Diario y Radio U Chile

Año XI, 25 de agosto de 2019

Escritorio

Expertos ven con recelo posible reajuste plurianual del sueldo mínimo

La jornada del lunes comenzaron las negociaciones entre el gobierno y la CUT para establecer el nuevo monto mínimo. En la reunión se propuso que la reajustabilidad se revise en un plazo mayor al actual.

Camilo Villa J.

  Martes 29 de mayo 2018 20:44 hrs. 
wetewfwef

Este lunes, se iniciaron las negociaciones entre el gobierno y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) para establecer el reajuste del salario mínimo, que actualmente se encuentra en 276 mil pesos.

La reunión se extendió por más de una hora y tuvo como interlocutores al ministro de hacienda, Felipe Larraín, al ministro del trabajo, Nicolás Monckeberg y a la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa.

La representante de la multigremial afirmó, al finalizar el encuentro, que la entidad que representa plantea, más allá del ajuste de sueldo, una política que no dependa del devenir de la economía, sino al revés, que esta dependa de los trabajadores.

“El criterio fundamental para la CUT es construir política salarial, y no solo hablar de montos de reajuste en función de cómo le va a la economía. A las economías les va mucho mejor cuando sus trabajadores tienen mejores salarios”, señaló.

Si bien este fue el primer encuentro entre las partes y aún no se precisa el monto en que quedará fijado el salario mínimo, se propuso que la negociación no solo tenga como objetivo el reajuste más inmediato, sino que se prevea también lo que debe venir a largo plazo.

“Hemos planteado que podamos tener arriba de la mesa una negociación plurianual, una negociación que no se extienda a los próximos 12 meses, sino que se extienda hacia más adelante”, declaró el ministro de hacienda, Felipe Larraín.

Una negociación plurianual consiste en un convenio extendido a varios años, lo que al parecer del académico de derecho del trabajo de la Universidad Diego Portales, César Toledo, no es una buena política, tomando en cuenta que es una propuesta que en gobiernos anteriores se ha puesto en práctica sin buenos resultados.

“Como mecanismo es un mecanismo que, al menos, con los mismos actores que estamos hablando ahora, ha demostrado no haber llegado a buen puerto en materia de una reajustabilidad para los trabajadores”.

Esto sobre todo porque nadie sabe a ciencia cierta cómo se comportará la economía, por tanto, cualquier desvarío haría que el salario mínimo no esté ajustado a la realidad económica del momento.

Por lo mismo, Toledo criticó la gestión que Bárbara Figueroa ha tenido al frente de la CUT, pues la considera una mala gestora. También comentó lo que a su juicio sería el ideal de negociación tanto para gobierno y trabajadores.

“Para mí lo ideal sería que esto fuera fruto de una negociación ramal, o sea, por cada rama de actividad económica y que los actores más representativos del mundo empresarial y sindical fueran los que en definitiva determinaran cuáles son los parámetros mínimos en materia de reajustabilidad, como se hace cincuenta años se hizo en Chile o como se hace en otros países, por ejemplo, Uruguay”.

Para Pablo Eguiguren, director ejecutivo de la Corporación Empresa y Sociedad (CES), la propuesta de negociar el ajuste del salario mínimo de manera plurianual es un arma de doble filo, tomando en cuenta en que puede suponer cierta estabilidad, sin embargo, esto será así mientras no sucedan declives económicos como lo ya experimentados muchas veces en Chile y el mundo.

“Si bien parece razonable, hay que tener ciertas precauciones con estos ajustes plurianuales, justamente, porque uno puede prever cuales son las demandadas del gobierno y la CUT, pero es muy difícil prever cómo se comportará la economía en un plazo tan prolongado”.

Al igual que el académico César Toledo, Pablo Eguiguren evalúa negativamente la forma en que en Chile se negocia el salario mínimo, porque no se toman en cuenta las necesidades de cada una de las ramas productivas del país.

“La CUT representa a muchos trabajadores, pero trabajadores muy diversos, entonces claro, cuando se toman decisiones que son homogéneas para trabajadores tan diversos, se produce, evidentemente, un problema”.

Por lo mismo, cree que la fijación del sueldo mínimo debiese ser diferenciado según el sector de producción, atendiendo a las demandas de cada gremio.

El nuevo monto que saldrá de la presente negociación debe regir desde el primero de julio, y afectará a 162.699 trabajadores que perciben dicha remuneración.