Diario y Radio U Chile

Año XII, 7 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Cristina Girardi: “ La institucionalidad ambiental está al servicio del mercado”

La Cámara de Diputados aprobó por 71 votos las conclusiones de la Comisión Investigadora del Daño Ambiental en Salares y Glaciares. El documento califica de débil y negligente las acciones que ha emprendido la autoridad ambiental respecto a la protección de los recursos naturales del país.

Diario Uchile

  Martes 17 de enero 2017 21:06 hrs. 





Chile posee una superficie de 21 mil kilómetros cuadrados de glaciares. Es el país que tiene la mayor superficie de latinoamérica y su longitud va desde las alturas del altiplano hasta el extremo austral del continente. El fuerte retroceso de estos hielos eternos se han provocado por el cambio climático producto la acción de las personas.

Otro de los factores que influyen en el derretimiento de estas masas de hielo son las diferentes faenas de extracción que contaminan los sectores colindantes y que contribuyen al retroceso de estas reservas de agua dulce. Los glaciares, los mares y las cuencas hídricas, son parte de una crisis ambiental por la que atraviesa latinoamerica, y en especial, nuestro país.

Este martes, la Cámara de Diputados aprobó por 71 votos las conclusiones de la Comisión Investigadora del Daño Ambiental en Salares y Glaciares. En el documento se calificó como débil, y en algunos casos negligentes, las acciones que han emprendido autoridades e instituciones como el Ministerio de Medio Ambiente y la Superintendencia. Asimismo, el informe declara que existe una estrecha relación entre el sector económico extractivista y las instituciones que permiten su funcionamiento sin reparos.

El geólogo de la Universidad de Chile y experto en glaciares, Cedomir Marangunic, se refirió a esta crisis y especificó que “la preocupación de la autoridad no debe estar centrada en decir que los glaciares son para mirarlos y no se tocan, porque de todas formas van a desaparecer. Uno en pocos años y otros en plazos más largos”.

“Por el contrario, la autoridad debe estar preocupada de qué hacer para salvar los glaciares que existen para que permanezcan, ya que para eso existe la tecnología. Sabemos cómo hacerlo, se han hecho buenas pruebas con muy buenos resultados. Y uso la palabra salvar, no proteger, ni conservar, porque proteger y conservar implica que se mire y no se toque, pero salvar significa hacer algo”.

Aunque existen los recursos y la tecnología, la Diputada Cristina Guirardi dice que en los diferentes Gobiernos no ha existido la voluntad para sancionar a quienes atentan contra el medio ambiente y menos se ha restringido la construcción de proyectos de extracción por la directa relación que existe entre la política y el poder económico de los empresarios. Ademas, dijo que los miembros de esta comisión visitaron glaciares y salares y comprobaron que el deterioro que ha producido la industria del litio es realmente brutal.

La diputada Girardi, miembro de la instancia investigadora y de las comisiones permanentes de Medio Ambiente y Recursos Naturales, además de Recursos Hídricos y Desertificación, denunció que “el sistema de evaluación de impacto ambiental está creado para aprobar proyectos y no para defender el medio ambiente. Tenemos una institucionalidad al servicio del mercado, al servicio del negocio y no al servicio del patrimonio ni del bien público. Eso queda absolutamente demostrado en la mayoría de los testimonios que recibimos en la comisión investigadora”.

El rol de las instituciones de medio ambiente está siendo cuestionado justamente. Son más de 120 los sitios que están identificados por el Instituto de Derechos Humanos como lugares en conflicto socio-ambiental, y en pocos casos, las medidas de la autoridad han apoyado a las comunidades que presentan denuncias en contra de diferentes faenas mineras, criaderos de pavos y salmoneras, entre otras. Zonas altamente contaminadas, sin agua o con problemas graves de deterioro del ambiente natural y la vida social.

El diputado Daniel Melo puntualizó que existen proyectos que deben ser aprobados a la brevedad, ya que de lo contrario van a continuar los daños irreversibles al medio ambiente. Por lo que llamó a  “poner  urgencia a los proyectos de ley, por ejemplo el proyecto de protección de glaciares que lleva más de ocho meses en la comisión de hacienda sin ser tramitado.

Así como también, en el caso del  proyecto que crea el servicio de biodiversidad y áreas protegidas, y por supuesto, en la reestructuración del código de aguas (que se encuentra en tramitación en el congreso)”.