Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Muere Fidel Castro: El líder de la revolución cubana

Fidel Castro, el padre de la Revolución Cubana y uno de los protagonistas del siglo XX, murió a los 90 años, anunció su hermano, el presidente Raúl Castro. ‘Falleció el comandante en jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro’, afirmó Raúl en un mensaje televisado.

Diario Uchile

  Sábado 26 de noviembre 2016 7:19 hrs. 
Marcha combatiente por el Malecón y frente a la oficina de intereses de EEUU en Cuba en protesta por las medidas que quiere imponer George W. Busch a Cuba para la transcición a la democracia. La misma estuvo presidida por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y también participó el genewral de ejército Raúl Castro Ruz. (foto:Juvenal Balán) 14.05.04 SINA01N0

Fidel Castro es uno de los personajes más importantes del siglo XX, cuyo legado y trascendencia se mantiene vigente en el siglo XXI. Castro marcó una nueva etapa para Cuba luego de derrocar la dictadura de Fulgencio Batista.

No sólo le inculcó al pueblo el amor por sus raíces, sino que también implementó políticas reivindicadoras que eventualmente posicionaron a Cuba como una referencia en materia de educación y salud ante el resto del mundo.

Se convirtió en una emblemática figura contra el antiimperialismo al resistir las políticas de Estados Unidos y no ceder ante sus intereses. Pese al bloqueo comercial que impuso ese país norteamericano desde 1960, Cuba logró mantenerse de pie implementando medidas que le valieron el reconocimiento de diversas organizaciones.

El líder de la guerrilla que triunfó en 1959 había cedido el poder a su hermano en 2006 a causa de una crisis intestinal que lo tuvo al borde de la muerte. En febrero de 2008 Fidel Castro renunció definitivamente a la presidencia de Cuba y en abril de 2011 a la jefatura del gobernante Partido Comunista.

Con su salida del poder, se abrió una nueva etapa en la historia de Cuba marcada por una cauta apertura económica.

Así, con voz firme, y en su tradicional atuendo militar, el mandatario cubano fue el encargado de dar la noticia sobre la muerte de Fidel.

“Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo, que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10.29 horas de la noche, falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados.

En las primeras horas de mañana sábado 26, la Comisión Organizadora de los funerales brindará a nuestro pueblo una información detallada sobre la organización del homenaje póstumo que se le tributará al fundador de la Revolución Cubana.

¡Hasta la victoria siempre!

De momento, no se conocen detalles sobre las circunstancias que rodearon su deceso, pero se confirmó que el duelo nacional será de nueve días y que su funeral será el próximo 4 de diciembre.

Asimismo, está previsto un multitudinario acto de despedida el martes en la Plaza de la Revolución de La Habana, corazón político de la isla, donde serán expuestas las cenizas del padre de la revolución cubana el lunes y el martes.

Otro multitudinario acto se realizará el sábado en la Plaza Antonio Maceo, de Santiago de Cuba, 960 km. al este de la capital cubana y considerada la cuna de la revolución.

Fidel Castro había cumplido 90 años el 13 de agosto. La vejez y las secuelas de la enfermedad lo habían diezmado, pero con su sola presencia ejercía gran influencia en la isla que moldeó con mano de hierro.

La última vez que apareció en público fue el día de su nonagésimo cumpleaños. En abril, en la clausura del Congreso del Partido Comunista Cubano, había pronunciado un discurso con aires de despedida.

“Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno”.

Cuba y Estados Unidos

Castro gobernó 47 años la isla, pero siguió siendo el máximo líder y guía ideológico después de que enfermó y entregó el mando a su hermano Raúl, cinco años menor, el 31 de julio de 2006.

Fidel Castro irrumpió en la historia el 1 de enero de 1959 cuando, al frente de un ejército de “barbudos”, derrocó al dictador Fulgencio Batista, tras 25 meses de lucha en las montañas de la Sierra Maestra.

Ese día comenzó una pesadilla para Washington: Bajo su mando, Cuba protagonizó la crisis de los misiles y se convirtió en bastión de la izquierda latinoamericana.

Fidel, llamado así familiarmente por sus partidarios, dirigió los destinos de los cubanos, para unos como un padre insustituible y protector, para otros como un patrón severo, soberbio y mesiánico. Bajo su gobierno nació 70% de los 11,1 millones de habitantes de la isla.

Sus opositores lo vieron como un implacable dictador que confiscó libertades y propiedades, sometió a la población a penurias económicas y no admitió el disenso. Más de 1,5 millones de cubanos partieron al exilio, sobre todo a Miami, Estados Unidos.

Para sus admiradores fue un paradigma de justicia social y solidaridad con el Tercer Mundo, que elevó a Cuba a potencia mundial en deporte, con niveles de salud y educación descollantes en América Latina.

Su historia se confunde con la de su régimen. Sobrevivió a la invasión de Bahía de Cochinos organizada por la CIA en 1961, a la crisis de los misiles soviéticos instalados en la isla con ojivas nucleares en 1962 y a la desintegración en 1991 de la Unión Soviética.

Una decena de ocupantes de la Casa Blanca -desde Dwight Eisenhower a George W. Bush- buscaron derrocarlo o asfixiar a su gobierno con un embargo económico impuesto en 1962, considerado “criminal” por La Habana. Todo cambió dramáticamente el 17 de diciembre de 2014, cuando el presidente Barack Obama anunció un giro en la política hacia La Habana que Washington había mantenido durante medio siglo, tras reconocer que los intentos de aislar a Cuba habían acabado por aislar a Estados Unidos en el continente.

Al reaccionar públicamente al histórico anuncio de Obama, el 26 de enero de 2015, Fidel aclaró que seguía desconfiando de su viejo enemigo, pero que no se oponía al deshielo: “No confío en la política de Estados Unidos ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos”, escribió.

Estados Unidos y Cuba restablecieron lazos diplomáticos en 2015.