Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 16 de junio de 2024


Escritorio

“Nazca-desventuradas”: Los desafíos del nuevo parque marino chileno

El gobierno decretó de manera oficial la creación del “Parque Marino Nazca-Desventuradas”. De esta manera, se materializa la protección del área de las islas San Ambrosio y San Félix en una extensión de 300 mil kilómetros cuadrados.

Diana Porras

  Sábado 3 de septiembre 2016 16:10 hrs. 
FOTO PARQUE

Compartir en

Con la publicación en el Diario Oficial se da inicio a la etapa de elaboración del plan general de administración del “Parque Marino Nazca-Desventuradas”.

En los próximos 18 meses la Universidad Católica del Norte encabezará una estrategia participativa con el objetivo de  proteger una zona que es de importancia para el mundo.

Durante 2013, el Dr. Carlos Gaymer, director del  Núcleo Milenio de Ecología y Manejo Sustentable de Islas Oceánicas (ESMOI), participó en la expedición de National Geographic y Oceana por las islas “Desventuradas”.

En entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile, el biólogo marino  destacó que esa observación dio continuidad al trabajo que realizaban desde 2010 en las islas oceánicas chilenas. Recordó que este informe sobre biodiversidad fue la base para la propuesta de crear este parque, el más grande de América.

“Permitió establecer que es el ecosistema marino con el mayor nivel de endemismo de especies costeras que se conoce en todo el mundo. Eso es muy importante y lo publicamos este año en un artículo que ha generado mucho impacto porque no se tenía conocimiento de estas altas cifras. Obviamente, es un sustento fundamental a la hora de crear un área marina protegida”, afirmó el investigador de la Universidad Católica del Norte.

En la elaboración del plan  trabajará un equipo multidisciplinario que contará con la participación de representantes de la Universidad de Hawaii. Además, Gaymer adelantó que incluirán a los principales actores: la comunidad, pescadores de Juan Fernández, la Armada de Chile, autoridades y la pesquería industrial (por su accionar en las zonas aledañas).

El plan debe definir las reglas de cómo funcionará el área protegida (permisos e investigación), pero también en este proceso es fundamental la generación de indicadores. Entre ellos, si se están cumpliendo los objetivos. Por ejemplo, los indicadores biofísicos  (si disminuyen o aumentan especies) y los socioeconómicos o gobernanzas (administración y relación con las instituciones).

Gaymer advirtió que cuando el plan esté listo se puede afirmar que el área está implementada lo que permitirá que el Estado ponga los recursos.

FOTO EXPEDICIÓN

Rol del futuro Servicio de Biodiversidad

En el marco de la conferencia internacional Our Ocean que se realizó en Valparaíso en octubre de 2015, la Presidenta Michelle Bachelet anunció que se crearía el Parque Marino Nazca-Desventuradas.

Luego de su publicación oficial, el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, aseguró que “es un tremendo desafío y un reconocimiento al patrimonio natural que tiene nuestro país, que debe incrementar su conocimiento y que debe resguardarlo para las futuras generaciones”.

Badenier planteó que como gobierno esperan que el futuro Servicio de Biodiversidad y Áreas protegidas pueda administrar y gestionar este tipo de zonas.

Esto, si es que se logra destrabar un proyecto que se debate hace ocho años en el Parlamento.

Según la legislación actual, Sernapesca tendría la administración. “Tiene todo el sentido que exista algún tipo de institución que coordine los esfuerzos en conservación de tierra y mar para que esté  más allá de la administración y la política. Desde ese punto de vista, el servicio es necesario pero también que se aumente la capacidad de personas que estén a cargo de esto”, comentó el Dr. Carlos Gaymer.

En este marco y ante los objetivos que se plantean diversos países, Chile será sede de un importante encuentro. El Congreso Internacional de Áreas Protegidas Marinas se realizará en La Serena-Coquimbo durante septiembre del próximo año.

Un desafío ante la sobreexplotación pesquera

Las “Desventuradas” (islas San Félix y San Ambrosio) están ubicadas a 910 km en línea recta desde la costa de Chile continental, a la altura de Caldera (Atacama). Y es un área importante para el crecimiento del jurel, de alimentación del pez espada y una posible área de alimentación y/o descanso de la ballena azul.

FOTO MAPA

 

Su protección contribuirá, entre otros temas, a asegurar el futuro de las poblaciones de langosta (Jasus frontalis) y una pesca sostenible del recurso.

“Sabemos que el jurel ha tenido serios problemas de sobreexplotación y ésta es una zona de crianza. Por eso que se impida la extracción es visto con buenos ojos para la recuperación de esta especie”, finalizó el académico de la Universidad Católica del Norte.

En esta línea, Liesbeth van der Meer, directora ejecutiva de la a organización de conservación marina Oceana, afirmó que “es fundamental seguir protegiendo zonas de importancia ecológica en Chile, y que otros países sigan el ejemplo”.

“Se busca conservar las cadenas tróficas y, por ende, el ecosistema. Permite una zona de resguardo para la reproducción de especies porque la sobreexplotación, hoy en día, es uno de los temas que atañen a la conservación de los océanos”, manifestó la ambientalista.

Oceana relató las maravillas que se observan en el fondo marino: abundancia de bosques de algas y poblaciones de peces, como enormes atunes, vidriolas y tiburones de aguas profundas, además de frágiles corales de profundidad.

Síguenos en