Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Federación de Actores: “Los artistas ni siquiera tienen pensiones de hambre”

Andrea Gutiérrez, presidenta del Sidarte y representante de los sindicatos de Latinoamérica, profundizó en las nulas condiciones de previsión que tiene nuestro país para quienes se desempeñan en las artes escénicas.

Francisco Velásquez

  Jueves 6 de octubre 2016 9:36 hrs. 
teatro

Andrea Gutiérrez, actual presidenta del Sindicato de Actores de Chile (SIDARTE), hoy también dirigirá la Federación Internacional de Actores para Latinoamérica, ya que en el marco del encuentro internacional que celebra esta organización sus pares de Argentina, Brasil, Perú, Uruguay, Paraguay, Colombia, Panamá, Cuba, México y Ecuador, la eligieron como su representante.

Andrea Gutiérrez

Andrea Gutiérrez

Gutiérrez es actriz y en los últimos años se ha dedicado a la dramaturgia y la gestión cultural, temas que comparte con sus estudiantes de la Escuela de Teatro “La Mancha”. Esta dirigente que tienes voz firme para referirse a las complejidades sociales que vive hoy Latinoamérica, ha desarrollado su labor sindical asumiendo los desafíos que significa esto en un país donde los dirigentes siempre se encuentran en la resistencia.

Para conocer los desafíos que plantea un puesto que involucra la coordinación con países de toda la región, la actriz accedió a conversar con Radio y el Diario Universidad de Chile. Asimismo, comentó cómo hoy el teatro se inserta en el currículum educativo, las complicaciones de los actores – profesores y el sistema previsional que no considera a quienes hoy conforman el gremio actoral.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta el teatro en Latinoamérica?

El teatro en toda la región está viviendo un momento bastante particular con algunas crisis en algunos países, particularmente en Brasil y Argentina. En Argentina, por ejemplo, se ha restituido el cobro del IVA en todo el circuito actoral que da muchísimo empleo a todo el sector,  lo que ha repercutido enormemente en la audiencia. Entonces, ahí tenemos un desafío importante que es hacer prevalecer las conquistas que algunos países ya tenían. Por otra parte, en nuestro país el desafío es sacar una legislación exclusiva para el desarrollo de las artes escénicas y poder sacar de la precariedad y marginalidad en que viven los actores chilenos y latinoamericanos.

¿Qué tipo de acciones se han emprendido con los sindicatos latinoamericanos?

El rol de la Federación y de este espacio latinoamericano es hacer un acompañamiento a los sindicatos en su relación con los Gobiernos. En Brasil el Gobierno que hay es, a mi juicio, totalmente antidemocrático y no existe un diálogo posible. Así como también hay que recordar que poco antes que se terminara el gobierno de Cristina Fernandez se había promulgado la ley de actores en Argentina y hoy con el Gobierno de Macri está en proceso de reglamentación, lo que ha sido muy complejo, porque han cambiado las perspectivas y los intereses que hay de por medio. En estos casos nuestra tarea es acompañar y aportar en las necesidades que tengan los distintos sindicatos de la región. En este sentido, Chile se ha caracterizado por no haber detenido el avance en el desarrollo cultural, nos falta tomar decisiones sobre el derecho y el respaldo cultural.

¿Cómo se incorpora SIDARTE en el desarrollo de la educación pública y la incorporación del teatro al currículum nacional?

El año pasado hubo una gran confusión mediática en torno a lo que se votó en el Congreso. Ese fue un proyecto de acuerdo, donde los parlamentarios decidieron enviar la sugerencia a la Presidenta Michelle Bachelet para que el teatro pasara a formar parte del currículum escolar. Esto no es una realidad, lo que sí es una realidad, es que a partir del trabajo que ha ido desarrollando tanto el Ministerio de Educación, con el Consejo de la Cultura y su área de educación más los actores sociales que intervenimos en esta materia, se ha avanzado en un trabajo de educación artística cursos, entre primero y sexto básico, y así  incorporar las artes escénicas en el currículum escolar.

Lo que existe son proyectos pilotos en comunas como Peñalolén, La Granja, Huechuraba. También hay municipios que a través de una decisión propia han establecido las artes escénicas en su currículum escolar en los colegio municipalizados, por lo tanto, es un camino que tenemos que hacer acá.

Tenemos grandes desafíos sindicales como, por ejemplo, la validación de los docentes, todos los compañeros que tienen fonación pedagógica y que están haciendo clases en los distintos establecimientos escolares, pero lamentablemente no están todos considerados bajo la misma categoría que los profesores, hacen prestaciones de servicio con aranceles más bajos y ahí hay una tarea que está haciendo SIDARTE .

¿Cómo SIDARTE enfrenta la proliferación de universidades que forman actores y de qué manera esto es parte de una comprensión gremial?

