Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Paloma Valdivia: “No soy muy buena dibujante”

La ilustradora ha publicado libros que han sido traducidos a 14 idiomas y ahora presenta su primera exposición individual en la Galería Plop! En esta entrevista habla sobre sus héroes personales, sobre sus próximos trabajos y sobre la diferencia entre un buen dibujante y un buen ilustrador.

Diario Uchile

  Martes 9 de febrero 2016 18:03 hrs. 
pv


Paloma Valdivia tenía que hacer una selección de sus ilustraciones para una primera exposición individual en la Galería Plop!, que funcionaría como retrospectiva del trabajo que ha desarrollado desde hace más de una década, cuando se inició como parte del colectivo Siete Rayas. Pero no tenía trabajos originales para mostrar: “En general, solo trabajo con imágenes que no están en originales. Si bien trabajo todo a mano, después postproduzco en digital, entonces no tengo originales en papel”, explica.

Por eso, decidió elaborar una sección creada especialmente para la ocasión y que, al final, terminó dándole el título a Héroes personales, la muestra que exhibe hasta marzo en la galería de calle Merced: “Un tema que me atrae mucho es el de la gente que admiro y que son referentes de otros ámbitos del área artística o cultural, así que hice 28 héroes personales, de la A a la Z”, señala.

Así, la exposición contempla ilustraciones de Mick Jagger, Violeta Parra, Leonard Cohen, Laika, Quentin Tarantino, Tom Waits, Wes Anderson y Hal 9000, entre otros personajes. “Pensé que iban a haber más referentes de ilustración, pero me salían más de la música y del cine. De eso me di cuenta en el camino”, dice Paloma Valdivia, en conversación con Radio Universidad de Chile.

12651207_10153358367733388_1097977856792330453_n

No obstante, la exposición efectivamente tiene carácter de retrospectiva. En una muralla, están los trabajos que Paloma Valdivia ha hecho para libros infantiles y juveniles, publicados por el Fondo de Cultura Económica (FCE), Kalandraka o Amanuta, y que han sido traducidos a más de una decena de idiomas. En otra sección, hay una selección de las colaboraciones que hizo para la revista Qué Pasa, en la que ilustró cuentos de escritores iberoamericanos, además de trabajos que ha hecho para publicidad. “También está lo que hice para Isol, una cantante e ilustradora argentina (ex vocalista de Entre Ríos).

Finalmente, la exhibición contempla ilustraciones que estarán en sus próximos libros: “Tengo dos casi listos. Uno se llama Nosotros y es para niños pequeños, sobre la relación entre madre e hijo, a la edad que tiene mi hijo, que tiene cinco años. Es sobre cómo vamos creciendo y cómo, aunque seguimos juntos, cada uno tiene a transformarse en otra persona o a separarse como individuo. El otro se llama Grande o diminuto y la idea es hablar de lo pequeño que es el ser humano o de lo diminuto que puede ser en comparación al Universo, pero de lo enorme que es su pensamiento y la cantidad de cosas que puede hacer a través de él”, explica.

En la exposición hay muchos músicos o personajes relacionados con el cine, ¿qué relación tienes con esos ámbitos?

Tiendo a pensarlo bastante. Dirijo un diplomado de Ilustración y Narrativa Autobiográfica en la Universidad Católica que es multimodal, donde los profesores vienen del cine, de la literatura, de la música y de la sicología, porque creo que para educar a un ilustrador es más importante que los referentes vengan de otras áreas. Si todos tenemos de referentes a otros ilustradores, terminamos dibujando bastante parecido, que es lo que pasa en Chile y también a nivel internacional. Seguimos ciertas corrientes y como la referencia viene de muy cerca, de otro ilustrador, se tiende a homologar todo. Al utilizar referencias de otras áreas, el trabajo tiende a ser más personal.

El cine tiene más que ver con la visualidad y se podrían incluso aventurar ciertas influencias, ¿o no es para tanto?

En el cine y también en la literatura. Si bien la ilustración es imagen, también cuenta una historia, cuenta algo con la imagen. Para mí, también viene de la literatura o de la música, que también cuenta historias o genera sensaciones y emociones. La ilustración también trabaja con ese formato.

Paloma Valdivia 2

Dentro de esa variedad de trabajos, ¿qué es lo que tienen en común? ¿Cómo defines tu propio estilo?

Siento que tengo un estilo bastante personal y me cuesta mucho salirme de él, aunque quisiera. No soy muy buena dibujante, entonces eso arma mi estilo. Para ser ilustrador no hay que ser tan buen dibujante, sino que contar algo muy bien y creo que es algo que he ido logrando, a mí me gustan más los últimos trabajos. Lo que une es la forma en que dibujo, sin perspectiva. Tiendo a utilizar la misma paleta de colores. Se nota que es la misma persona, pero también que hay una evolución, sobre todo en los últimos trabajos para adulto.

¿Cuál es la distinción entre un dibujante y un ilustrador?

Un buen dibujante tiene que hacerlo bien del natural. Es decir, te ponen a dibujar una silla y te queda perfecta. Yo soy muy mala dibujando del natural y me cuesta mucho cambiar el estilo, dibujar perspectivas. Yo dibujo plano y más bien tiendo a comunicar una idea que un dibujo ‘real’ que estoy mirando en el momento. En cambio, un ilustrador tiene que transmitir una sensación, una emoción, o contar algo y eso se puede hacer con dos rayas. Yo creo que eso es lo que he perfeccionado más, el contar la historia antes que dibujar bien. Al menos, es lo que he intentado hacer en la medida que voy creciendo, como persona e ilustradora.

Coordenadas

Héroes personales se exhibirá hasta marzo en la Galería Plop!, ubicada en Merced 349, local 7, y la entrada es gratuita.