123123

Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Analista acusa pagos de líderes opositores para generar violencia en Venezuela

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el analista internacional Sergio Rodríguez comentó la salida del país latinoamericano de la OEA y la situación interna que vive la nación.

P. López y K. Palma

  Jueves 27 de abril 2017 15:23 hrs. 
venezuela-678x330

Compartir en

En medio de manifestaciones opositoras y bajo la presión de los países de la región, el presidente Nicolás Maduro ordenó el retiro de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA), acusando prácticas de intervencionismo e injerencias. Palabras ratificadas ayer por la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, en cadena nacional.

Desde el punto de vista de Venezuela, la decisión de salir supondría desmarcarse de lo que han llamado “el orden imperialista”.

En entrevista con Radio y Diario Universidad de Chile, el analista internacional, Sergio Rodríguez, indicó desde Caracas que el elemento de fondo tiene relación con la naturaleza de la OEA y sus funciones.

Desde su perspectiva, hace más de una década que Venezuela tendría que haber salido de esta organización, pues hay una diferencia estructural entre el pensamiento panamericano y el ideal bolivariano. Según el analista, este último busca la integración de América por encima de un mecanismo como el de Estados Unidos, con quien solo se comparte un espacio territorial.

Además, enfatizó en que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha puesto a la organización al margen de su propia estructura, ya que ha transgredido sus normas internas.

“La historia de este organismo es la de la intervención, la cual ha apoyado todos los desmanes desatados por Estados Unidos en América Latina. Ahora se suma la obsesión enfermiza de Luis Almagro con Venezuela, llegando incluso a asumir una posición que viola la propia carta de la OEA. Esa es la razón por la que Venezuela se retira. No pueden convocar a una reunión para discutir y tomar decisiones sobre un país sin que este lo solicite”.

Para Rodríguez, el problema de esta situación es que hay una cantidad de países que apoya las disposiciones de Almagro, entre ellos Chile. “Son minoría. Nunca pudieron aplicar la carta democrática porque no lograron los votos necesarios. Venezuela sigue teniendo el apoyo de la mayoría de los estados de la región”.

Respecto a la situación interna que vive la nación sudamericana y la fuerza con que cuenta tanto la oposición como el oficialismo, Rodríguez aclaró que la marcha más grande convocada por los contrarios a Maduro durante el último tiempo fue la del primero de septiembre del año pasado. “Existe una realidad artificial construida por los líderes opositores. Si lo vamos a medir en términos de cantidad, la concentración del chavismo el día 19 de abril fue superior a cualquier otra manifestación. Por supuesto eso no sale en los medios de comunicación internacionales. Hoy estamos ante la muerte de la verdad, donde se fabrica cualquier noticia sin pudor, sin ética y sin compromiso legal”.

En ese sentido, agregó que existe un modus operandi en el que se reúnen pacíficamente grupos opositores, pero que posteriormente comienzan a actuar sectores violentos que están siendo pagados por una alianza entre la oposición y el hampa común. “Los que han sido detenidos están hablando y han mencionado con nombre y apellido quiénes le pagaron y cuánto. Se han nombrado varios diputados y dirigentes opositores”.

A pesar de que algunos miembros de los sectores contrarios a Nicolás Maduro han dado a conocer su voluntad para dialogar, Rodríguez explica que el problema es este caso es que “la conducción de la oposición ha sido secuestrada por un grupo fascista que busca la violencia como método de salida del Gobierno. Eso tiene que ver con una característica de la idiosincrasia venezolana que apunta siempre a la inmediatez. La oposición le ha prometido a sus bases terminar con la administración de Maduro de inmediato y ha fracasado”. De acuerdo a sus palabras la intención de estas fracciones es adelantar las elecciones presidenciales, para lo cual necesitan demostrar apoyo en las calles.

El analista indicó que como no han logrado generar una concentración realmente masiva, ni tampoco la fractura de las fuerzas armadas, han recurrido a la intervención internacional. “Es mucho más fuerte la presión externa que la de la oposición aquí, la cual, tal como está actuando, no va a derrocar jamás a Nicolás Maduro”.

Por otro lado, señaló que hoy el chavismo se encuentra más fortalecido que hace algunos años. “Las críticas y las contradicción al interior se están atenuando, hoy aparece unido nuevamente y con un apoyo que Maduro no tenía antes”.

En tanto, sobre las 29 víctimas fatales que se han  registrado en las manifestaciones, el analista añadió que es curioso que la mayoría sea chavista o policía.

Finalmente, mencionó que la paralización no ha afectado la economía venezolana, ya que el 95 por ciento de sus ingresos proviene del petróleo, por lo que el país ha funcionado de manera normal.

Síguenos en