Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Un rito del pueblo selk’nam llega al teatro más famoso de Holanda

Antes del Hain es una pieza del poeta penquista Nicolás Barría y el compositor holandés Imre Ploeg. La estrenó el Coro de Cámara de Estudiantes de ese país, que este fin de semana finaliza una gira de nueve fechas en el imponente Concertgebouw.

Rodrigo Alarcón

  Jueves 1 de marzo 2018 16:52 hrs. 





En la noche de este sábado, en la por estos días gélida Amsterdam, se realizará el último de los nueve conciertos que contemplaba la gira del Coro de Cámara de Estudiantes de Holanda. Será en una de las tres salas del majestuoso Concertgebouw, con un programa inspirado en Guerra y paz de León Tolstói, con obras de autores tan diversos como Arnold Schönberg, Olivier Messiaen y los suecos ABBA.

En ese programa destaca también la obra de un penquista llamado Nicolás Barría (1988): Antes del Hain es una pieza para coro, solistas, percusión y arpa, que el compositor holandés Imre Ploeg compuso con un texto que remite a esa ceremonia del pueblo selk’nam, escrito por el profesor de la Universidad de Concepción, con estudios de magíster en Literaturas Hispánicas en la misma institución.

“Más que una canción, es como un ritual”, explica Barría, quien acaba de volver a Chile luego de participar de los ensayos y asistir a las primeras presentaciones, que se iniciaron en Rotterdam y finalizan este fin de semana en Wageningen, Utrecht y Amsterdam.

La pieza, que se extiende por cerca de diez minutos, será incluida también en el disco que recogerá las actuaciones y “es una mezcla de música clásica europea con ritmos latinoamericanos y con un fondo tribal”, describe el escritor chileno.

“Los cantantes están ubicados de la misma forma en que se realizaba el Hain. Todas las mujeres están en la parte de atrás, cantando la primera parte de la canción; los hombres están ubicados a los lados, en círculos, cantándose a ellos mismos y tratando de simular el canto de las mujeres, entonces hay como un eco fallido de los hombres hacia las mujeres, cómo los hombres trataron de impostar un ritual que en realidad era femenino. Finalmente, aparece un solista que es como la llave maestra, que es un cantante hombre pero con voz de mujer. Él reconecta lo masculino con lo femenino”, explica.

No es la primera vez que Nicolás Barría colabora con Imre Ploeg. A fines de 2016, el Coro de Cámara JIP presentó también en Holanda una composición en cuatro partes titulada Réquiem de la luz, con textos suyos y música de Ploeg junto a su hermano Jonathan, su compatriota Diederik ten Böhmer y el islandés Bjarni Gudmundsson.

Con el tercero de ellos, justamente, fue que Barría abrió su relación con Holanda: cuando se conocieron, colaboraron en la musicalización del poema “La risa del mudo”.

Esta vez, Antes del Hain parte en la obra de Tolstói pero se sitúa desde este lado del mundo: “Lo más lógico era hablar de colonialismo y, en particular, decido hablar de los selk’nam porque soy de Chile Chico, de la Patagonia”, dice Barría.

Según explica, “las guerras mundiales fueron un marco para este evento holandés y es interesante que los selk’nam justamente desaparecen al comienzo de la Primera Guerra Mundial. Era interesante mostrar esta suerte de esoterismo feminista, una explicación sobre un pasado matriarcal de la humanidad, vinculado además al chamanismo, a los poderes de la naturaleza”.

“El Hain es un ritual que nos permitía hablar de todas estas cosas simultáneamente: la relación entre la humanidad y la naturaleza, la relación entre hombre y mujeres y, principalmente, la relación que se establece entre los pueblos originarios latinoamericanos y Europa”, añade.

¿Se escuchará alguna vez la pieza en Chile? A Nicolás Barría le gustaría que fuera interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción, pero admite que todavía no ha tenido conversaciones para que eso ocurra. “Igual yo presento mis obras como conciertos de poesía, así que de todas maneras va a ser presentada en un formato poético musical”, concluye.