Diario y Radio U Chile

Año XII, 20 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Futuro ministro de Agricultura reconoció saber “poco” del convenio 169

Antonio Walker, quien será parte del gabinete de Sebastián Piñera, afirmó que enfocaría su gestión en desarrollar un pueblo mapuche, pero señaló no estar interiorizado sobre una de las herramientas fundamentales del pueblo originario para reclamar sus tierras.

Maximiliano Alarcón

  Miércoles 24 de enero 2018 14:52 hrs. 
antonio walker





De las pocas caras nuevas que presentó Sebastián Piñera el martes que lo acompañarán en su futuro gabinete, destacó el nombre de Antonio Walker Prieto, hermano de los parlamentarios Ignacio, Patricio y Matías, los tres de la democracia cristiana.

Él tomó un camino distinto y se posicionó en Chile Vamos, acompañando de cerca al presidente electo durante su campaña. El próximo mandatario le encomendó hacerse cargo del Ministerio de Agricultura, rubro que conoce muy bien, puesto que es técnico agrícola.

Entre los desafíos que se propone, según señaló a El Mercurio, está el desarrollar un plan enfocado en el pueblo mapuche: “Me encantaría empezar con una gran granja demostrativa en la IX región. Queremos mostrarle al pueblo mapuche la agricultura moderna, pujante, grande y tecnológica”, dijo al matutino.

Resulta paradójico que ponga el foco en los mapuches, puesto que al conversar con nuestro medio luego del acto en que fue presentado, Walker afirmó tener desconocimiento respecto de uno de los puntos fundamentales que entrega la institucionalidad al pueblo originario, el convenio 169 de la OIT.

Durante las últimas semanas, a raíz de un comentario del diputado electo de Evópoli por La Araucanía, Andrés Molina, se ha especulado con la posibilidad de que el gobierno de Sebastián Piñera no renueve la suscripción al acuerdo internacional, el que se traduce como la herramienta de los pueblos indígenas para reclamar tierras bajo el argumento de la pertenencia ancestral. Por lo mismo, buscamos la opinión de distintos personajes que estarán en el gobierno.

¿Qué nos dijo Walker?:

–No hablemos sobre la base de especulaciones, esperemos a que las cosas pasen.

–Pero…

–Sí, es todo muy importante. Vamos a tener mucho tiempo para conversar, pero no estoy interiorizado en lo que tú me cuentas y te agradezco que me cuentes para informarme del tema.

–¿Pero conoce el convenio?

–Poco. Vamos a tener que ponernos a estudiar. Yo vengo del campo, del mundo rural, ahora hay que ponerse a estudiar y a ver todos estos temas que son tan importantes.

Si bien es preocupante que el designado en el Ministerio de Agricultura no maneje una materia fundamental para el desarrollo de la vida diaria de los mapuches que viven en zonas rurales, el que además es pilar en el proceso de recuperación histórica de tierras, tendrá tiempo para estudiar. En 2019 vence el tratado y dependerá del presidente Piñera, luego de conversar con asesores y ministros, determinar si actualiza la firma o no.

Indudablemente el convenio 169 de la OIT es fundamental en el contexto de nuestro país, donde los mapuches tan sólo son uno de los pueblos que se amparan en dicho recurso para recuperar sus tierras. Esto afecta también en el ámbito político gubernamental, puesto que de no contar con la herramienta, la situación de conflicto entre el Estado y el pueblo originario podría agudizarse.

Consultado sobre esto, Andrés Chadwick, quien será ministro del Interior y Seguridad Pública, evadió una opinión concreta sobre el tema.

“No puedo adelantar ninguna opinión porque es un tema que tiene que definir el presidente de la República, pero no ha estado dentro de los temas de estudio. En ese tipo de materias, se trata de un tratado internacional, le corresponde al presidente tomar decisiones que involucran la política internacional del país”, dijo.

El convenio que fue suscrito en 2008 durante el primer gobierno de Michelle Bachelet es defendido tanto por los pueblos originarios como por especialistas de la academia, mientras que el diputado electo Andrés Molina, junto con la Multigremial de La Araucanía, agrupación de empresarios de la zona, son los detractores que han surgido hasta ahora.