Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de diciembre de 2019

Escritorio

Ximena Ossandón: “No creo que me integre al comando de Piñera”

La diputada recién electa por el distrito 12°, y hermana del senador Manuel José Ossandón remarcó las diferencias que la separan de Sebastián Piñera. Además, analizó las carencias que tienen al abanderado de Chile Vamos acuñando términos como el de “centro social”, luego de la primera vuelta que le entregó una votación mucho menor a lo que decían las encuestas.

Nicolás Massai D.

  Miércoles 22 de noviembre 2017 13:48 hrs. 
Santiago, 19 Junio 2017.
Senador Manuel Jose Ossandon junto a su hermana Ximena Ossandon se refieren a las declaraciones del empresario Juan Jose Gana y a los antecedentes entregados por el SII.
Sergio Piña/Photosport

¿Van a apoyar a Sebastián Piñera?

Soy más cercana a su equipo que al de Alejandro Guillier. Apoyaré pero manteniendo mi diferencia. Yo siempre he dicho que representamos una derecha más social, que es diferente a la derecha económica que representa Sebastián Piñera. Esas diferencias no van a cambiar, independientemente del apoyo. Nosotros creemos que la gran falencia que tiene la derecha en este minuto es que todo se mira en términos económicos, y se ha dejado de pensar en las personas como seres humanos. El área sur representa esa derecha más social, que cree en el crecimiento económico pero que va a combatir la acumulación de riqueza solo en ciertos grupos económicos. Creemos que los delitos de cuello y corbata deben tener penas mucho mayores; creemos que la ley de pesca se debe cambiar.

¿Esta “derecha económica” no quiere cambiar eso?

No es que no lo quiera, pero al menos en su programa habla en términos muy generales. Nosotros no queremos que las cosas se analicen, queremos que las cosas se hagan desde ya. Cosas que sean bastante concretas, no estas cosas que permiten el juego de las palabras.

¿Esa diferencia marcará el énfasis con el que van a apoyar la campaña de Piñera tanto usted como su hermano?

Yo creo que eso es lo que le falta a Sebastián Piñera para poder ganar. Para allá tiene que crecer. Cuando tú tienes un eslogan que dice que vienen tiempos mejores, la pregunta es para quiénes son los tiempos mejores, y te diría que hay mucha gente que se pregunta eso, y sobre todo gente que nosotros representamos. ¿Son para todos? ¿O los tiempos mejores son para los mismos de siempre? Esa es la barrera que Sebastián Piñera tiene que operar.

Entonces claro que eso marcará el énfasis en el apoyo público que le darán a Piñera, es decir, usted no se va a sumar a su comando…

Yo en lo personal estoy viendo apoderados, conversando con mucha gente en Puente Alto y estoy haciendo un trabajo. No creo que me integre al comando, porque uno tiene que ser sumamente consecuente. Todavía hay diálogos que se tienen que realizar. Curiosamente hoy hablan en los diarios para que Ossandón se integre luego, porque saben que les hace falta. Lo que pasa es que se marearon un poquitito con el tema de las encuestas y no supieron descifrar lo que la calle estaba diciendo, y confiaron en que solo podían salir con el apoyo que sacara José Antonio Kast, pero se dieron cuenta que la suma no alcanza. Es recontra importante que la derecha tenga este perfil solidario. Hoy en día necesitamos que eso no esté solo en el discurso sino que en los hechos. Por ejemplo, cuando tú planeas un metro para La Pintana, y lo planteas como el anexo de una línea, tú comprenderás que ahí faltó un poco de sentido social. Porque sí, ahí hay metro, pero si para ir y volver de tu trabajo te tienes que dar una vuelta gigante, no les estás dando una solución a esas personas. Cuando tú desarrollas una política así hay que ponerse en los pies de la persona que lo reciben, no en el que está lejos y lo encuentra estupendo. Es como cuando dijeron que se habían terminado las listas de espera y la gente seguía en listas de espera, pero había que estar en el Sótero del Río para saberlo.

La pérdida en la presidencial de Piñera significaría el triunfo de esta tesis de la “derecha social”?

Cualquier movimiento, partido o persona que se mete en política, si no tiene el aspecto social, es un desastre. Y efectivamente la derecha en algunos tiempos sí la tuvo, y lo importante es no perderla, no caer en esa tranquilidad económica. Lo económico es súper importante, pero la familia necesita más que la economía.

¿Esta “derecha económica” ha mirado en menos a esta tildada como “derecha social”?

No todo el mundo. Yo creo que ahora están más asustados. Se están dando cuenta de que la derecha social es fundamental; es lo que nos falta y lo que nos complementa, es lo que realmente justifica que estemos en política.

¿En ese sentido ustedes estarían en una posición favorable para negociar?

Hemos trabajado todo el tiempo. Además hemos sido consecuentes; hemos mantenido nuestras posiciones incluso con costos políticos. Nunca pensamos que sacaríamos tanta vocación en un lugar donde, por ejemplo, teníamos a un alcalde Carter (La Florida) enrabiado con nosotros, que hizo una campaña de desprestigio hacia mí. Nosotros bajo ninguna circunstancia estamos hablando de proyectos personales. Manuel José fue a primarias, sabiendo que debía llegar hasta el final, pero dijo que no iba a dividir a la derecha. Nos las vamos a jugar pero no por recados a través del diario, sino que por llamadas personales donde existan conversaciones profundas, donde existan autocríticas que te den garantías de que esa cosa social de verdad va a ser el sello del Gobierno.

¿Manuel José Ossandón ha recibido alguna llamada directa por parte de Sebastián Piñera?

Mira, yo no voy a hablar por Manuel José, no tengo idea lo que habrá pasado en las últimas horas, pero no la ha recibido, y yo misma puse la palabra directa, porque aquí no deben haber intermediario. El presidente va a ser Sebastián Piñera, nadie más, todo el equipo que está detrás tiene la vulnerabilidad de ser cambiados en cualquier minuto. La conversación tiene que ser privada entre ellos.