Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Jaime Bellolio: “Piñera ha asumido más riesgos y a veces se puede equivocar”

El diputado UDI se refirió al escenario de segunda vuelta y afirmó que los errores que ha manifestado el candidato de Chile Vamos se deben a que ha asumidos mayores riesgos durante la campaña. “Cuando tienes que defenderte de una campaña del terror tan intensa como la que se ha visto, ocupas tu tiempo en defenderte y no en promover ideas”, señaló.

P. Campos y C. Medrano

  Lunes 11 de diciembre 2017 12:20 hrs. 

“El resultado de Piñera en primera vuelta no fue un fracaso, lideró en todas las regiones de Chile y eso no es menor”, afirmó el diputado de la UDI Jaime Bellolio respecto del escenario electoral que se prevé para la segunda vuelta presidencial de este domingo 17 de diciembre.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, Bellolio, que además representa la renovación política de su partido, celebró la incorporación de figuras a esta segunda vuelta como Manuel José Ossandón y José Antonio Kast, junto con señalar que en particular el senador otorga una social visión que el gremialismo ha perdido. Esto porque a juicio del parlamentario, la UDI se olvidó de hablarle a los ciudadanos de clase media, algo que los había en el pasado cuando se acuñó el término “Derecha popular”, por ejemplo.

¿Cuál es su postura respecto de la derecha social?

Primero, celebrar el hecho que tanto Manuel José Ossandón como José Antonio Kast se hayan sumado a la campaña, porque hay un proyecto de país que queremos lograr y por supuesto hay diversidad. Una de las mejores cosas que hizo Ossandón cuando fue alcalde Bernardo y ahí Ossandón junto al alcalde Codina tienen una buena imagen porque ellos se saben poner en su lugar. El senador ha ayudado a que el mensaje de Sebastián Piñera se le saque la campaña del terror que ha hecho la izquierda y que necesitaban una interlocución distinta de la centro derecha, por eso la celebro y la apuesta a futuro no solo es ganar la elección sino crear un proyecto país. No les estoy echando la culpa a las personas, pero se necesitan más ideas y eso es lo que aporta Ossandón.

¿Qué pasa con la UDI porque hay algo de esta sintonía que la ciudadanía no siente y que se reflejó en la menor votación que sacó el partido?

No es primera vez que estamos en una situación similar, porque en el 91 también era mayoría Renovación Nacional, en esa época la UDI tuvo una mirada popular que hemos perdido. ¿Qué significaba esa mirada?, disputar el monopolio en las poblaciones de la izquierda. Pero ¿qué ocurrió? Hoy esas personas son familias de clase media y durante mucho rato dejamos de hablarles. Lo que ha hecho Ossandón es hablarles a esas personas. En la primaria Felipe Kast sacó muchos votos de gente joven, y obvio que hay una reflexión proveniente de los partidos mismos. Lo más propio de la política es que cuando se ve solo la disputa de cargos, se termina aspirando solo al poder, pero la concepción de fondo es ver el tipo de estado que queremos. Anteriormente RN y la UDI solo se juntaban en épocas electorales, hoy ya no, trabajamos más unidos y eso para la UDI es un desafío, de que sea quien sea ganador el próximo domingo, qué quiere hacer la  UDI en ese gobierno y esa reflexión nos falta, y hay que hacerla sí o sí después de las elecciones.

El liderazgo que usted representa al interior del partido, ¿cómo ha sido escuchado?

La principal crítica que hemos hecho tiene que ver con esto que te acabo de mencionar, el para qué uno está en política. A mí me interesa la discusión ideológica, la que pone las convicciones por delante, y ahí es cuando la identidad de los partidos está en disputa, son identidades que han ido cambiando, las ideologías omnicomprensivas ya están en retirada y hoy las personas piensan más como un mosaico. Hay algunos que siguen en esa lógica pero son escasos frente a esos cambios. La pregunta es cómo queremos construir para los próximos veinte años, esa es mi principal crítica a la actual directiva y para eso se requiere una reflexión en serio, que defina cómo los principios que fundaron la UDI tienen vigencia en la actualidad. Hemos estado ausentes de esa discusión y sin duda eso le da vida e identidad a un partido.

