Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 28 de mayo de 2024


Escritorio

Universidades estatales rechazan Consejos Directivos propuestos en Reforma

Tanto rectores como estudiantes de las universidades del Estado, indican que la propuesta del Gobierno en cuanto a la composición de los consejos directivos de estas instituciones comprometen su autonomía. Estudiantes además acusan poca participación.

Claudio Garrido

  Sábado 8 de octubre 2016 13:24 hrs. 
15 Octubre 2009

Fachadas de la universidad de Chile en alameda


Foto Felipe Fredes F/ La Tercera.15 Octubre 2009 Fachadas de la universidad de Chile en alameda Foto Felipe Fredes F/ La Tercera.

Compartir en

Dentro de los aspectos que incorpora la reforma a la educación superior, se encuentra aquella que norma la composición de los gobiernos universitarios de las instituciones estatales. Aquellas cuentan con consejos directivos que normalmente determinan las directrices del desarrollo de éstas.

La propuesta del Ejecutivo considera instalar una importante proporción de representantes presidenciales en estos organismos. De las nueve personas en total que tendrán estos consejos, que son presididos por el rector de la universidad, se incorporan cuatro representantes del Gobierno. A ellos se agregan dos personas que pertenezcan a los órganos colegiados de la institución, y dos representantes académicos que sean elegidos con el mismo mecanismo que el rector.

Esta estructura genera suspicacias en las comunidades de las universidades estatales, debido a que se considera una franca amenaza a la autonomía universitaria, que propicia el intervencionismo del Gobierno en los destinos de las instituciones.

Al respecto, el rector de la Universidad de Chile y presidente del Consorcio de Universidades Estatales de Chile (Cuech), Ennio Vivaldi, expresó que “la propuesta del Gobierno deja muy ambiguo cuál es el rol de esas personas, cómo se eligen, qué sentido tienen”.

“Yo diría que en principio hay que preservar la autonomía universitaria, la forma de gobernanza que las universidades históricamente se han dado, que tienen su razón de ser. Y por lo tanto, hay que respetarla y considerar por qué se gobiernan como se gobiernan en cada caso el particular” expresó la autoridad de la Casa de Bello.

A su juicio, el vicepresidente ejecutivo del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch) y rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle, apeló a preservar un equilibrio de las influencias del Gobierno y las comunidades, por lo que estima que la propuesta tal como está no debe perseverar.

“En el caso de las universidades estatales hay que cuidar los equilibrios entre la participación de representantes de los gobiernos de turno y la representación de las comunidades universitarias o las comunidades regionales. Ese equilibrio no está bien logrado en el proyecto que ingresó al parlamento. Yo espero que desde luego eso se modifique, que no se apruebe esa propuesta del Gobierno o que el Gobierno la modifique en una indicación sustitutiva”, indicó el rector de la Universidad de Valparaíso.

Una contrapropuesta pluriestamental con enfoque territorial

Una visión más enfocada en las regiones es la que entrega el rector de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), Patricio Sanhueza. A su juicio, la propuesta de composición de miembros que ha elevado el Gobierno es “excesiva” y que “deja a las universidades con unos gobiernos inestables, pudiendo incluso destituir a los rectores, lo que parece excesivo”.

Sin embargo, Sanhueza apunta a que si van a integrarse nuevas personas a los gobiernos universitarios, estas personas deben tener relación con la actividad regional.

“A nosotros nos parece desde la perspectiva de las universidades regionales, que debiera haber una representación de los actores de las regiones. Sean estos de los gobiernos regionales o de otros sectores representativos de la región tanto sociales, económicos, culturales, que pudiesen estar presentes en las universidades, en los cuerpos directivos, de tal manera de colaborar en la coordinación entre la universidad y el requerimiento de desarrollo de la región”, expresó.

En cuanto a la autonomía, el rector de la UPLA estima que es necesario concordar con actores internos y externos cuáles son sus estrategias para abordar un futuro que suele ser cambiante. Estima que estas estrategias no pueden supeditarse a los vaivenes de los gobiernos.

“No podemos depender de voluntades políticas. La Universidad para pensar tiene que ser absolutamente autónoma para saber cuáles son los caminos y derroteros que tiene que seguir para su desarrollo, y el aporto que como universidad estatal tiene que hacer para el desarrollo social, económico, cultural y territorial”, concluye Sanhueza.

Agregó que es necesario que los estamentos universitarios deban estar presentes en los gobiernos de estas instituciones, así como también vincular distintos actores de la sociedad. Apuesta a una pluriestamentalidad, constituida por los organismos internos y representantes sociales del entorno, con el fin de fortalecer la relación de la universidad con su territorio.

Estudiantes apuntan a baja incidencia en consejos

La propuesta también inquieta a los estudiantes, ya que los procesos de participación en estos espacios han tenido un lento avance. Estiman que la propuesta del Gobierno significa un retroceso ya que los relega a una participación disminuida e indirecta.

En el proyecto, los estudiantes sólo tendrían un incidencia mediante los representantes de los organismos colegiados –como el Senado Universitario de la Univesidad de Chile-, instancias con dispar desarrollo entre cada una de las universidades estatales.

La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Camila Rojas, expresó que las pretensiones del Gobierno tienden a un intervencionismo.

“Desde que conocimos la reforma, particularmente nos preocupó harto el punto de gobernanza, lo que tiene que ver con gobierno universitario, porque claro, se pone esta figura del consejo directivo, que además es una figura que viene desde la dictadura, con cuatro personas que vienen del Gobierno. Entonces se nota harta intervención en lo que se ha presentado hasta el momento en lo que es el proyecto de educación superior” indicó Camila Rojas.

La dirigenta también manifestó su disconformidad con el rol que se les da a los funcionarios y estudiantes, diciendo que el tema es preocupante, “Sobre todo porque los trabajadores y estudiantes no son considerados como una parte importante para tomar definiciones dentro de un gobierno universitario, y eso es lo que nos preocupa. Quedan relegados a los cuerpos colegiados, con no mucho protagonismo”.

El presidente de la Feusach y también vocero Confech, Patricio Medina adscribe a la idea de intervencionismo por parte del gobierno, ejemplificándola en la destitución de la ex rectora de la Universidad de Aysén, Roxana Pey. Dice que hay mantención del poder de parte de las autoridades dela universidad y sobre todo las que están designadas con el gobierno, lo que podría mermar la fiscalización y toma de decisiones relacionadas con la universidad.

“La idea es descentralizar el poder, que se ala comunidad la que tenga la voz y tome la decisiones de forma triestamental. Los porcentajes pueden ser discutibles, pero debe ser de forma triestamental. Y más aún la elección de las mismas autoridades. No podemos tener autoridades designadas, ni menos nombradas por el Presidente de la República y en el caso interno, por el rector” expresó el dirigente.

Patricio Medina apuntó también a que no hay definida una manera cómo elegir a las autoridades universitarias, y que no se está normando lo que sería un consejo superior normativo con participación triestamental que pueda darle gobernanza a la universidad.

Por su parte, Camila Rojas concluyó que esta propuesta desconoce los avances que han tenido las universidades en sus propios espacios para poder avanzar en triestamentalidad, por lo que calificó que de prosperar esta iniciativa “en cualquier caso significa un retroceso”.

Síguenos en