Diario y Radio U Chile

Año XII, 10 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Nolberto Díaz: “Los trabajadores han debido aceptar las derrotas por la fuerza”

El vicepresidente de la CUT se refirió al reingreso al Parlamento del proyecto de reajuste el cual mantiene el 3,2 por ciento de incremento salarial para los trabajadores públicos, y apeló a que los congresistas rechacen esta moción. “Estamos en la hora del Parlamento, no en la de nosotros”, señaló.

M. Rollano y G. Castillo

  Miércoles 16 de noviembre 2016 19:07 hrs. 





“Lo lamentamos, lo rechazamos, no es lo que esperábamos. Nosotros siempre le dijimos al Gobierno que queríamos un reajuste por sobre el 3,2 por ciento, y bueno esperamos que el Parlamento tome una decisión, pero obviamente eso no cuenta con nuestro respaldo y cuenta con nuestro rechazo”.

Con estas palabras, el vicepresidente de la CUT, Nolberto Díaz, se refirió al reingreso del proyecto de reajuste al sector público que en horas de esta tarde el Ejecutivo concretó en la Oficina de Partes de la Cámara de Diputados, la que ahora deberá votar esta iniciativa.

Si bien, se espera que el Gobierno obtenga los votos necesarios entre los diputados para aprobar en primera instancia el proyecto, es en el Senado en donde se plantean algunas dudas -en la Cámara Alta el Ejecutivo requiere de la unanimidad de los votos para que el reajuste vea la luz-, ya que el senador Alejandro Navarro ha manifestado su disposición a rechazar esta moción.

De todos modos, el dirigente de la multisindical anticipó un posible escenario adverso en el Parlamento, y se refirió a las declaraciones realizadas más temprano por el presidente de la Confusam, Esteban Maturana, quien señaló que “si se envía el proyecto de ley y es aprobado con los votos de la oposición, debemos asumir responsablemente que hemos sido derrotados”

“Los trabajadores siempre han tenido muchas derrotas que han tenido que aceptar a la fuerza porque no les ha gustado. Nosotros aspiramos a un reajuste superior al 3,2 por ciento y a recuperar los bonos del 2014 (…) Eso lo vamos a pelear hasta el último minuto, y si el Gobierno ha presentado una cosa distinta, daremos batalla al interior de este régimen democrático que tenemos”, sostuvo Díaz.

El dirigente de los trabajadores hizo un llamado a los congresistas a que rechacen este reajuste, no obstante reconoció que ahora está fuera del control de los trabajadores el futuro de esta iniciativa: “Desconozco como van a votar los parlamentarios, ellos son libres de votar como estimen conveniente, a quienes nos han consultado les hemos señalado que deben rechazar, pero no todos nos han consultado. Estamos en la hora del Parlamento, no en la de nosotros”.

Sobre el futuro de las relaciones entre el Gobierno y los funcionarios públicos, el vicepresidente de la CUT aseguró que quedarán “tensionadas”, y responsabilizó al ministro de Hacienda por esta situación. Además, reiteró que los argumentos esgrimidos por el secretario de Estado sobre una situación económica difícil del país para negar un alza del reajuste, son falaces.

Las relaciones quedan tensionadas, quedan dificultadas y nosotros responsabilizamos particularmente al ministro de Hacienda de haber secuestrado al Gobierno y de haber chantajeado, de alguna manera, al Gobierno con cifras que nosotros no compartimos. Chile no está en recesión, Chile está creciendo, Chile tiene un futuro promisorio, y es capaz no sólo de invertir en salud y educación, sino también de mejorar sustantivamente los salarios de sus trabajadores.

Ministro Valdés apela a la “gobernabilidad” para aprobar reajuste

Los ministros políticos se trasladaron hasta el Congreso para intentar negociar con las distintas bancadas la nueva propuesta el Ejecutivo, que si bien se mantiene en un 3,2 por ciento, incrementa los bonos dependiendo de los ingresos de los funcionarios, con un costo adicional de casi 5 mil millones de pesos.

Así lo explicó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, luego de haber negociado con todas las bancadas, incluyendo las de oposición.

En esa línea el secretario de Estado informó que se mantiene el 3,2 por ciento, mientras que para los sueldos sobre 4,4 millones de pesos no habría reajuste.

En relación con los bonos el titular de Hacienda indicó que hay 114 mil pesos para rentas líquidas que sean hasta 550 mil pesos en noviembre (que corresponde un aumento de 10 mil pesos en relación con la última propuesta), además de un bono de 35 mil pesos para todos aquellos funcionarios que ganan entre 550 mil pesos líquidos y 2 millones 345 mil pesos brutos.

Respecto de los respaldos de la oposición para sacar adelante esta propuesta –y a las consecuencias políticas dentro del oficialismo- el titular de Hacienda defendió esta decisión apuntando a la “gobernabilidad del país”.

“Quiero decir que tenemos confianza de que vamos a tener una gran cantidad de votos de la Nueva Mayoría. Si tenemos votos de la oposición bienvenido sean, creo que el reajuste es de todos, Chile es de todos y esto no se trata de una guerra Gobierno-Oposición, se trata de gobernar, de dar gobernabilidad, de tomar decisiones que a veces son difíciles”.

En tanto, desde la Mesa del Sector Público, el presidente de la Confusam, Esteban Maturana, criticó fuertemente que pese a que había una mesa de negociación con los trabajadores, el Gobierno optara finalmente imponer un proyecto de ley, respaldado en parte, por parlamentarios de la oposición.

“A pesar de que el subsecretario Mahmud Aleuy había señalado que iba a conversar con los trabajadores, que estaban los canales abiertos, finalmente eso no fue cierto, se concretó una operación política de gran magnitud, en que el Gobierno finalmente va a lograr su propósito con votos de parte del oficialismo (…) y con votos de la derecha. Nos gustaría saber qué se negoció”.

En esa línea, el presidente de la ANEF, Raúl De la Puente, criticó la forma de negociación llevada adelante por el ministro de Hacienda, manifestando que el Gobierno ha cometido el peor error político de esta administración.

“Aquí hay un problema clínico en el cual hay un ministro que tiene una sordera aguda, o a lo mejor un autismo, que no le permite ver la realidad de lo que ocurre en el país (…) creo que el Gobierno está cometiendo el peor error político de este gobierno”.

La última propuesta del Ejecutivo –instruida por la presidenta- no fue consensuada con los partidos oficialistas como se pretendió hacer en un comienzo. Luego del quiebre entre los partidos del bloque, desde el Ejecutivo decidieron negociar directamente con las bancadas del oficialismo y con representantes de la oposición, algo que generó una fuerte molestia entre representantes de la Nueva Mayoría.