Diario y Radio U Chile

Año XI, 5 de diciembre de 2019

Escritorio

¿Privado o estatal?: trenes reabren debate sobre concesiones

Algunos prefieren un sistema mixto, con participación de ambos agentes, y otros se inclinan solo por una de estas dos opciones. Todo ante el resurgimiento de este medio de transporte.

Nicolás Massai D.

  Sábado 7 de abril 2018 9:53 hrs. 
EFE

Bastó un gran embotellamiento automovilístico para que tomaran vuelo algunas opciones de traslado que compitieran con las carreteras. Eso a nivel mediático, puesto que hace bastante tiempo y desde todos los espectros del mundo político se vienen apurando proyectos de transporte; sobre todo de trenes, que conecten la capital con paradas importantes tanto de la zona centro norte como de la zona centro sur de Chile.

Durante esta semana, Álvaro González, gerente de la empresa TVS –que está detrás del tren de alta velocidad entre Santiago y la ciudad porteña–, apareció en distintos diarios hablando sobre la iniciativa de su empresa. Mencionó, a grandes rasgos, las principales características con las que contaría este tipo de movilización; sin embargo, en determinado momento, y en entrevista con La Tercera, tocó un punto fundamental sobre estos desarrollos.

“Hay dos proyectos en carpeta, pero el de EFE requiere financiamiento público y sabemos que no tiene capacidad; entonces, es la mejor opción que una empresa se haga cargo de esto”, dijo.

Se abre la discusión

El debate entre lo estatal y lo privado no tiene nada de nuevo, aunque se mostró como relevante precisamente en un momento como este, justo con un gobierno y con un Ministerio de Transportes que, por lo menos en el papel, prometieron iniciar un plan basado en mayor movimiento sobre rieles.

Félix González, diputado del Partido Ecologista Verde y miembro de la Comisión de Transportes, no se mostró reacio a implementar un sistema mixto, pero indicó cuál es el agente que debería contar siempre con preferencia e incluso aludió a un tipo de financiamiento.

“Creo que la primera prioridad es que el Estado lo haga. Si no puede, que sea un privado; pero creo que el Estado sí puede hacerlo. De alguna manera, un tren que conecte ciudades importantes, como es Santiago-Valparaíso, o Santiago-Concepción, va a tener una rentabilidad garantizada, entonces creo que no es antojadizo que estemos planteando que primero veamos que haya financiamiento estatal, o lo financie el Estado en conjunto con los fondos de AFP; y en tercera opción, un privado”, dijo. Eso de usar dinero de los fondos previsionales para estos fines ya lo había planteado Alberto Mayol en su precampaña presidencial, cuando propuso unir Arica y Puerto Montt mediante rieles.

El senador Francisco Chahuán, miembro de la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones, ha encabezado en la V Región un movimiento para apurar la construcción del tren de alta velocidad entre la ciudad puerto y la capital. Este viernes se reunió con los titulares de Transportes y de Obras Públicas –Gloria Hutt y Juan Andrés Fontaine, respectivamente– y, al terminar la cita, declaró sobre la urgencia de contar con una decisión en el corto plazo.

Consultado respecto de si afectaría contar con un desarrollo privado, el senador fue enfático y aseguró que no existe ese flanco. “En lo absoluto, esas son visiones puramente ideológicas que están trasnochadas. Todo el sistema de concesiones, con el mejoramiento de las rutas, se hizo con el aporte de privados, y si quisiéramos hacerlo solo con aportes estatales sería imposible. En materia hospitalaria, por ejemplo, se retrasaron la construcción de hospitales por este sesgo ideológica; por lo mismo, el llamado que hacemos es, con tres oferentes disponibles, sin subsidio del Estado, poder materializar lo que ha sido un sueño”, señaló.

Uno de los tantos aspectos en los que debería entrar el Estado, a consideración de Chahuán, sería en las tarifas, ya que “eso es parte de las condiciones de la propia licitación”.

Marcos Ilabaca, diputado del Partido Socialista y miembro de la Comisión de Transportes, afirmó que la implementación de trenes es algo de suma urgencia. En ese sentido, apostó a que el trabajo de desarrollo debería ser a dos manos: privada y pública.

“Partamos de la base que las líneas férreas en el país son del Estado, pertenecen a Ferrocarriles. Creo que necesariamente vamos a tener que desarrollar un trabajo conjunto a una iniciativa privada. El Estado debe garantizar a todos los chilenos un plan de movilidad pública potente, y si el privado está interesado a invertir, claramente no se pueden cerrar las puertas”, dijo.

Por último, el diputado dejó en claro que, en caso de trabajar con el mundo empresarial, los contratos no se pueden redactar como los que se hicieron con las carreteras, donde existen “graves problemas”.