Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de enero de 2020

Escritorio MENÚ

Agustín Squella: “Wanderers es el reflejo de los males de Valparaíso”

El Premio Nacional de Ciencias Sociales e hincha declarado de Santiago Wanderers lamentó el descenso del decano a Primera B y aseguró que esta situación es un reflejo de lo que vive la ciudad de Valparaíso

Claudio Medrano

  Viernes 22 de diciembre 2017 12:18 hrs. 

“Wanderers tiene mucho de Valparaíso y Valparaíso tiene mucho de Santiago Wanderers”, afirmó el académico y Premio Nacional de Ciencias Sociales, Agustín Squella, respecto del descenso de su equipo a la Primera División B del fútbol chileno luego de caer por penales ante Unión La Calera.

El autor del libro “Soy de Wanderers” explicó que esto es la coronación de un proceso de decadencia que comenzó hace más de diez años y que va en paralelo de los problemas de diverso tipo que ha afrontado en el último tiempo el principal puerto del país.

¿Cómo vivió este descenso?

Lo viví, y aunque sea un cliché, como una crónica de una muerte anunciada. Lo que ocurrió anoche no tiene que ver con los penales o el error del arquero. Tiene que ver con un proceso que dura más de diez años, en que tenemos como propietaria del club a una SA crónicamente deficitaria. Con un controlador que no solo cobra lo que la Sociedad debe, sino que ha estado muy cerca de pedir la quiebra. Y en los deportico hemos tenido equipos muy débiles que solo jugaban a no descender y como se sabe, cuando se juega a no descender se termina descendiendo. Yo relaciono esto con Valparaíso, donde todos los problemas se transforman en conflictos y van a parar a los Tribunales, esa incapacidad de los agentes públicos y privados de Valparaíso, tiene que ver con esa mentalidad porteña que afectó a Wanderers. Valparaíso hace rato se me transformó en algo abrumador, por la incapacidad de resolver los conflictos conversando y esto lo digo con pena y un poco de ira.

Esto explicaría esta situación tan curiosa de Santiago Wanderers que no logra consolidarse a nivel deportivo con todo lo que representa.

Hace rato Valparaíso viene cuesta abajo, es cierto que tenemos una administración nueva, con agentes públicos con mejores ideas, pero con no poca terquedad para enfrentar algunos temas de la ciudad. De Valparaíso siempre se dice que es una ciudad mágica, no estoy de acuerdo con eso, Valparaíso es una ciudad loca disparatada y eso que puede ser un bien, nos juega en contra. Wanderers sigue esa suerte, se parece mucho Valparaíso a Wanderers y viceversa. Esta sensación de decadencia, de frustración, de desaliento que acompaña ver cómo una ciudad decae y su equipo también, es difícil de sobrellevar. Pero las cosas cambian y es de esperar que mejore tanto en Valparaíso como en Wanderers.

¿Qué tanto han influido las SADP en la situación de Wanderers?

No sé si el esquema anterior era mejor, lo que sí me parece que las SA tienen que ser abiertas y no cerradas. ¿Por qué no cualquier hincha puede tener acciones del equipo de su preferencia? Esto va de la mano de que el fútbol se transformó en una industria que mueve mucho dinero. Se acabó eso del amor a la camiseta, la camiseta ahora solo la llevan los hinchas. Pero no es raro que el fútbol se haya transformado en un negocio si todo es un negocio, la salud, la educación, todo es una oportunidad de negocio, vea usted la paradoja, Wanderers gana la Copa Chile y ahora la vamos a pasear por los potreros. Vamos a jugar en Primera B con la Copa Chile en los brazos. Esa paradoja tiene que ver con Valparaíso, la cumbre y el abismo, la inestabilidad. Se merecen para bien Wanderers y Valparaíso, pero también se merecen para mal.

Esta paradoja que vive Wanderers se manifiesta en el hecho que el próximo año jugarán la Copa Libertadores y el torneo de Primera B.

Es una encrucijada muy difícil de resolver porque para ir a Primera B lo que razonablemente se tendría que hacer es vender a los 3 o 4 jugadores destacados que tenemos y resignarse a tener una plantilla más baja, pero si usted sabe que jugará la Copa Libertadores hay que hacer todo lo contrario. ¿Qué se va a hacer ahora?, mire usted que es disparatada esa encrucijada pero en eso estamos. Afortunadamente no soy yo quien tiene que tomar ese tipo de decisiones.