¿Existe más que una esperanza de ser oídos?

Yo espero que sí, en eso estamos algunos y disputamos internamente por eso, porque estamos convencidos que el adversario es la nueva izquierda y el Frente Amplio, aunque muchos decían que yo los estaba inflando porque me juntaba con ellos. Desde la perspectiva nuestra, una autocrítica es que la gente joven de centro derecha, o no participa o se va a Evopoli y la pregunta es por qué está pasando eso.

¿La gente joven no está percibiendo a la UDI como un referente? ¿Usted ve en ese partido una posible nueva casa política?

Yo obviamente tengo buenas relaciones con Evopoli y cómo te decía la identidad al interior de los partidos es clave y nosotros estamos trabajando esa identidad. Nosotros creemos que sí se puede, la UDI tiene una identidad muy fuerte y hay que recuperar el sentido de lo popular y podemos hablar después del 17 para ver los pasos a seguir, de qué es lo que ocurre, o si no hay recepción a los cambios, pero para eso todavía nos queda. Si mis ideas tienen acogida, también se verá más adelante.

¿Fue un fracaso el resultado electoral de Sebastián Piñera?

No, no lo creo porque Sebastian Piñera fue el primero en todas las regiones de Chile. Las expectativas estaban puestas en otra cosa. Hubo gente que decía que podíamos ganar en primera vuelta. Ese error es súper clave, ese es un error que es profundo, después habrá tiempo para hacer esa autocrítica. La sorpresa la dio el Frente Amplio, pero ahora Guillier necesita sumar 28 puntos y en ese escenario el FA cobra un factor relevante, al igual que los votos de José Antonio Kast. En términos de conformación de la Cámara a Chile Vamos le fue bien, queríamos la mayoría, pero sacar esos 72 diputados es bueno porque da cierta gobernabilidad en los proyectos que puede presentar Piñera, con la consciencia de la necesidad de llegar a acuerdos porque nadie tiene la mayoría.

¿Siente que comunicacionalmente ese escenario triunfalista resintió al conglomerado de cara al balotaje?

Yo, como buen colocolino, creo que uno nunca tiene que celebrar los campeonatos antes de ganarlos, entonces, cuando pasa lo contrario se asume menos actividad de la que deberíamos haber hecho y en esta segunda vuelta Sebastián Piñera ha asumido más riesgos y eso me gusta. Obviamente como es riesgoso a veces se puede equivocar, pero creo que ha sido una buena segunda vuelta para Piñera.

¿No siente que tiene algo que ver, en esta campaña del terror que ustedes denuncian, elementos como la acusación de los votos marcados?

Él mismo reconoció que fue un error, porque una cosa es que haya acusaciones pero eso no significa que acá hubo un fraude, ahora, debió matizarlo más sí, pero lo reconoció como tal. Uno asume riesgos, pero hubo una campaña del terror brutal en contra de Sebastián Piñera, con mentiras, entonces, uno tiene que estar defendiéndose de acusaciones en vez de promover ideas. Creo que Guillier quiere sacarse un 7 frente a los partidos, pero Piñera ha puesto en relevancia los temas ciudadanos

¿En este escenario qué rol juega el cambio constitucional?

Nosotros hicimos una propuesta constitucional cuando se discutieron los encuentros locales. Chile Vamos hizo una propuesta, aunque no creemos que sea la solución a todos los problemas. Yo me pregunto ¿qué es lo nuevo en esta discusión? porque ésta Constitución tiene la firma de Ricardo Lagos y supuestamente dice que nos une, que no nos divide, ¿qué se puede hacer con la nueva Constitución?, solo escribir derechos sociales pensando que eso se traduce en políticas y eso no es cierto. Me encantaría avanzar en descentralización pero no creemos que la vía sea la Asamblea Constituyente.

¿Consideran la alternativa de preguntar este tema a la ciudadanía vía plebiscito?

Me gusta más bien al revés, que se haga una Constitución y que esa sea refrendada en la ciudadanía. La lógica de la asamblea es ilusoria y los ejemplos en Latinoamérica demuestran que juega en contra de quienes lo promueven.