Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Justicia suspende designación de Lula como jefe de Gabinete

La liberación de conversaciones telefónicas entre el ex Presidente Lula da Silva y la actual Presidenta Dilma Rousseff, sumada a la confirmación del nombramiento de Lula como ministro, encendió los ánimos en Brasil, donde miles de manifestantes salieron a las calles a exigir la renuncia de Dilma.

Oriana Miranda desde Brasil

  Jueves 17 de marzo 2016 16:19 hrs. 
Ao lado do presidente Lula, Dilma Rousseff participou de comício em Curitiba

Pasadas las diez de la mañana, la Presidenta Dilma Rousseff encabezó una ceremonia en el Palacio de Planalto en Brasilia, en la que el ex Presidente Luiz Inácio Lula da Silva fue presentado oficialmente como nuevo ministro de Casa Civil.

En esta oportunidad, la Mandataria elogió la experiencia de Lula y su capacidad de querer y entender al pueblo, así como de ser querido y entendido por él. “Su presencia prueba que tiene la grandeza de los estadistas y la humildad de los verdaderos líderes”, afirmó la presidenta, quien también se refirió a los audios que fueron captados en el marco de la investigación sobre corrupción al interior de la petrolera estatal Petrobras, que fueron liberados ayer por el Juez Sergio Moro.

En una de las conversaciones telefónicas, la Presidenta Dilma dice al ex Presidente Lula que le envía el acta de nominación como ministro para que él la firme “en caso de necesidad”. Esta frase ha sido interpretada como un intento del ex Presidente de huir de la justicia, ya que recordemos que al ser ministro el presidente Lula se acoge a un fuero privilegiado que deja su caso en manos del Supremo Tribunal Federal, pero la Presidenta mostró el documento y explicó que este no llevaba su firma y era solo para ser utilizada en caso de que Lula no estuviese en condiciones de asistir a la ceremonia de su nombramiento como ministro, debido al estado de salud de su esposa.

La Presidenta criticó la liberación de los audios y su publicación selectiva de parte de los medios de comunicación hegemónica, “no hay justicia cuando las delaciones son tornadas públicas de forma selectiva, para la sorpresa de algunos investigados, ni cuando las declaraciones son transformadas en hechos espectaculares. No hay justicia cuando no se respeta las leyes, ni cuando se degrada la Constitución. No hay justicia para los ciudadanos cuando las garantías constitucionales de la propia presidenta de la República son violadas”, afirmó.

La toma de posesión de Lula como ministro estaba programada para inmediatamente después de la ceremonia, pero fue suspendida por el juez federal Itagiba Catta Preta Neto, del Distrito Federal, en sus palabras “debido al riesgo del daño al libre ejercicio del Poder Judicial y de la actuación de la Policía Federal y el Ministerio Público”. Fue dado a conocer que en el Facebook del juez aparecen mensajes contrarios a la Presidenta, fotos en manifestaciones contra el gobierno.

Mientras se desarrollaba esta ceremonia, afuera del Palacio de Planalto, se agruparon centenas de manifestantes a favor y en contra del gobierno, que se enfrentaron entre ellos y fueron finalmente dispersos por la policía.

Anoche hubo manifestaciones espontáneas en todo Brasil: en Rio de Janeiro los manifestantes se concentraron en Copacabana, cortando por algunas horas la avenida principal, la protesta fue pacífica salvo cuando los manifestantes intentaron agredir a un peatón que se identificó como favorable al gobierno, cuando la policía intervino para calmar los ánimos. También hubo cacerolazos aislados en la zona sur: Copacabana, Ipanema, Leblon y también en Barra de Tijuca.

Mañana hay una convocatoria a manifestaciones masivas en todo Brasil, organizada por el Frente Brasil Popular, integrado por el Movimiento de Trabajadores Sin Tierra, la Central Única de Trabajadores, la Marcha de las Mujeres, la Unión Nacional de Estudiantes, entre otras organizaciones, que denuncian un intento de golpe de Estado de parte de la derecha, que perdió las elecciones de 2014 y estaría intentando a toda costa de colocar en el poder a su candidato Aécio Neves, que en esa oportunidad perdió por un estrecho margen de votos.

Estas manifestaciones serán claves para cuantificar el apoyo al gobierno y a la figura de la presidenta y el ex Presidente Lula.