Diario y Radio U Chile

Año XII, 27 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Huenchumilla y DC: “Cuando dices que eres de centro, no eres ni chicha ni limoná

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el ex intendente de la región de La Araucanía tildó de temeraria la decisión de la DC de ir directo a primera vuelta y ve complejo un posible despegue de Carolina Goic sin una participación en primarias. La ex autoridad regional prepara una candidatura senatorial y aprovecha de desmarcar a su colectividad del centro político: "Cuando dices que eres un partido de centro estás diciendo que no eres nada, y lo peor es no ser ni chicha ni limonada. Ni siquiera agüita perra".

Martín Espinoza

  Sábado 27 de mayo 2017 19:35 hrs. 
25 de Marzo de 2014/SANTIAGO
El intendente de La Araucanía, Francisco Huenchumilla,  se retira del palacio de La Moneda tras reunirse con el ministro del interior.
FOTO: DAVID CORTES SEREY/AGENCIAUNO





Partidario de las primarias presidenciales, el ex intendente de La Araucanía ve con preocupación lo que pueda pasarle a la Democracia Cristiana en noviembre. En un revuelto escenario político, Francisco Huenchumilla, reconoce que hay incertidumbre respecto de la decisión de los votantes: “No sabemos si nos van a castigar o no”, dice para responder al camino propio tomado por la Falange en el último Consejo Nacional.

Hace unas semanas usted declaró a este mismo medio que su postura era la de ir a primarias y no directo a primera vuelta con la candidatura de Carolina Goic. Eso no pasó, ¿cómo lo interpreta?

Lo que pasa es que yo tengo una definición previa de principios en orden a que a Chile le hace bien una coalición de centro izquierda que haga los cambios que el país necesita en contra de las injusticias y desigualdades, para tener una  sociedad más igualitaria y justa. Ese es un objetivo político muy importante. Naturalmente, cuando vamos en listas separadas, ese objetivo se debilita. Ahora, la Democracia Cristiana (DC) tuvo su discusión interna y perdimos los que sosteníamos esa tesis. Se va a primera vuelta en las condiciones que conocemos. Esa es la realidad que yo no comparto, pero que, como miembro de un partido, simplemente tengo que acatar los resultados de las decisiones institucionales.

¿No se ve más cerca el fin de la Nueva Mayoría (NM) con esta decisión de la DC?

Esta es una apuesta temeraria, porque no sabemos si la opinión pública nos va a castigar o no. Las encuestas dicen que está difícil el panorama, que no es sencillo. En consecuencia, es una apuesta arriesgada y eso podría significar que esta coalición, en los términos en que la conocemos, pudiera tener un punto de quiebre, yo no descarto eso.

¿Usted es partidario de que la NM se mantenga?

Las cosas nunca pueden ser estáticas eternamente. La NM cometió muchos errores en materia de gestión técnica, política, de coordinación, de resolución de conflictos y de tener un acuerdo común en programa y acuerdo parlamentario. Es un conjunto de errores. Si queremos tener una coalición del siglo XXI tenemos que corregirlos. Eso se expresa en que haya voluntad política para eso y en que ejerzan sus liderazgos aquellos que están hoy conduciendo el proceso, que son nuestros candidatos presidenciales, que son los llamados a ordenar lo que puede ser una futura coalición. Esa es una tarea pendiente.

¿Son errores los que cometió la NM o más bien discrepancias ideológicas entre sus componentes?

Es que discrepancias ideológicas y de principios las coaliciones por esencia siempre las tienen. Ningún partido renuncia a su filosofía política, pero lo que une a las coaliciones es un programa concreto de acción de gobierno en los cuatro años. Si no tenemos acuerdo en la parte programática, en los matices, en su interpretación, entonces surgen los problemas. Por eso es tan importante poner sobre acuerdo qué se quiere hacer en los próximos cuatro años y qué se le ofrece al país. Esa no es una discusión filosófica, es una discusión programática respecto de lo que queremos hacer. Lamentablemente eso no se hizo.

