Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Paulina Urrutia, nueva directora del Teatro Camilo Henríquez:

“En ningún caso pienso en un sello personal”

A partir de la próxima semana, la actriz Paulina Urrutia tomará la dirección del Teatro Camilo Henríquez. En entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile la ex ministra comentó los alcances que tendrá su gestión en el espacio cultural.

R. Alarcón y A. Becerra

  Domingo 7 de mayo 2017 17:46 hrs. 
pu





A mediados de abril el dramaturgo Ramón Griffero abandonó la dirección del Teatro Camilo Henríquez para hacerse cargo del Teatro Nacional Chileno (TNCH).

Con ello, el Círculo de Periodistas inició la búsqueda de un gestor que tomará las riendas del espacio de calle Amunátegui. Así, la agrupación dio con el nombre de la ex ministra Paulina Urrutia.

“Esto fue como volver a casa. Ha sido muy emocionante. Hay mucha confianza para trabajar y además, aquí existen todas las posibilidades de desarrollar un proyecto para dar espacio a las nuevas generaciones”, comenta la actriz, quien durante la próxima semana asumirá formalmente la dirección artística del centro cultural.

¿Cómo fue que llegó a ser nombrada directora del Teatro Camilo Henríquez? 

El origen fue una obra que montamos con Ramón Griffero y después tuvimos la oportunidad de ensayar y hacer el reestreno de 99 – La Morgue que es la pieza que actualmente estamos presentando y que ya va por su quinta temporada en el Teatro. La verdad es que ha sido un encuentro con muchos momentos que he vivido y que se relacionan con mi actividad profesional y artística. Además, esto depende de un gremio y yo trabajé mucho tiempo en el Sindicato de Actores. Allí fuimos capaces de crear un teatro, el primer teatro de los actores de Chile, lo cual para mi fue medular en el sentido de que inspiró mucho lo que logramos generar en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA). Lo otro es que este espacio fue el teatro de ensayo de la Universidad Católica. Comienza ahí en el año 56 y estuvo por más de 18 años en ese lugar. Esa es la escuela donde yo me formé, donde yo crecí. Entonces, ha sido un encuentro muy sincrónico y con mucha historia y emoción. Una vez que Ramón fue nombrado como director del Teatro Nacional, el Círculo pensó inmediatamente en mi nombre como una manera de valorar y preservar el trabajo que Ramón había hecho en los casi dos años de gestión que tuvo. Un periodo en que volvió a posicionar este espacio con dramaturgia chilena, generando una programación que ha tenido muy buenos resultados.

¿Cuál será el sello de su administración? ¿Seguirá la línea de Ramón Griffero? 

Si, sin lugar a duda. Creo que uno no puede construir en la medida que no aprecie, no valore y no tenga la capacidad de proyección de lo que ya se ha hecho. Si no respetas te pones en una lógica de competencia hasta con lo creado y eso no corresponde a nuestra naturaleza. Nosotros como actores siempre hemos creado sobre la base de lo que se ha hecho y gracias a eso también innovamos, porque tenemos conocimiento y visión de nuestro pasado, tenemos memoria e historia. Ésta era una sala que estaba absolutamente abandonada y gracias al esfuerzo y a la visión que tuvo el Círculo, la rescataron. No obstante, todavía hay muchas cosas que tenemos que seguir desarrollando, como el tema de la calefacción para ofrecer las mejores condiciones, no solamente al mundo artístico sino que especialmente para los espectadores. Además, vamos a estar en la lógica de brindar espacios para nuevas generaciones de creadores y artistas. Ojalá podamos hacer cosas nuevas, vinculando la historia del Teatro con creaciones recientes.

¿Qué medida en especial piensa implementar en el Teatro? 

No, en ningún caso pienso en un sello personal. No tengo ninguna ambición al respecto. Como todo creador espero estar muy inspirada, muy conectada con el Círculo para poder generar cosas que potencien el espacio. Nosotros debemos desarrollar una cartelera con múltiples ofertas, porque eso todavía no se ha logrado hacer y, sin lugar a duda, debemos hacer ciclos de música y de danza. El espacio tiene una sala de ensayo donde ya se están practicando futuras obras, entonces también debemos abrirnos a espacios de formación y vinculación. Tenemos una idea: hacer un recorrido por el Teatro. Queremos abrir esa taberna para espacios de conversación, de diálogos, ojalá tomándonos un vinito, generando otro tipo de instancias que permitan la utilización integral del edificio que tiene ocho pisos. Queremos tener una oferta más amplia que vaya teniendo una fidelización de público. Eso obviamente es algo que está en proyección, pero queremos hacerlo, porque ese es el espíritu y la naturaleza multidisciplinaria de los espacios culturales, de la infraestructura cultural en general. Aquí no hay competencia. Están todas las posibilidades de alianza, somos parte de la red de salas de teatro. En ese sentido, esperamos generar vínculos con las regiones.

¿Cómo será la planificación de la cartelera del Teatro?

La cartelera 2017 fue planificada por Ramón. Tenemos algunos espacios por ahí por octubre, pero en el fondo esto ya está todo programado y eso se va a respetar cabalmente.