Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Muere el escritor argentino Ricardo Piglia, “el último lector”

Murió Ricardo Piglia, un clásico de la literatura contemporánea en español. A pesar de haber sido un escritor prolijo, con libros publicados cada cierto tiempo, es uno de los autores más apreciados de nuestro tiempo. Entre sus numerosos premios, un Rómulo Gallegos en el 2011 por su novela Blanco Nocturno. RFI lo había entrevistado para esa ocasión.

Diario Uchile

  Sábado 7 de enero 2017 11:35 hrs. 
piglia_ricardo


El escritor argentino Ricardo Piglia, dueño de un estilo dúctil, original y emparentado con la tradición más exigente, murió este viernes 6 de enero a los 75 años en Buenos Aires, dejando un legado de obra traducida a quince idiomas.

Autor de tres libros de cuentos seis ensayos y una novela corta, Piglia escribió cinco novelas entre 1980 y 1913. Desde la primera, Respiración artificial, se ganó un lugar entre los autores latinoamericanos posteriores al boom. A esa historia sobre la dictadura militar argentina le siguieron 12 años de silencio para luego publicar La ciudad ausente. Cinco años más tarde en 1997 Ricardo Piglia publicó Plata Quemada, que lo llevó a la fama. Otros 13 años de silencio le siguieron hasta 2010 con Blanco nocturno, novela que le daría numerosos premios, entre ellos, el Rómulo Gallegos en 2011.

Su última novela fue El Camino de Ida, publicada en 2013 por la editorial Anagrama, como todas las anteriores.

Desde sus inicios como escritor, en 1967 con su libro de cuentos La invasión, Ricardo Piglia recibió el reconocimiento de sus colegas. Fue aquí donde aparece por primera vez el personaje de Emilio Renzi, su alter ego periodista y aspirante a escritor, un personaje que aparece y reaparece en sus obras.

Piglia, que falleció en Buenos Aires por esclerosis lateral amiotrófica (ELA), es autor además de varios ensayos de crítica literaria como “El último lector”.

“Todas las historias del mundo se tejen con la trama de nuestra propia vida’. Se fue Ricardo Piglia, nos queda Emilio Renzi”, lamentó en Twitter el Ministerio de Cultura de Argentina.

Junto a su obra queda una larga lista de reconocimientos, que incluyen el Premio Rómulo Gallegos (2011), el Formentor de las Letras (2015) y el Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas (2013).

Piglia ofició además como profesor en la Universidad de Buenos Aires, la Universidad de Princeton y la Universidad de California en Davis.

Lector, crítico, editor, guionista, profesor y narrador, Piglia nació en Adrogué, en las afueras de la ciudad de Buenos Aires, el 24 de noviembre de 1941. Se formó en la carrera de Historia de la Universidad Nacional de La Plata, a 60 kilómetros de Buenos Aires, y trabajó en distintas editoriales.

Aunque vivió durante muchos años en Estados Unidos, pasó sus últimos meses en Buenos Aires a causa su enfermedad, o de lo que él definía como “estar embromado”. Esta condición no le quitó la lucidez intelectual y la fuerza de trabajo que mantuvo hasta casi el último momento.

Plata Quemada

Desde la literatura, Piglia saltó a la pantalla grande mediante su novela “Plata Quemada”, ganadora del Premio Planeta en 1997 y adaptada al cine en el 2000, bajo la dirección de Marcelo Piñeyro. El filme logró alzarse con el premio Goya a la Mejor película extranjera de habla hispana.

En los últimos años estuvo dedicado a la edición de “Los diarios de Emilio Renzi”, una especie de relato personal, recobrado de las anotaciones que hizo por años en 327 cuadernos casi idénticos, de tapas negras de hule, guardados en 40 cajas de cartón, que atesoró con su pasión de historiador.

Fue en aquellos diarios que Piglia escribió alguna vez: “3 de marzo de 1957 (Nos vamos pasado mañana). Decidí no despedirme de nadie. Despedirse de la gente me parece ridículo. Se saluda al que llega, al que uno encuentra, no al que se deja de ver”.

Cómo se hizo lector el autor del ensayo “El último lector”
Hace mucho tiempo que Ricardo Piglia era considerado un autor imprescindible. En una entrevista a Leila Guerriero para el suplemento Babelia, el autor confesó cómo se hizo lector a los 16 años de edad, gracias al interés por una chica “Yo ya leía, pero sin método. Había tenido una noviecita en Adrogué. El padre era de familia de anarquistas, leían mucho. Íbamos caminando, había un muro alto, y ella me dijo: ‘¿Estás leyendo algo?’. Y yo había visto, en una librería, La peste, de Camus. Y le dije: “Sí. La peste”. Y me dijo: “Prestámelo’. Me da vergüenza contar esto, pero compré el libro, lo leí esa noche, lo arrugué un poco para que pareciera usado, y se lo llevé al día siguiente. Y ahí empecé a leer”.

Descanse en paz, Ricardo Piglia.

*Por RFI