Es un tema bastante complejo en muchas áreas. El hecho de la explosión de universidades que imparten la carrera en diversas calidades, algunas bastante precarizadas buscando mostrar carreras muy atractivas a los ojos de los postulantes, pero que de verdad tiene un mercado laboral muy estrecho. Por eso acá hay que ponerse bastante serio y yo tengo mucha fe con lo que estamos haciendo para que se promulgue una ley de artes escénicas. Nosotros al principio de este Gobierno hicimos una solicitud de esta ley, entregamos un documento completamente elaborado por distintos actores sociales : teatro, danza, circo, titiriteros y narradores orales, todos los que pertenecen al mundo escénico y entregamos este proyecto, pero como plan del Gobierno se ha ido abultando en el proceso, ha ido quedando de lado. Nosotros no vamos a bajar los brazos en esta materia y vamos a insistir al Ejecutivo, porque sabemos que existe la voluntad del Consejo de la Cultura, pero necesitamos que nos den la posibilidad de volver a ingresar a la agenda, porque además la Comisión de Cultura tiene espacio para poder recibir un proyecto como este y revisarlo.

En esa ley incorporamos el desarrollo de un Instituto de Artes Escénicas y entre las facultades que tiene este Instituto está la revisión de la formación en el sector y a nosotros nos parece que esta es la oportunidad que tenemos de resguardar que las universidades no festinen en torno al teatro o la danza y que se haga de manera seria, en virtud de lo que nuestro contexto nos permite desarrollar, porque sino estamos haciendo una fábrica de cesantía sin ser responsable de lo que este trabajo significa.

¿Cómo consideras que se está abordando la interculturalidad en nuestro país?

En general la multiculturalidad  ha ido permeando a la sociedad chilena y se ha entendido que la comprensión cultural nos hace mucho más rico, tolerantes y diverso. De hecho hubo un congreso mundial de la Federación Internacional de Actores, donde fuimos más de 150 representantes de los sindicatos de todo el mundo. Era sobre la diversidad y el tema de la migración de pueblos originarios  en cada uno de los territorios. El tema de los migrantes es un tema central, no solo para nosotros en Chile sino que para todo el mundo y yo creo que este tema todavía en nuestro país es muy incipiente, pero ya ha ingresado a los lenguajes y podemos hablar de un alejamiento de la mercantilización y en muchos espacios se está considerando que el arte y la cultura son un derecho social de los ciudadanos y no un espacio de desarrollo para la élite.

¿Eres partidaria de una Asamblea Constituyente?

Yo soy absolutamente partidaria de una asamblea constituyente, creo que este ejercicio de dialogo que se generó en el proceso constituyente nos permitió sacar varias cosas en claro, independiente de las cifras de participación, porque la participación es un tema que nos debe preocupar a todos, yo creo que una de las cosas importantes es que los ciudadanos nos hagamos parte no solo exigiendo nuestro derecho a participar de las decisiones, sino que siendo responsable de las que se toman, porque también hay mucha gente que desconoce las decisiones que tomó en años anteriores y que repercuten en la realidad del país que tenemos hoy. Como ciudadanos tenemos que hacernos cargo de estas decisiones y no desentendernos del país que hemos construido todos y así como exigimos nuestro derecho a participar debemos asumir nuestras responsabilidades y la asamblea constituyente es probablemente el icono  de estas dos caras de la participación la responsabilidad y el derecho a ser parte de la vida democrática de un país.

¿Deberían dejar de existir las AFPs?

Los artistas tenemos un problema previsional más complejo que va más allá de un sistema previsional que pueda ser perfectible como el actual. Para nosotros no es perfectible el sistema de las AFP, porque simplemente no nos contempla. Bajo todas las propuestas que los defensores de las AFP han hecho el artista aún no es considerado, no es considerado como un trabajador, ni parte de esta sociedad. Hay que pensar que los actores recibíamos pensiones a partir de las ganancias del cobre como lo reciben hoy los militares. Por el contrario, hoy los artistas no tienen ni siquiera pensiones de hambre, sino que no tiene pensiones y la mayoría de nuestros compañeros son postulantes a pensiones de gracia. Entonces nuestra realidad y nuestro definitivo rechazo va más allá, la capitalización individual es un tema que no nos contempla en lo más mínimo.

¿Cómo vez el avance en la equidad de género?

Yo veo que nos falta mucho, hay espacios donde se ha ido avanzando pero yo aún tengo un tremendo impacto con lo que sucede con los paneles que tiene que ver con temas legislativos, constitucionales, con temas de derecho, aun la opinión de la mujer ahí no es considerada más allá de la violencia de genero explicita como son hoy los femicidios y maltratos. Que son públicamente rechazados por la sociedad y que siguen ocurriendo, tenemos síntomas como sociedad que aún no somos capaces de solucionar. A mí me impresiona que en paneles de cultura aun no haya paridad en la presencia de mujeres, me impresiona que en paneles de discusión política constitucional no haya mujeres. Entonces estamos derogando una constitución que fue construida casi exclusivamente por hombres, pero aún no somos capaces de dar pasos efectivos en temáticas de paridad falta mucho en esa materia y somos más eslogan que hechos

¿Me podrías recomendar una obra descolonizadora?

Te recomendaría el trabajo del Trio Teatro Banda que tiene la obra Pedro de Valdivia, la fiesta inconclusa,  La Araucana, La Tirana. Hoy están con O’Higgins. Trio Teatro Banda ha hecho un trabajo de integración e incorporación cultural de nuestra sociedad que es muy profundo, pero que además es muy atractivo para las personas, porque se hace con el mensaje no oficial, el relato del pueblo eso es muy interesante del trabajo que ellos realizan. Ahora están en el teatro de la Universidad Católica y yo recomiendo totalmente el trabajo de este equipo que son tremendos artistas y tremendos investigadores.