Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

El complejo escenario político que enfrenta Dilma Rousseff

Después que el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil rechazara los recursos presentados por el Gobierno para anular el juicio político en contra de la Presidenta Dilma Roussef, desde este viernes, hasta el domingo, el parlamento determinará si el impeachment avanza al Senado.

Paula Correa

  Viernes 15 de abril 2016 19:45 hrs. 
impeachment


La Cámara de Diputados de Brasil inició este viernes los debates sobre la apertura de un juicio de destitución de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, acusada de “crímenes de responsabilidad” por presunto maquillaje de las cuentas públicas.

La sesión empezó con la lectura del acta por el secretario de la Cámara, después lo cual su presidente, Eduardo Cunha, anunció que estaría centrada en las acusaciones contenidas en un informe presentado la semana pasada.

La apertura de un juicio político requiere el apoyo de dos tercios de la cámara, es decir 342 diputados de un total de 513 y la ratificación por el Senado.

En ese sentido el analista del Instituto de estudios internacionales de la Universidad de Chile, Gilberto Aranda afirmó que hoy el escenario ya no parece tan imposible porque se ha visto una importante fuga de aliados en el Congreso, cuando hace dos semanas el PMDB, principal aliado del Partido de los Trabajadores, salió de alianza oficial y pasó a la oposición.

A eso se sumaron otros partidos que se han ido descolgando. Además, recordó que al interior del PT hay fuego cruzado: “En este escenario diría que si pasa la barrera de la Cámara de Diputados, lo más probable es que el juicio ya tenga un aspecto de terminar con la destitución de Dilma. Yo creo que este es el punto de inflexión, el que estamos viviendo hoy, porque después los quórums se flexibilizan, porque más adelante se requiere sólo una simple mayoría de un voto más, y eso si lo podría conseguir la oposición”.

En ese contexto hay muchos actores que está haciendo cálculos, como Michelle Temer, quien pese al retiro del PMDB del gobierno, siguió en su calidad de Vicepresidente, por lo que, si corre el proceso contra Dilma tendrá 120 días para hacer un gobierno interino y, es más, si se aprueba el impechmeant, podría terminar el mandato de Dilma.

A eso hay que añadir las proyecciones desde su propio sector, donde el ex presidente Lula es quien tiene las mayores posibilidades: “Lula, a pesar de que hoy está tratando de evitar la sangría, la fuga de votos, se sabe que el mejor aspectado del PT para una eventual elección el 2019 es definitivamente Luis Inácio Lula Da Silva, quien aparece por sobre los candidatos del Partido Social Demócrata y la única que lo podría amagar sería marina Silva”, sostuvo.

“En ese sentido hay que recordar que las acusaciones contra Lula afectan principalmente a su familia y amigos y no directamente en su contra”, afirmó el analista.

Las discusiones durarán hasta el domingo, cuando se someta a votación la moción de abrir un juicio de “impeachment” contra la jefa de Estado.