Diario y Radio U Chile

Año XI, 20 de agosto de 2019

Escritorio

Senadores por La Araucanía: los nombres y propuestas de los aspirantes al Congreso

La región será una de las más disputadas en el escenario de elecciones senatoriales. La mayoría de los parlamentarios actuales irán a la reelección, pero la incertidumbre se abre cuando la Nueva Mayoría aún no decide la conformación de su lista y cuando se inaugura un sistema que abre un cupo extra.

Martín Espinoza

  Viernes 26 de mayo 2017 11:39 hrs. 
Araucania

El Gobierno invocó nuevamente la Ley Antiterrorista, normativa con la que pretende investigar el ataque incendiario que afectó a siete camiones en Collipulli y Victoria, región de La Araucanía.

En medio de esta confirmación, el candidato y expresidente Sebastián Piñera aprovechó de dar a conocer que perfeccionará la normativa “para que sea aún más eficaz”, esto pese a que desde organismos de Derechos Humanos han pedido su derogación.

La propuesta de Piñera contempla la figura del agente encubierto, del testigo protegido y de los informantes. Su argumento es que “a los terroristas no hay que darles un milímetro de ventaja y hay que combatirlos con toda la fuerza y todo el rigor de la ley”.

Así, en el centro del problema aparece un nuevo actor: el Congreso.

En año de elecciones, Diario y Radio Universidad de Chile adelanta los posibles candidatos a representar a La Araucanía en el Senado. Nombres que darán luces de la forma en la que se llevará el histórico conflicto entre el Pueblo Mapuche y el Estado.

Actualmente existen cuatro plazas en La Araucanía. Los cupos son ocupados por los senadores RN Alberto Espina y José García Ruminot y por los PPD Jaime Quintana y Eugenio Tuma.

Alberto Espina ha manifestado su voluntad de no ir a la reelección para apoyar la candidatura a la Cámara Alta del diputado de su partido Germán Becker, actual parlamentario de la región. Becker  ha dado muestras públicas de estar a favor de la implementación de la ley antiterrorista y ha explicitado su inclinada tendencia hacia el aumento de la dotación de fuerzas policiales como salida al conflicto. En marzo de 2017, tras un ataque incendiario que dejó 17 camiones quemados en las cercanías de Temuco, el actual diputado solicitó, con Alberto Espina, que el Estado declare estado de excepción por “grave alteración del orden público”.

José García Ruminot quiere ir a la reelección. Aún no puede dar seguridad de que estará en la papeleta: “No hay nada resuelto porque andan primero buscando las damas para completar la cuota de género”. En un plazo de 30 días debiera estar definido.

El senador RN se ha mostrado a favor del reconocimiento constitucional de los pueblos originarios y cupos reservados para el Congreso, ambas iniciativas que requerirían de una reforma constitucional. A pesar de eso, también se manifiesta a favor de la presencia de fuerzas de seguridad pública permanente en pos de mantener el orden en la región: “La protección de Carabineros de Chile es algo indispensable para garantizar el normal desarrollo de las actividades productivas y de servicio en la región. Naturalmente, lo que uno desea es que los sistemas de inteligencia funcionen mucho mejor, tanto de Carabineros como de la PDI de tal manera de poder anticiparse a los hechos. Esto tiene un componente político y uno delictual, de seguridad interior del Estado”.

En la vereda del frente las cosas están más claras. Los senadores PPD Jaime Quintana y Eugenio Tuma optarán por la reelección.

La opinión de Tuma respecto del conflicto dice relación con temas principalmente políticos y señala que ningún Gobierno ha tenido la voluntad de enfrentar el conflicto desde sus orígenes: “Esto no se va a resolver analizando los efectos de un acto de violencia aislado. No se resuelve con más policía. Se resuelve con que el Estado reconozca que tiene que cerrar este conflicto con dialogo y tiene que cerrarlo con toda La Araucanía, porque es una deuda con mapuche y no mapuche respecto de la postergación que ha tenido el crecimiento en la región. Cuando en otras regiones se estaban construyendo postas, escuelas y caminos,  en esta no había Estado. El Estado llegó 70 años más tarde”.

Por otro lado, con el fin del sistema binominal la región abre un cupo senatorial más que será peleado a muerte por ambas coaliciones. La Democracia Cristiana, que probablemente irá en lista aparte, tiene en mente al diputado Fuad Chahín y el exintendente Francisco Huenchumilla. Chahín está inscrito como cupo senatorial, es decir, si figura en una papeleta para noviembre será en la de aspirantes a la Cámara Alta. “Bajo ninguna circunstancia iré como diputado. Mi candidatura depende de la Junta Nacional y la proclamación que haga de candidatos. Tengo el apoyo de toda la estructura regional, de las dos directivas distritales, de la directiva regional, del 90% de las directivas comunales, de casi todos  los alcaldes, de la tremenda mayoría de los concejales y del otro diputado de la región, que es Mario Venegas, pero la decisión tiene que tomarse en alguna instancia formal del partido”, señala.

La definición interna no debiera pasar de junio, pero el plazo para la inscripción definitiva es para agosto. Uno de los que comparte sus aspiraciones senatoriales por la región es Francisco Huenchumilla. Es conocida la visión de la exautoridad regional sobre el conflicto. Apenas asumió ese cargo lo describió como “de naturaleza política” y el año pasado acusó a la administración Bachelet de no tener la solución puesto que su “tiempo político ya se agotó”.

Al igual que la de Chahín, su candidatura depende de la conformación de las listas parlamentarias (si irán o no con la Nueva Mayoría) y de la cantidad de cupos que se determinen.

En la UDI también miran el cupo extra con deseo. Gustavo Hasbún sería la carta del gremialismo para ocupar uno de los cinco cupos que ofrece la disputada región. El diputado ha mostrado su postura para la situación regional. Así, en más de una ocasión, ha emplazado a las autoridades a actuar con más dureza para “combatir el terrorismo”.

Con la Nueva Mayoría sin definiciones sobre la conformación de sus pactos y con la incertidumbre que ofrece el nuevo sistema de elecciones es difícil prever escenarios, lo que sí está claro es que dentro de los candidatos existen visiones diferentes sobre cómo se debe enfrentar el actual conflicto que vive la región.