Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Donald Trump será el próximo presidente de los Estados Unidos

El magnate norteamericano se impuso a Hillary Clinton en estados clave como Florida, Ohio y Pennsylvania. En un discurso conciliador, Trump hizo un llamado a la unidad de los estadounidenses.

Diario Uchile

  Miércoles 9 de noviembre 2016 7:00 hrs. 
donald



Contra casi todos los pronósticos, Donald Trump, un magnate inmobiliario de 70 años, sin experiencia política alguna, el más controvertido de los candidatos que jamás había no­minado el Partido Republicano, ­dirigirá los destinos de la primera potencia mundial durante los ­próximos cuatro años. Los ciudadanos estadounidenses le han elegido como su 45.º presidente.

Los primeros en reaccionar fueron las bolsas de Londres, Tokio y México: se desplomaron. Con un escrutinio de infarto que probablemente requiera algún recuento, el candidato republicano fue superando a Hillary Clinton en cada uno de los estados clave que los sondeos habían señalado a la candidata demócrata como favorita.

A falta de un análisis pormenorizado de los resultados, todo apunta a que una movilización multitudinaria de última hora del electorado conservador, no detectada en los sondeos, brindó la victoria a Trump y cumplió la tradición según la cual los estadounidenses no entregan el mando a un mismo partido para tres mandatos consecutivos. Ronald Reagan y George Bush padre fueron la excepción que confirma la regla.

La victoria de Trump abre una etapa de incertidumbre de consecuencias todavía imprevisibles teniendo en cuenta que el candidato republicano ha defendido durante la campaña un giro de 180 grados tanto en la política doméstica como en la política exterior. El nacionalismo político, el proteccionismo económico y el aislacionismo militar que preconiza el presidente electo marcarán una inflexión en Estados Unidos y en el mundo.

Para comprobarlo, sólo hace falta repasar el plan anunciado por Trump para sus primeros cien días de gobierno: derogar la reforma sanitaria impulsada por el presidente Obama que ha dado cobertura médica a veinte millones de estadounidenses, iniciar la deportación masiva de inmigrantes en situación irregular, renegociar el acuerdo de libre comercio de América del Norte, retirar a Estados Unidos del acuerdo Comercial Transpacífico, y nombrar un juez conservador para cubrir la vacante de Antonin Scalia en el Tribunal Supremo.

Una de las votaciones más estrechas se dio en Florida. Si bien las encuestas marcaban una estrecha ventaja a favor de Hillary Clinton, los 29 votos electorales que corresponden a ese territorio, fueron para Trump con el 49,2 por ciento de los votos versus el 47,7 por ciento de la demócrata.

En Ohio, el estado predicador de las elecciones presidenciales, el Partido Republicano también obtuvo una ventaja y se quedó con los 18 electores.

En Virginia, en tanto, Clinton se quedó con los 13 votos electorales, repitiendo fórmula en estados importantes como Nueva York, Illinois, Nueva Jersey, Connecticut, Massachusetts y Maryland.

En tanto, Trump registra triunfos en Texas, Indiana, Carolina del Sur, Alabama, Missouri y Tennessee. Carolina del Norte fue otra de los grandes victorias republicanas.

Resultados que sorprenden al mundo entero. Sobre todo debido a que las últimas encuestas que daban un espacio de triunfo para la candidata demócrata. Pero la preocupación se instala debido a lo medular del discurso de Donald Trump, amparado en el racismo y las políticas nacionalistas.

Sin ir más lejos, y frente a proyecciones que a cada minuto se vuelven pesimistas para Hillary Clinton, ella publicó en redes sociales un mensaje a sus seguidores: “Este equipo tiene mucho para estar orgulloso. Pase lo que pase gracias por todo”, expresó la candidata.

El economista de Princeton, Paul Krugman escribió en The New York Times que “que hay un gran número de personas —blancas, que viven principalmente en áreas rurales— que no comparten para nada nuestra idea de lo que es Estados Unidos. Para esas personas, se trata de una cuestión de sangre y tierra, del patriarcado tradicional y la jerarquía étnica. Y resulta que hubo muchas otras personas que podrían no compartir esos valores antidemocráticos que, sin embargo, estaban dispuestas a votar por cualquiera que representara al Partido Republicano”.

Análisis compartido por el Director del Instituto de Eatudios Internacionales de la Universidad de Chile, José Morandé. En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile dijo que el mayor aliado se Trump era el descontento ciudadano por el impacto de la globalización en la vida de Estadoa Unidos.

La economía mundial también ha comenzado a reaccionar ante los resultados parciales. Tal como había ocurrido durante la campaña, los mercados financieros cayeron junto a la candidatura de Clinton. Las bolsas asiáticas han operado a la baja conforme avanzan los escrutinios. En tanto, el valor del peso mexicano ha tenido una caída del 7 por ciento.

Incluso, desde las 3 de la mañana hora local, el ministerio de Finanzas japonés, la Agencia de Servicios Financieros y el Banco de Japón (BoJ) se reúnen de urgencia para analizar la situación en los mercados ante la perspectiva de una posible victoria de Donald Trump en Estados Unidos.

Además, los resultados de la votación de la Cámara de Representantes, la primera instancia legislativa federal; las preferencias también se inclinaron en su mayoría por los representantes del ala republicana. Lo anterior, proyecta un escenario de dificultades a un potencial gobierno de Hillary Clinton, y por consecuencia, representa una luz verde para las pretensiones de Trump en caso de salir electo.