Maipo busca construir un túnel de 70 kilómetros y, a la fecha, llevan aproximadamente un diez por ciento de esa red, es decir, “queda un 90 por ciento de estos componentes tóxicos que tienen que sacar de la tierra y exponer al ambiente”, sostuvo.