A pesar de que usted no respaldó la idea de ir a primera vuelta, ¿está cuadrado con la candidatura de la senadora Goic?

Carolina Goic es la candidata de la DC, yo soy miembro de ese partido y creo en los partidos políticos para el funcionamiento de la democracia, por lo tanto mi candidata es Carolina Goic. Yo creo que ella tiene que afinar la puntería en materia de unidad interna, donde yo veo, por ejemplo, en la región de La Araucanía, que no hay la unidad necesaria. Esa es una tarea que tiene que resolver nuestra candidata para que pueda tener una optimización en el trabajo y los resultados. Ese es un trabajo que tiene que hacerse ejerciendo el liderazgo, con claridad en las ideas. La gente tiene que identificarnos. No somos un partido conservador. No somos un partido que esté por mantener el status quo. Somos un partido que cree en los cambios que la sociedad necesita. Esa es nuestra historia. Esa es una tarea pendiente que tiene Carolina.

¿No existe la posibilidad de que la facción progresista de la DC se sienta más identificada con la candidatura de Alejandro Guillier?

Cuando uno está en un partido está en las duras y en las maduras. Las tesis mías perdieron, pero yo las mantengo y las sostengo, sin embargo tengo un grado de lealtad para discutir estas cosas oportunamente y donde corresponda. Nuestra candidata es Carolina Goic, yo espero que subsane los ripios internos que hay de falta de unidad en función de política interna respecto de sus partidarios, que lo ejercen en muchas partes, en concreto en La Araucanía, esa es una tarea pendiente que Carolina tiene que asumir.

En caso de que la candidatura no prenda de aquí a algunos meses en las encuestas, ¿sería una buena señal que la DC bajara la candidatura?

Una de las cosas que dificulta la toma de decisiones política es cuando la candidata está mal en las encuestas y no despega. Ese es un problema objetivo. Ahora, hay que trabajar para remontar y resolver esa dificultad. Trabajar requiere unidad partidaria, claridad en las ideas, ejercicio de liderazgo, demostrar a la ciudadanía que la candidata y el partido tienen un relato que ofrecer. Ahora, si se va a remontar o no, y qué podría pasar en ese evento, eso es futurología y yo no me puedo pronunciar sobre escenarios que actualmente no existen. En su momento habrá que evaluarlo en caso de seguir así.

No es tan futurología considerando que  Goic ya lleva un par de meses como candidata y aún no logra superar el 2%. Entonces, en caso de que el escenario siga siendo el mismo, ¿cree usted que la DC debiera bajar la candidatura?

Yo entiendo que estamos en un escenario difícil porque ahora viene el mes de junio, donde los que van a estar en escena van a ser las coaliciones del Frente Amplio y de Chile Vamos. Ellos van a ocupar la agenda, con recursos del Estado, con franja televisiva, con debate público y nosotros estaremos fuera de ese escenario por errores en el diseño. En ese escenario es difícil pronosticar  que se pueda remontar en las encuestas, pero hay que ser optimista y trabajar para resolver los problemas pendientes. Ya veremos qué nos depara el futuro.

Pero eso no responde a la pregunta…

Es que no me pronuncio sobre hipótesis. Esa es una hipótesis que puede ser plausible, pero si es que se verifica en 60 días más, habrá que evaluarlo en su momento. En este minuto el escenario es trabajar para remontar la baja en las encuestas.

Y si el senador Guillier pasa a segunda vuelta, ¿el apoyo de la DC debiera ser inminente?

Lo concreto es que es muy difícil que la DC vote por la derecha. Yo por lo menos estoy absolutamente en esa tesis. Las diferencias que tenemos con la derecha son parte de nuestra historia y nuestros principios. Entonces es muy importante el liderazgo que ejerzan los candidatos presidenciales para tener un animo societatis entre todos los que formamos parte del espectro de centro izquierda.

¿Es trascendente el peso de la DC hoy en el conglomerado?

