Diario y Radio U Chile

Año XI, 7 de diciembre de 2019

Escritorio

Inclusión, seguridad y migración, los focos de Karla Rubilar en la Intendencia

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, la recién asumida autoridad asegura que es fundamental trabajar codo a codo con los municipios para poder reducir las brechas de desigualdad en las comunas de la Región Metropolitana. Una de sus medidas, por ejemplo, será la de acelerar los nuevos trazados del Metro de Santiago.

Paula Campos

  Jueves 15 de marzo 2018 14:49 hrs. 
rubilar

Mientras en Valparaíso ocurría el cambio de mando entre la saliente administración y Sebastián Piñera, en Santiago Karla Rubilar asumía como la jefa de la Región Metropolita, atrás de ella quedaba la imagen de Claudio Orrego, demócrata cristiano cuya gestión estuvo marcada por hechos como las marchas que no podían pasar por el frontis del palacio de Gobierno, el incendio en el vertedero de Santa Marta, o la molestia de los vecinos por la recién pasada Fórmula E.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, la ex diputada planteó los desafíos y prioridades de su mandato.

¿Cómo va a enfrentar la desigualdad de las comunas, uno de los temas centrales en la Región Metropolitana?

Nuestra región es maravillosa, pero también con mucha diferencia entre comunas. Tenemos comunas que se parecen mucho a cualquier país desarrollado y otras muy vulnerables, con mucha pobreza. Uno de los primeros mandatos del Presidente Piñera es, justamente, disminuir esa brecha de desigualdad, avanzar en equidad y, obviamente, nivelar hacia arriba.

También tenemos 18 comunas rurales, que pasan desapercibidas. En ellas, por ejemplo, tenemos un enorme potencial turístico. Sin embargo, Santiago se ha convertido en un lugar de paso para los turistas, quienes vienen y se quedan un día, para luego moverse al sur o al norte de nuestro país. Ahí tenemos un sector que reforzar con la Subsecretaría de Turismo, hoy encabezada por la ex diputada Mónica Zalaquett.

Además, está el desafío de construir una ciudad más inclusiva para niños y ancianos, por ejemplo. El tema de las áreas verdes es importante de trabajar, queremos mirarlos con detención, porque en nuestros parques, en nuestros cerros islas, tenemos la potencialidad de construirlos como espacios familiares, para que se genere menos desigualdad. El problema aquí es evidente: cuando vemos áreas verdes del sector oriente de Santiago, versus los norponientes, encontramos diferencias abismales. Ahí hay que avanzar.

El eje de seguridad. El presidente lo ha dicho, ha sido claro. No es posible disfrutar la ciudad si no nos sentimos seguros. En este ámbito, la Intendencia tiene un rol de coordinación que asumir, también de coayuda a los municipios.

Otros temas que abordar son menos fáciles, pero no podemos seguir escondiendo bajo la alfombra. Migración y comercio ambulante, por ejemplo, donde tenemos que ir trabajando en conjunto para encontrar soluciones para todos los santiaguinos.

La desigualdad también está marcada por el servicio de transporte público ¿cuáles son sus focos en este tema?

Lamentablemente tenemos un servicio de transporte público que está colapsado, que quita mucho tiempo de reunión entre familias por los largos desplazamientos. Debemos hacer un trabajo conjunto con el ministerio de Transporte para mirar detenidamente cómo mejoramos los tiempos y el acceso al transporte; ver el desarrollo de Metro. Ya tenemos una reunión con sus autoridades para ver cómo podemos aumentar las líneas a la brevedad, esperamos a fin de año tener la línea 3 inaugurada, lo que va a contribuir; además hay que mirar los corredores, se ha demorado muchísimo en su construcción, lo que ha generado daños en el comercio aledaño, en el transporte público… todo esto lo veremos con Gloria Hutt porque entendemos que aquí tenemos un problema grave que no hemos podido solucionar y que, además, tiene un subsidio estatal muy alto, pese a lo cual no hemos podido entregar un mejor servicio.

