Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 30 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Vecinos de Puente Alto exigen terminar con incendio en pozos áridos

Según manifestaron los vecinos, el terreno funcionó por años como relleno sanitario y debido a este incendio ha aumentado la polución y las emanaciones de mal olor en la zona.

Natalia Figueroa

  Miércoles 21 de junio 2017 22:16 hrs. 
Puente Alto


Un grupo de vecinos de Puente Alto protagonizó la mañana de ayer una protesta a las afueras de los pozos áridos, ubicados en esa comuna y colindantes con La Florida, por los perjuicios que ha generado a la población.

Se trata de dos terrenos que por años se ocuparon para el depósito de residuos sanitarios, pero que actualmente solo están dispuestos para acopiar escombros, arenas y material industrial. Áridos Baltierra S.A. y Regemac S.A. son las empresas propietarias de estos suelos.

Esta última compañía expone en su sitio electrónico que, de acuerdo a una la resolución sanitaria de 2002, está autorizada a disponer residuos sólidos tales como metales, hormigones, plásticos, maderas, plomería, entre otros, en la comuna de Puente Alto.

Los vecinos explican que esos pozos funcionan hace más de 40 años en el sector y posteriormente se construyeron las villas circundando el terreno. Sin embargo, en 2013 se originó un incendio que se ha reactivado constantemente y que en la actualidad se mantiene activo, pero de manera subterránea.

Es por eso que las emanaciones y la polución han aumentado en toda la zona y han provocado malos olores que, durante los últimos seis meses se perciben a toda hora del día, comentaron los dirigentes vecinales. Al mismo tiempo manifestaron que “el ambiente es y seguirá toxico aunque no sienta el mal olor. Las familias están siempre respirando toxinas perjudiciales para su salud”.

Benjamín Urzúa, vocero del centro de estudiantes del Colegio Arzobispo Crescente Errázuriz, establecimiento que colinda con uno de los pozos, comentó a Radio y Diario Universidad de Chile que es frecuente sentir dolores de cabeza, náuseas,  alergias a la piel, entre otros síntomas, que atribuye a la contaminación.  Señaló que la misma situación la enfrenta el jardín infantil Los Robles, donde los niños y profesores han sido los más afectados.

Urzúa sostuvo que la molestia de la comunidad se enfoca en las autoridades, municipales y sanitarias que no han resuelto oportunamente este problema, de acuerdo a los plazos comprometidos desde 2015.

“Las autoridades dicen que todavía este incendio sigue activo porque hubo un fallo de la empresa en los cálculos de la composición del terrenos, donde echaron tierra para extinguirlo superficialmente pero sigue por debajo”, comentó.

A la espera de los análisis

El diputado por el distrito que comprende Puente Alto, el socialista Osvaldo Andrade,  dijo que el municipio ha acompañado el proceso, pero no ha sido un actor protagónico para evitar las consecuencias negativas a la población.

En esa línea, explicó que se han realizado gestiones para cerrar estos dos rellenos pero la decisión final no ha llegado. Por lo mismo, cuestionó la falta de una fiscalización más acuciosa para, por una parte, evitar que se sigan depositando materiales que no son escombros y, por otro lado, extinguir definitivamente el incendio subterráneo.

Desde el municipio de Puente Alto, la concejal, Carolaine Lara, informó que durante la tarde de este miércoles recibieron a expertos que tomaron muestras para medir la peligrosidad de las emanaciones en los sectores afectados y con esto pretenden determinar soluciones y responsabilidades.

“Van a acudir expertos de universidades para evaluar qué tan tóxicas son estas emanaciones. Sabemos que las personas que viven cerca se quejan de esto y es obvio por ese olor, pero tenemos que analizar técnicamente la situación. Se requiere de un informe que recién se va a solicitar desde el municipio”, indicó.

Con todo este cuadro, los vecinos desarrollaron la manifestación bajo la consigna “Por un aire limpio y no tóxico”. La acción ciudadana, que se realizó también en 2015 y 2016, tuvo como objetivo evitar la entrada de los camiones que transportan residuos tóxicos a los pozos, ubicados entre las calles Ejército Libertador y Bahía Fritz Roy de Puente Alto.

Cabe mencionar que este tipo de casos se ha observado en otras comunas como Til Til,  donde los vecinos han denunciado las graves consecuencias de contar con un vertedero en el sector y también han protagonizado manifestaciones en su rechazo.

Esto, luego que la comisión de evaluación ambiental de la Región Metropolitana aprobara en diciembre pasado el proyecto Centro Integral de Gestión de Residuos Industriales (CIGRI) que, según algunas estimaciones, recibiría el 75 por ciento de los residuos peligrosos de la región.