Diario y Radio U Chile

Año XII, 27 de mayo de 2020

Escritorio MENÚ

Salud en riesgo: experto advierte peligro de uso de antibióticos en los alimentos

El también profesor del New York Medical College, Felipe Cabello, conminó al Ministerio de Salud para que examine a los trabajadores del sector y sus familias que viven en la región de los Lagos.

Rodrigo Fuentes

  Jueves 29 de junio 2017 13:08 hrs. 





“El uso de antibióticos en la industria del salmón es un detalle menor, comparado con el problema de la desnutrición que existe en el mundo”. Así justificó el director Nacional del Servicio Nacional de Pesca  y Acuicultura, José Miguel Burgos, las críticas contra la industria del sector, cuestionada nacional e internacionalmente por el uso excesivo de fármacos para el cultivo de la especie.

El personero de gobierno realizó dichas declaraciones durante el seminario “Antibióticos en producción de alimentos – Salmón ¿Paciente terminal?”, el cual fue convocado por la Vicepresidencia del Senado y el Congreso del Futuro.

En la ocasión, expertos, representantes del Poder Ejecutivo y Legislativo, organismos de la sociedad civil y representantes de la  industria, discutieron la situación actual del uso de medicamentos en la producción de salmones.

En su intervención, el mandamás de Sernapesca profundizó en su defensa precisando que en Chile sólo se consumen 8 kilos de pescado per cápita al año, un detalle, indicó, comparado con los 43 kilos de pollo, 21 kilos de vacuno y 25 kilos de carne de cerdo que se comen en el país por año.

También argumentó que “las vías de contaminación y resistencia bacteriana por uso de drogas al interior de los hospitales son más directas que en la industria acuícola”, intentando desviar el problema de su sector.

Las declaraciones  de la autoridad causaron indignación por parte del Senador Guido Girardi, uno de los organizadores del seminario. El parlamentario PPD, refutó las palabras del director de Sernapesca y lo invitó a asistir a la Comisión de Salud de la Cámara Alta para que aclare sus argumentos.

Girardi anunció la presentación de un proyecto de ley que regula estrictamente el uso de antibióticos en la salmonicultura, reclamando la ausencia de una política nacional de fármacos en el uso de alimentos.

Al respecto el presidente de SalmonChile, Felipe Sandoval indicó que el abuso de antibióticos en la crianza de peces es un problema exclusivamente ético.  Sandoval, defendió su postura, basándose en informes de Sernapesca que advierten una disminución paulatina en el uso de fármacos.

Al respecto, el director de la ONG Ecoceanos, Juan Carlos Cárdenas, criticó las palabras del representante de la industria. Aseveró que el problema del abuso de antibióticos no es ético, sino que competen derechos sociales. Además cuestionó a Sernapesca por no mantener información pública, sobre fármacos utilizados y sus cantidades aplicadas por las empresas.

“El tema del uso abusivo de antibióticos no es un problema ético, es un problema de derechos vinculados con salud pública, medio ambiente, derechos de los consumidores, el rol del Estado en la regulación de la industria del salmón. Desde la sociedad civil, el derecho a acceder a información pública, base de cualquier sociedad democrática”, subrayó.

El profesor del New York Medical College y la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, Felipe Cabello, indicó  que los antimicrobianos son un problema global de salud pública e invitó a las autoridades sanitarias a examinar a los trabajadores del sector y sus familias, quienes estarían directamente afectados por el uso indiscriminado de antibióticos en la industria del salmón: “La zona de la región de Los Lagos es la que más consume antibióticos en Chile, sería interesante hacer una trabajo epidemiológico, ver cómo se comporta la flora normal de los trabajadores de la salmonicultura que manejan el alimento con antimicrobianos, y sus familias, ese es un estudio epidemiológico que debiera hacerse”.

Según el último informe sobre Uso de Antimicrobianos en la Salmonicultura Nacional, la acuicultura en Chile utilizó más de 500 toneladas de antibióticos entre 2014 y 2015, comparado con Noruega, principal país productor, que sólo utiliza 500 kilos por año.