Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 29 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Organizaciones denuncian complicidad del Gobierno en desastre de Trainel

Anunciaron el inicio de una campaña informativa nacional e internacional, para boicotear el consumo y las exportaciones de salmón producido en las costas de la península de Chiloé.

Rodrigo Fuentes

  Martes 3 de abril 2018 17:55 hrs. 
rio trainel


Organizaciones sociales, medioambientales y pueblos originarios denunciaron complicidad del Gobierno en la contaminación química y biológica que afecta a las aguas de la península de Chiloé.

La isla se encuentra afectada por una nueva crisis sanitaria – ambiental provocada por la industria de cultivo de salmones. Al menos 10 mil litros de pintura tóxica anti – fouling, destinada a limpiar las redes de organismos marinos, fueron vertidas en el río Trainel, afluente del lago Huillinco – Cucao, comuna de Chonchi.

El directo de la ONG Ecocéanos, Juan Carlos Cárdenas criticó el actuar del Ejecutivo. Precisó que no ha dado a conocer información alguna sobre las reales consecuencias del líquido tóxico derramado, ni un catastro con las más de mil empresas del rubro que utilizan el químico en Chiloé.

“Lo único que hay que hacer es aplicar la ley y el Ejecutivo no la está aplicando, porque en Chiloé, Aysén y Magallanes, la industria salmonera tiene una relación casi carnal con el Gobierno regional. Todavía no se sabe cuál es la empresa mandate, a cargo de los 10 mil litros de pintura. Existe una indolencia absoluta de la ministra, de protección a la industria e incompetencia, esta secretaria de Estado no tiene idea de los temas ambientales”, afirmó.

Organizaciones sociales, ecologistas y de la península de Chiloé se reunieron en el ministerio de Medio Ambiente, donde entregaron un petitorio a la ministra del ramo Marcela Cubillos. Esto, -precisaron- ante la reiterada negativa de la autoridad de reunirse con las comunidades locales y ONGs.

El documento demanda al Ejecutivo la aplicación de una moratoria nacional para impedir la expansión de la industria del salmón en la zona, eliminación de los centros de cultivo adyacentes a parques nacionales, prohibición del uso masivo de antibióticos y el rechazo al consumo de salmón químico proveniente de los cultivos, entre otras peticiones.

El director de Ecocéanos, Juan Carlos Cárdenas adelantó que el propósito es presionar a la industria, por lo que se está trabajando en una campaña nacional e internacional para boicotear la salmonicultura en Chiloé.

“Posteriormente vamos a iniciar un llamado a boicot a nivel internacional, ya existe contacto con senadores del Estado de Washington, quienes acaban de prohibir los centros de cultivo en la zona costera, esa condición abre posibilidades para que las exportaciones al mercado norteamericano comiencen a ser revisadas en cuanto a procedimientos ambientales y sanitarios, además de solicitar un boicot al consumo de salmón en dicho mercado, además en el argentino y brasileño”, argumentó.

El intendente de la región de Los Lagos, Harry Jurgensen, expresó recientemente que la emergencia está controlada.  Sin embargo, la directora ejecutiva del Centro de Investigación Cetácea, Elsa Cabrera criticó los dichos de la autoridad local. Denunció que el tema se ha manejado con absoluto hermetismo por parte del Ejecutivo, además precisó que los devastadores efectos del químico aún no están definidos y no descartó que el desastre sea mayor al sucedido después del naufragio de una embarcación en las costas de la comuna de Chonchi en octubre del año pasado, donde el barco de transporte derramó toneladas de salmones descompuestos.

“En un crimen ambiental de las empresas salmoneras que operan en la isla, en complicidad con las autoridades que realmente no tienen ninguna voluntad para regular la industria y hacerla sustentable. Aún no dimensionamos el daño que esto está provocando en espacios pequeños, donde va el caudal del rio y después llega a un lago, un espacio más cerrado, creemos que los impactos negativos podrían ser aún mayores que anteriores desastres producidos por la salmonicultura en Chiloé. Esto también afecta la imagen país, Chile ha sido destacado como uno de los destinos internacionales más importantes por su naturaleza y esto a mí me parece que es puro lavado de imagen”, afirmó.

Cerca de 40 familias afectadas en la península se encuentran sin agua debido a que mantenían captaciones en el sector contaminado con la pintura tóxica.

Finalmente, para este miércoles, organizaciones de la isla de Chiloé convocaron a una manifestación en la plaza de Castro, donde además entregarán una carta a las autoridades locales repudiando los hechos y expresando su malestar por cómo se ha manejado el nuevo episodio de contaminación que afecta a la zona.