Diario y Radio U Chile

Escritorio

El Estado Islámico reivindica la matanza de Orlando

La agencia de prensa del Estado Islámico, Amak, declara que el grupo yihadista es el responsable de la muerte de 50 personas la pasada madrugada en el ataque perpetrado en una discoteca de Orlando, en el estado de Florida, frecuentada por homosexuales. El diario New York Times afirma que el presunto terrorista, antes de pasar al acto, había llamado al 911, servicio de emergencias, jurando obediencia al EI.

RFI

  Domingo 12 de junio 2016 18:23 hrs. 
orlando2

Al menos 50 muertos y 53 heridos dejó el ataque perpetrado dentro de una discoteca gay de Orlando, según un nuevo balance dado el domingo por el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer. Las autoridades decretaron el “estado de emergencia” en Florida. El autor del tiroteo, muerto en el enfrentamiento con la policía, fue identificado por varias cadenas de televisión como Omar Mateen, ciudadano estadounidense de origen afgano.

El jefe de la policia de Orlando, John Mina, informó que el agresor tomó a algunos personas como rehenes y que las fuerzas del orden decidieron dar el asalto a las cinco de la madrugada de este domingo en un operativo que rescató a una treintena de personas.

No está claro si las víctimas murieron durante la toma de rehenes o si algunos fallecieron en el enfrentamiento del atacante con la policía.

“El atacante dentro del club está muerto”, había anunciado antes la policía en un tweet separado.

Poco antes de anunciar la muerte del atacante, la policía indicó que había realizado una “explosión controlada” frente al club, sin dar más detalles.

Por su parte, el FBI anunció que investiga el caso como un “acto terrorista”, considerando que el sospechoso podría tener una “inclinación” por el terrorismo islámico.

El incidente comenzó cerca de las 2:00 horas locales en la discoteca Pulse del centro de Orlando, donde según testigos un hombre abrió fuego con un arma automática.

“Hacia las 2:00, alguien comenzó a disparar. La gente se tiró al suelo”, contó uno de los clientes del club, Ricardo Negron, a Sky News. El testigo dijo haber escuchado “continuos disparos” durante casi un minuto, aunque le pareció mucho más.

Salgan y corran

La discoteca Pulse de Orlando, que se presenta en su sitio web como “el bar gay más ‘hot’ de Orlando”, colgó en su página de Facebook un último mensaje lapidario: “¡Salgan y corran!”.

Las ambulancias convergían hacia el lugar, además de al menos un vehículo de control de crisis.

“Tiroteo en Pulse Nightclub on S Orange. Múltiples víctimas. Manténgase fuera del área”, escribió la policía de Orlando en Twitter.

“Hay víctimas. No estoy seguro si hay fallecidos hasta el momento”, dijo un vocero policial. “Los oficiales van a registrar el lugar y hacer salir a la gente”.

El testigo Witness Christopher Hanson dijo que escuchó “fuertes ruidos de disparos. No vi a los atacantes, solamente vi cuerpos cayendo cuando estaba ordenando una bebida en el bar”.

“Yo caí y me arrastré hacia afuera. La gente trataba de escapar”, dijo Hanson a la cadena CNN, agregando que había “sangre por todas partes”. Rosie Feba estaba con una amiga cuando comenzaron los disparos.

“Ella me dijo que alguien estaba disparando. Todo el mundo se tiró al suelo”, dijo Feba al cotidiano Orlando Sentinel. “Le dije que no creía que fuera cierto, pensé que era solo parte de la música, hasta que vi fuego saliendo de su arma”.

Se trata del segundo ataque en la ciudad en poco más de 24 horas, luego de que la cantante Christina Grimmie, exconcursante en el show “The voice”, fuera asesinada el viernes por un hombre que la atacó al término de un concierto.

La joven fue llevada de urgencia a un hospital pero murió a causa de sus heridas. Su atacante, Kevin James, de 27 años, se suicidó luego de dispararle. El teatro donde Grimmie fue atacada está situado a unos seis kilómetros del Pulse Nightclub.

Las armas de fuego fueron usadas en 11.200 asesinatos en 2013 en Estados Unidos, pero hasta ahora no han llevado a la adopción de medidas efectivas para limitar su uso, en un país donde el derecho a portar armas está protegido por la segunda enmienda de la constitución.