Diario y Radio U Chile

Año XI, 22 de octubre de 2019

Escritorio

Carolina Goic alaba a la Concertación, desliza críticas a Bachelet y se gana aplausos del gran empresariado

La candidata presidencial de la Democracia Cristiana junto con el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, entregaron un mensaje de tranquilidad a los empresarios en un foro realizado por Icare. Ambos se distanciaron en parte de las reformas llevadas adelante durante la actual gestión de Michelle Bachelet.

Maximiliano Alarcón

  Jueves 23 de marzo 2017 23:01 hrs. 
goic

El centro de eventos Casa Piedra en Vitacura alberga hace años encuentros donde confluyen dos sectores de la elite de nuestro país: el gran empresariado y los altos dirigentes políticos. Y ayer no fue distinto en el seminario organizado por la asociación corporativa Icare bajo el título “¿Cómo se viene el 2017?”.

La presidenta de la Democracia Cristiana y el titular de Hacienda de Bachelet fueron los platos fuertes en esta reunión. Para Goic fue el estreno en sociedad como candidata presidencial. Y no defraudó a los empresarios, recuperando el discurso conciliatorio propio de los años en que Michelle Bachelet, Ricardo Lagos o Eduardo Frei Ruiz-Tagle solían asistir a estos foros para dar señales de tranquilidad y de coincidencia macroeconómica al sector empresarial.

“Un país no se construye echando abajo lo que ya se ha hecho”, aseguró la candidata DC, en una evidente crítica a la llamada “retroexcavadora”, término acuñado por un entusiasta Jaime Quintana en 2014, y que se ha vuelto sinónimo de las críticas a las reformas llevadas adelante por el gobierno de Bachelet.

De hecho, la abanderada se hizo eco de las críticas de la derecha y los sectores más conservadores de la DC hacia la agenda de reformas de La Moneda, asegurando que “tenemos que terminar con la lógica de la retroexcavadora, porque no nos ha hecho bien como país”. Una de sus pocas críticas a la derecha fue cuando dijo que “tampoco nos hizo bien la lógica del desalojo”, en referencia a la tesis que esbozara el RN Andrés Allamand en 2009.

Y en un claro gesto para apaciguar el empresariado, la flamante presidenciable DC se hizo acompañar de quien ha sido, probablemente, uno de los mayores símbolos de la política de consensos de la antigua Concertación: el economista Alejandro Foxley, ex ministro de Hacienda de Patricio Aylwin y ex canciller en el primer gobierno de Bachelet. De hecho, al ser nombrado por el locutor del evento, Foxley recibió un cerrado y caluroso aplauso de los representantes del mundo corporativo chileno.

Los éxitos de los primeros años de la Concertación fueron parte importante de Goic en la primera parte de su discurso y la senadora no ocultó su cercanía ideológica con los años del llamad consenso. “Para hacer reformas que perduren en el tiempo es necesario lograr puntos de encuentro, (…) hacer cambios graduales que permitan mayor comprensión”, afirmó.

En referencia a la extrañeza que causó en el mundo político que la falangista fuera la única invitada presidencial al evento de Icare, Goic aseguró que el ofrecimiento de asistir al seminario fue extendida con anterioridad a su proclamación, aunque ya era un secreto a voces de que sería la ungida de su partido.

Hasta hace poco tiempo el político favorito de este tipo de foros era Ricardo Lagos, el abanderado presidencial del PPD que en los últimos meses ha bajado de 5% de intención de voto a un insignificante 2%. Aunque la actuación de Goic fue bien recibida por los empresarios y ejecutivos presentes, las conversaciones de pasillo en los momentos de pausa revelaron que muchos de ellos echan de menos al ex Presidente. Un grupo de estos, mientras fumaba fuera de Casa Piedra, contaba que aún no se explican por qué la candidatura de Lagos no enciende. Culpaban a los jóvenes de castigar al ex mandatario en las encuestas. En este reducido grupo comentaban que el presidenciable PPD tendría fácilmente los votos del mundo empresarial.

Un diagnóstico predecible

El evento en que Carolina Goic se estrenó ante el gran empresariado comenzó con un desayuno en un inmenso comedor en el centro de eventos propiedad de la familia Edwards, dueña de las empresas El Mercurio. La partida la dio Juan Benavides, presidente de Icare y también del fondo de pensiones Habitat, quien dijo que en el país existe un sentimiento transversal de que es necesario levantar el crecimiento económico, pero que hay diferencias en torno a cómo hacerlo.

Tras unas breves palabras, Benavides dio paso a las exposiciones de los invitados, entre los que estaban Carolina Goic, la presidenta de la UDI Jacqueline van Rysselberghe, Rodrigo Valdés y el ex canciller y futuro jefe de la CPC, Alfredo Moreno. Para el mundo de las grandes empresas en Chile se trataba ciertamente de un grupo “transversal”.

En general, el tono de todos los expositores fue conciliador y una de las palabras más repetidas fue “acuerdos”.

El ministro Valdés, militante del PPD, comenzó con una referencia al ex presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, quien hace una semana dijo que al gobierno le faltaba autocrítica en su responsabilidad por el bajo crecimiento del PIB. “Nunca he desconocido que las reformas hayan tenido efecto en la economía”, afirmó el ministro, en un guiñó hacia la interpretación de la derecha de que las reformas, en especial la tributaria y la laboral, afectan la expansión económica del país.

Alfredo Moreno, quien actualmente encabeza las empresa Penta,  también se quejó del bajo crecimiento, pero enfatizó en que era necesario recuperar las confianzas, emplazando a los asistentes a ser un ejemplo ético para la ciudadanía.

Jacqueline Van Rysselberghe, fuertemente cuestionada por varios casos de conducta legalmente cuestionable y que dejó que grupos empresariales dictaran su labor legislativa, siguió la línea de criticar las reformas, acusando que el problema del crecimiento es culpa de la izquierda. Y en un intento por provocar sentimientos de culpa en la DC, responsabilizó a ese partido de haber abandonado su rol de centro político dentro de la Nueva Mayoría.

Al finalizar el evento, el presidente de Telefónica Chile, Claudio Muñoz, quien también es vicepresidente de Icare, dijo a Diario y Radio Universidad de Chile que la síntesis del evento fue una “invitación a ponernos de acuerdo”, algo que lo tenía muy contento por lo transversal del discurso entre los expositores. “Mirar el futuro de Chile con una visión más común y superar el problema de las confianzas. En eso creo profundamente, que Chile tiene una gran oportunidad”, afirmó.

Gustavo Alzácar, director del Instituto Regional de Administración de Empresas (Irade), salió contento del evento de Icare. “Es un poco temprano para decirlo, no puedo decir quién identifica a quién en el sector empresarial. Me parece que el candidato de la derecha, que es Piñera, tiene mucha sintonía con el mundo empresarial”, aseguró. “Y, obviamente, en el discurso que hoy se le escucha a Carolina Goic, no hay nada que uno pueda decir a priori que va en contra de lo que el empresariado en general quisiera como país”.