Diario y Radio U Chile

Año XI, 16 de octubre de 2019

Escritorio

Trabajadores exigen que el Gobierno “detenga el daño a la Reforma Laboral”

La ministra del Trabajo, Ximena Rincón, anunció que el Gobierno ha decidido vetar el proyecto de Reforma Laboral, el que fuera parcialmente objetado por el Tribunal Constitucional, no obstante resta por determinar de qué tipo será, si supresivo, sustitutivo o aditivo. "No puede ser que la Reforma le entregue más derechos a los empresarios", señalaron desde la CUT.

Gonzalo Castillo

  Viernes 29 de abril 2016 19:35 hrs. 
Reforma-Laboral2

Una de las reformas más emblemáticas del Gobierno de la Nueva Mayoría, el proyecto que moderniza las relaciones laborales, sumará una nueva etapa al ya prolongado y accidentado proceso de legislación que ha transitado, ya que el Ejecutivo anunció que hará uso del veto presidencial, esto luego que el miércoles pasado, el Tribunal Constitucional (TC), declarara inconstitucional la titularidad sindical y, parcialmente, la extensión de beneficios.

Dichas normas son consideradas parte fundamental de la Reforma Laboral, por lo que desde trabajadores a parlamentarios consideraron que la iniciativa quedaba seriamente lesionada y que, contra todo supuesto y objetivo original, el proyecto terminaría entregándole más derechos a los empresarios que a los trabajadores, en caso de integrar las objeciones del TC.

Fue la ministra del Trabajo, Ximena Rincón quien a través de una entrevista en La Segunda, aseguró que el Gobierno utilizará el recurso del veto presidencial para incluir nuevas enmiendas a la iniciativa. Lo que resta por definir, señaló, es de qué tipo será el veto: sustitutivo, supresivo o aditivo, dependiendo si el Ejecutivo desea insistir con alguna de las normas ya objetadas por el TC, o si tiene como objetivo eliminar algunos artículos del proyecto que se hayan visto afectados por el retiro de la titularidad sindical, por ejemplo.

La titular del Trabajo explicó que es necesario involucrar a los trabajadores de manera integral en los procesos productivos, para lo cual es fundamental que se les entreguen los derechos y facultades pertinentes.

“La Presidenta ya lo ha dicho (…) La productividad no cae del cielo, se hace con los trabajadores, por lo tanto tenemos que involucrarlos en los procesos productivos y siento que muchas veces se nos olvida eso que esta reforma pretendía instalar: la equidad, el diálogo social como un proyecto del país”.

La ministra fue enfática en sus críticas hacia la oposición por presentar los requrimientos ante el TC para objetar la Reforma ya aprobada por el Parlamento: “Así como algunos llaman a que voten por ellos en las municipales, yo llamo a que se den cuenta quienes son verdaderamente los actores políticos. ¿Esa es la gente que queremos que nos gobierne? ¿la gente que no entiende que la participación, el diálogo, la negociación, son parte de las reglas?”

Nolberto Díaz, vicepresidente de la CUT, señaló que no le sorprende este anuncio, pero lo que sí “le exigimos, le imploramos al Gobierno es que use todas las herramientas que estén a su alcance para detener este daño que ha provocado el Tribunal Constitucional, ya que, a su juicio, no puede ser que la Reforma Laboral termine entregándole más derechos a los empresarios.

El dirigente sostuvo que sin importar el tiempo que por el que se prolongue la discusión de la Reforma, el Gobierno debe asegurar que se les entregue a los trabajadores .el derecho a organizarse y negociar en igualdad de condiciones con los empleadores.

Patricio Vallespín diputado de la DC y presidente de la Comisión de Trabajo, considera “correcto y pertinente” que el Gobierno ejerza su derecho a veto “para que lo que quede del proyecto de Reforma Laboral, ya que nos cayó un pilar fundamental sea constructivo y positivo para los trabajadores y sindicatos, y no limitante como quedaría ahora”.

Desde la oposición, el diputado dela UDI e integrante de la Comisión de Trabajo, Patricio Melero señaló que si bien el Gobierno está en su derecho de ejercer el veto -sólo faltaría saber de qué tipo-, “lo que no puede hacer es infringir nuevamente lo que la Constitución establece y lo que el TC acotó”, aseguró tajante el diputado gremialista.

Finalmente, Nolberto Díaz anticipó las manifestaciones de este 1 de mayo, y frente a las advertencias de algunos dirigentes de que se radicalizarán las demandas de los trabajdores, el vicepresidente señaló que “lo que se tiene que radicalizar es la exigencia porque la clase política, los que mandan en este país tomen en consideración que es por la vía del diálogo verdadero, a través de sindicatos, que los países enfrentan las crisis”.