Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Evo Morales anuncia “alternativas jurídicas” por aguas del Silala

En una nueva conmemoración del Día del Mar en Bolivia, el mandatario altiplánico se refirió a los conflictos marítimos con Chile, anunció el estudio de nuevas acciones por las aguas del Silala. Por su parte, el Canciller Heraldo Muñoz, tildó estas declaraciones de amenaza e indicó que no hay sustento para el diálogo.

Paula Correa

  Miércoles 23 de marzo 2016 20:47 hrs. 
Evo Silala


Desde la Plaza Abaroa de La Paz, Evo Morales se refirió al diferendo marítimo al sostener que la demanda “es absolutamente razonable y lo único que pretende es lograr una solución consensuada. El Gobierno de Chile debe entender que esta solución no solo será en beneficios del pueblo boliviano, sino también de los chilenos y de Latinoamérica”, sostuvo y sentenció que “el negacionismo es el peor problema”.

Morales añadió que los resultados alcanzados en la Corte Internacional de Justicia de La Haya demuestran que Bolivia está preparada para efectuar la defensa legal de sus derechos ante cualquier escenario de resolución pacífica de controversias.

“Contamos con un equipo nacional e internacional altamente especializado y experimentado para asumir este cualquier otro reto jurídico en la defensa de los intereses del pueblo boliviano. Hermanas y hermanos, por esta razón he instruido a DIREMAR que estudie las alternativas jurídicas para asumir la defensa de nuestras aguas del Silala, ante las instancias internacionales competentes”, sostuvo.

Morales acusó un uso y aprovechamiento unilateral de las aguas bolivianas de los manantiales de Silala y que cada día nuestro país “se aprovecha en forma ilegal y arteramente de ese recurso natural, sin compensar un centavo este acto abusivo y arbitrario que vulnera nuestro patrimonio”, lo que, aseguró tajante “no puede continuar”.

En Chile el Canciller Heraldo Muñoz respondió a las declaraciones del mandatario boliviano, afirmando que su discurso llama a la confusión. “Chile no acepta amenazas, ni diálogos con condiciones”.

En esa línea pese a que ambas partes hablan de diálogo, el Canciller nacional dijo que no está el contexto para ello: “Si hay una amenaza de estudiar una nueva demanda, evidentemente que no hay sustento para dialogar. Chile siempre está dispuesto, pero esta es una oferta falsa de diálogo y hay sustento para la argumentación chilena y podríamos perfectamente estudiar las acciones que nosotros podemos ejercer en contra de Bolivia ante las instancias internacionales. Nos reservamos todas las alternativas en este sentido”, indicó.

Muñoz dijo que Chile está tranquilo elaborando su contra-memoria y reiteró que en esta fase de la demanda no está comprometida la soberanía del país y remató: “Chile no va a aceptar una sesión territorial: que eso quede muy claro”. Ante esto, parlamentarios de la oposición aprovecharon la instancia para insistir en la posibilidad de que nuestro país se retire del Pacto de Bogotá.

La polémica se origina porque Bolivia reclama una compensación por parte de Chile, ya que el manantial nace en su territorio –en específico del departamento de Potosí- mientras que La Moneda ha manifestado que se trata de un río de curso internacional. En 2009 Chile y Bolivia anunciaron un acuerdo para resolver la controversia, el que entre otras cosas contemplaba un pago por el uso del 50 por ciento de las aguas, por parte de nuestro país. Sin embargo, el texto nunca se firmó.

Ante esto el analista internacional, Máximo Quitral, sostuvo que Chile no ha dado señales concretas para avanzar en estos temas, ante la posibilidad de tener que “abrir otras puertas”.

“La verdad de las cosas es que Chile nunca ha tenido una posición clara en términos de negociar o no con Bolivia en el último tiempo. Más allá de la agenda de los 13 puntos y de algunos encuentros históricos donde habían señales de acercamiento, no ha estado del todo claro y siempre ha sido determinado por actores distintos”.

Quitral añadió que además, “uno debe reconocer que en esta relación hay un tercer actor que es Perú y, por tanto, la discusión y la solución a los conflictos geopolíticos pasa necesariamente por la incorporación de Perú en el debate”.

Esto nos lleva a una realidad trilateral, distinta a la estrategia que ha mantenido Cancillería, la que aseguró “está agotada”. El especialista sostuvo que para reducir los costos de estar de forma constante en Tribunales Internacionales el camino es la apertura e integración con Bolivia y los otros países del continente.