¿Qué pasa con el Plan de Descontaminación? Este es otro punto de la desigualdad…

Tenemos un año muy difícil por el tema de la influenza, por eso estamos reforzando la campaña de vacunación. Nuestra población vulnerable tiene riesgo de tener, lamentablemente, de un colapso en invierno. Si a esto le agregamos el problema de contaminación, donde han ido disminuyendo los episodios críticos, pero siguen siendo muchos en el año, hay falta de fiscalización.

Tenemos un plan de descontaminación nuevo el que no sabemos cómo se va a fiscalizar, hay restricción de catalíticos desde 2012 para atrás y no sabemos cómo se va a cumplir y si impacta o no en la descontaminación o solo es un proceso de descongestión de la ciudad. Temas pendientes en los que la ministra de Medio Ambiente está ya trabajando.

Hay demasiadas cosas pendientes y demasiados temas en blanco que pueden poner en riesgo a nuestra población por el tema de la contaminación.

En las comunas rurales hay una sensación creciente de ser utilizadas como “basureros” del mundo urbano de la región ¿Cómo se gestiona la molestia y se trabaja para que, por ejemplo, los vertederos no sigan siendo un foco de conflicto social?

Desde Til Til ya nos han comentado de lo que ocurre en la comuna, una zona de sacrificio. La próxima semana iremos a visitar el municipio. Además de eso, está el vertedero de Popeta en Melipilla que está claramente colapsado; el relleno de Santa Marta que hay que ver cómo gestionarlo después del incendio… a la basura hay que empezar a pensarla no solo desde los rellenos sanitarios, hay que buscar otras soluciones para que la desigualdad no sea el sello en la gestión de los recursos. Avanzar hacia los sectores más rurales cuando ellos tienen otros problemas como conectividad, agua, alcantarillado, no puede ser el modelo.

La reunión que tuvimos con el subsecretario de Desarrollo Social tuvo su centro en el tema de la basura. Entendemos que esto supera el nivel de la intendencia, que debe ser una política de gobierno central y es algo en lo que hay que trabajar. Probablemente no lo vamos a solucionar en estos años, pero si debemos tener una política que en el mediano plazo permita no seguir repitiendo estos problemas, lograr construir una mirada de ciudad con reciclaje, plantas de reciclaje, potenciar energía a través de los residuos, etc.

Las puertas abiertas de la Intendencia

¿Cómo se coordina una promesa de puertas abiertas cuando en Santiago se concentra el gran número de marchas y manifestaciones del país?

Es un tema de preocupación. Entendemos el derecho a la manifestación y lo respetamos. El Presidente ha sido claro, el diálogo y la conversación es la tónica de su gobierno. Le pedimos a nuestros manifestantes que entendamos que debemos sentarnos a conversar entre todos para coordinar que, con las manifestaciones, no se altere la vida de los 2 y medio millones de personas que recorren el centro de la ciudad y que quieren hacer su vida normal. Hay que tratar de conjugar entre el Municipio, la Intendencia y los manifestantes un trazado que permita que en la noche la noticia sea la reivindicación de los marchantes y no la violencia. Para eso hay que conversar.

¿Está descartado el que las marchas puedan pasar por el frontis de La Moneda?

Nosotros no tenemos descartado nada. Cada marcha es una marcha en sí misma. Lo que tenemos que hacer es mirar con detención y conversar. Entendemos la importancia del símbolo de lo que es pasar por La Moneda, pero depende de qué manifestación estamos hablando, de qué condiciones de seguridad se entregan, de qué contenidos… hay que mirar los detalles. El llamado a quienes quieran organizar estas grandes marchas es que nos sentemos con tiempo a discutir los detalles.

Migrantes

¿Cómo se van a abordar la situación de migración y la relación con el comercio ambulante durante su gestión?

Nos vamos a reunir con los municipios con mayor cantidad de representación de migrantes, la idea es escuchar y trabajar mancomunadamente. Les vamos a pedir que nos entreguen un listado de propuestas para que empecemos a trabajar el tema de la migración de la mejor manera posible.