Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 10 de agosto de 2022

Escritorio

Presidenta de la Fech: “Hay personas en el Gobierno que desestiman la educación pública”

En entrevista con el periodista Patricio López, la presidenta de la Fech, Camila Rojas, adelantó sus expectativas sobre el discurso de Michelle Bachelet de este 21 de mayo: “esperamos es que esta vez sí se pronuncie y sí sean efectivos los cambios”.

Oriana Miranda

  Miércoles 18 de mayo 2016 11:51 hrs. 
camila rojas

Compartir en

A tres días del mensaje presidencial, Camila Rojas, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), acusó una falta de voluntad política para realizar cambios reales en educación y  adelantó que, de presentarse una reforma educacional que avale el lucro y que no avance en la gratuidad, los estudiantes continuarán movilizados.

¿Cómo vislumbras el mensaje presidencial del próximo 21 de mayo?

Como estudiantes estamos expectantes sobre lo que pueda pasar en este nuevo discurso presidencial. Sin embargo, por lo que ha pasado en los últimos discursos, esperamos que esta vez sí se pronuncie y sí sean efectivos los cambios, porque hasta ahora lo que ha pasado es que ha habido grandes anuncios, como la gratuidad, como el fin al lucro, pero finalmente nada de eso se concreta.

Ustedes han advertido que, en el tercer año del gobierno de la Presidenta Bachelet, todavía no está claro cuál es el itinerario, el contenido y los supuestos de la reforma. ¿A qué lo atribuyes?

Creo que hay personas en el gobierno que definitivamente no quieren cambiar la educación y que desestiman mucho la educación pública, por lo tanto estos temas difícilmente avanzan. Este es un problema de la coalición gobernante, haber presentado un programa que tenía grandes anuncios que después iban a ser difíciles de concretar.

La ministra Delpiano ha planteado que a partir de 2017 se va a duplicar el número de beneficiados por la gratuidad. ¿Cómo reciben este anuncio?

Nosotros hemos sido explícitos en decir que el hecho de que haya más beneficiados significa que va a haber más compañeros que puedan acceder a la educación superior, que no van a tener que pagar y tampoco van a tener que endeudarse. Sin embargo vemos que en cómo se ha implementado la gratuidad hay una serie de problemas tanto de forma como de fondo: de fondo, porque no viene a cambiar la educación, por lo tanto aunque un estudiante tenga gratuidad no se le asegura una educación de calidad, y por otro lado de forma por todos los problemas que hemos visto en términos de en qué momento el estudiante sabe si adquiere o no el beneficio y otras complicaciones que se han evidenciado durante los últimos meses.

¿Qué es lo que distingue conceptualmente a la gratuidad de una política de becas?

Nosotros vemos la gratuidad como una beca, como una mejor beca de las que existían porque hoy día se cubre la matrícula, pero que no viene a ser diferente. Lo que dice el Ministerio que diferencia a esta gratuidad de las becas anteriores es, en primer lugar, que no se exige un puntaje PSU, y en segundo lugar que no se exige avance académico. Pero ambas condiciones sí son exigidas por las instituciones de educación superior; por lo tanto, en los hechos no hay una diferencia sustancial con el sistema de becas que se ha utilizado por más de veinte años en el país. Para que sea gratuidad debería ser universal. Hoy día las instituciones no cambiaron, se mantuvieron igual que el sistema que hemos conocido durante todos estos años, por lo tanto la gratuidad viene a desembolsar mucho dinero a un saco roto, que es el saco roto de la educación.

Teniendo en consideración el discurso de este 21 de mayo, ¿de qué depende que las movilizaciones se intensifiquen?

Si los anuncios de este sábado van en la línea de que esta reforma efectivamente va a considerar lo que planteamos durante todo el 2015, evidentemente hay un pie diferente. Pero si se va a presentar una reforma que va a avalar el lucro, que no va a avanzar en la gratuidad universal, es difícil que nosotros no vayamos a hacer nada.

Síguenos en