La DC es el principal partido de gobierno, tiene una bancada parlamentaria importante. Entonces una cosa es que tú no tengas un candidato o candidata que esté bien parado en las encuestas pero es un partido que tiene organización territorial, tiene alcaldes, concejales, parlamentarios, entonces claro que es influyente, pero puede serlo más en la medida en que tengamos un cuento que ofrecerle a la sociedad.

¿Y no siente que han perdido peso en este último gobierno de Michelle Bachelet?

Trabajar en coaliciones es una cosa difícil. Uno de los problemas que hemos tenido es la coordinación interna, la resolución de las diferencias, la gestión política, la complicidad entre el gobierno y las bancadas parlamentarias, pero gran parte de la responsabilidad de eso es del gobierno y, por supuesto, también de los dirigentes de los partidos. Es algo difícil. Eso es algo que nos está pasando la cuenta con la gente. Nos han visto descoordinados. Son cosas que hay que tratar  de corregir. Yo soy partidario de una coalición de centro izquierda que impulse los cambios que la sociedad necesita, pero la política es un arte difícil, que requiere de buena voluntad y de gestión para corregir las diferencias que tenemos.

Usted se ve como un fiel partidario de que la DC ocupe un papel en la centro izquierda del espectro político. ¿No siente que la DC ha estado intentado retomar el centro?

Hoy día hablar de centro es ambiguo. ¿Qué es el centro? Hoy el mundo no es bipolar. No hay una alternativa al capitalismo fuera de lo que es la social democracia. Nadie está diciendo que vamos a hacer una sociedad alternativa  de socialismo real. No existe ni en Europa ni en ningún lado. Hoy es: o estás a favor de los cambios que la sociedad necesita o quieres una sociedad estática y conservadora que privilegie el status quo. Cuando dices que eres un partido de centro estás diciendo que no eres nada, y lo peor es no ser ni chicha ni limonada, ni agüita perra. Así la gente dice ‘qué es este partido, que no se pronuncia en nada’, que navega entre dos aguas. No po’, tentemos que pronunciarnos, eso es claro. Nosotros estamos a favor de una sociedad más justa. Porque el modelo neoliberal produce muchísimas injusticias y está basado en el individualismo más brutal, donde la sociedad no existe, no existe la solidaridad. Entonces, si el Estado no nos ayuda en la salud, educación, pensiones, seguridad, bueno, ¿de qué sirve el Estado? Eso piensa la gente. Ahora, los cambios hay que hacerlos bien. No hay que echar la estantería abajo, hay que producir, crecer.

Y en ese marco ¿no siente usted que la DC se ha desempeñado más como un defensor del sistema neoliberal que otra cosa?

Yo no comparto ese juicio. Yo creo que el neoliberalismo se nos metió en todas partes en el mundo. El individualismo y las políticas basadas en la meritocracia personal hicieron que se nos olvidara que el hombre es un animal social y que necesita cuotas de solidaridad. Yo creo que todos caímos en eso mismo. Eso es lo que se trata de corregir, pero es muy difícil porque el neoliberalismo hoy es sentido común en todas partes del mundo. Por eso los socialdemócratas y el Estado de Bienestar en Europa fracasaron. Entonces esa es una tremenda tarea que tenemos lo que creemos en una sociedad más solidaria y no simplemente el individuo rascándose con sus uñas como un lobo solitario.

¿Le han consultado desde el comando de Goic para abordar la materia de La Araucanía y el conflicto mapuche en el programa?

Yo fui invitado a una comisión que se formó pero es difícil estar participando desde regiones. Yo tengo algo por escrito, que el partido lo conoce respecto del tema y espero que lo hayan tomado en cuenta.

¿Tiene intenciones de ir con una candidatura senatorial?

Sí, siguiendo los procedimientos administrativos internos de la DC me inscribí como candidato a senador. Estoy disponible para lo que las instancias partidarias resuelvan, pero estamos en eso y estamos iniciando lentamente un trabajo en función de esa decisión.

¿Hay plazos para zanjar la candidatura?

Están los plazos legales. Las candidaturas deben estar inscritas en agosto. En la interna los partidos deben tomar decisiones para hacer sus listas parlamentarias. El partido tendrá que decidir si me lleva o no.