Diario y Radio U Chile

Año XI, 9 de diciembre de 2019

Escritorio

Carlos Furche: “Ha habido mucha desinformación sobre la Reforma al Código de Aguas”

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile el ministro de Agricultura abordó los cuestionamientos a la iniciativa, principalmente desde parlamentarios y candidatos Chile Vamos, quienes han sostenido una serie de encuentros con sembradores, regantes y canalistas, por el proyecto que modifica la actual legislación.

Rodrigo Fuentes

  Jueves 9 de noviembre 2017 20:21 hrs. 
1434450425_auno391493

Una serie de reuniones masivas están realizando parlamentarios de Chile Vamos en diversas ciudades que se caracterizan por su producción agrícola en la zona centro sur del país.

En los encuentros, efectuados en plena campaña presidencial y parlamentaria, se difunden los eventuales menoscabos que afectarían a agricultores, regantes y canalistas, por el contenido que incluye la reforma al Código de Aguas que se discute en la Comisión de Agricultura del Senado.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el ministro de Agricultura, Carlos Furche desestimó los argumentos expresados por candidatos de oposición, quienes critican que exista un mayor rol del Estado como garante del recurso apuntando a que esto significará inminentes expropiaciones por derechos de uso.

“Eso es falso, uno naturalmente espera discrepancias de algún proyecto de ley en concreto, pero nosotros quisiéramos que el debate, la divergencia, se efectué sobre la base de que la modificación efectivamente propone y no de lo que se le atribuye, y de los fantasmas que se levantan sobre el proyecto. Desgraciadamente aquí ha habido mucha desinformación, mala información, deformación de lo que se plantea en la prenormativa, en ningún caso se esboza en los artículos, expropiación de ninguna naturaleza”, afirmó.

El proyecto que se encuentra en el Congreso desde el año 2012, busca modificar el concepto de derechos de aprovechamiento del recurso, prioridad de acceso al agua potable rural, priorizar su uso para subsistencia, el reconocimiento del derecho humano al agua como bien público, restringir el uso de ciertos derechos del recurso en situaciones de escasez y modificaciones en el tiempo de concesiones y caducidad, lo que a juicio de candidatos de RN y la UDI, será una expropiación del Estado.

En este sentido, el titular de Agricultura realizó un llamado a los pequeños productores rurales, regantes, canalistas y comunidades involucradas a informarse bien sobre los reales alcances de la normativa que fue comprometida por Michelle Bachelet en el discurso del 21 de mayo de 2014.

“El objetivo central del proyecto es establecer ciertas prioridades, consumo humano, desestimular la especulación con los derechos de agua, que es un bien cada vez más escaso, si el debate se hiciera en esos términos creo que la opinión pública tendría la posibilidad de hacer un debate informado y hacer su propia opinión”, argumentó.

El titular de Agricultura también comentó otro tema pendiente: el nuevo estatuto laboral agrícola. El secretario de Estado precisó que se está trabajando para que el proyecto se envíe al Congreso antes del término del mandato de la actual Presidenta.

Desde los gremios empresariales se ha pedido más tiempo para discutir sobre el denominado Estatuto del Temporero, que quedó afuera de la reforma laboral, lo que fue descartado por la autoridad.

“Es una decisión que se tomará en su momento, tenemos un acuerdo relativamente amplio, también existen cosas en las que no estamos de acuerdo, lo que no tiene nada de extraordinario, será el Congreso quien lo determine, y yo creo que el proyecto quedará presentado antes que concluya el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet”, detalló.

Cabe destacar que a raíz de la discusión del Estatuto del Temporero, se instauró una mesa laboral agrícola conformada por el Gobierno, trabajadores y empresarios del sector.

A partir de estas reuniones el Ejecutivo emitió un borrador del texto legal que incluye el derecho a la negociación colectiva de los trabajadores temporeros e indemnizaciones por cada mes trabajado una vez finalizado el contrato, entre otros aspectos que involucran a las personas de sectores rurales.