Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 30 de septiembre de 2022

Escritorio

Senegal saca la cara por África y derrota a Polonia

El seleccionado africano se impuso por 2-1 en su debut por un remate que se desvió en un defensor polaco y una acción en la que el referee dejó ingresar desde afuera del campo a Niang, quien apareció en esa jugada para anotar.

Claudio Medrano

  Martes 19 de junio 2018 13:19 hrs. 
senegal

Compartir en

Con sus escasos antecedentes en Mundiales pero con la satisfactoria actuación en Corea del Sur/Japón 2002, cita en la que superó en el día inaugural a la vigente campeona Francia y luego alcanzó los cuartos de final como gran recuerdo, la Selección senegalesa llegaba con optimismo a Rusia 2018 . Y a esa confianza la pudo capitalizar en un resultado positivo, ya que venció a Polonia , cabeza de serie del Grupo H, por 2-1.

En su segunda participación en una Copa del Mundo, el combinado africano demostró carácter y ambición por lucharle la posesión de balón al elenco europeo. Con un deslucido Robert Lewandowski, a quien no le favoreció la falta de claridad de su equipo, los de Adam Nawalka no consiguieron romper la línea defensiva de su rival.

Lo de Senegal tampoco fue deslumbrante, aunque le dio un llamado de atención a Polonia a partir de sus contragolpes, por la explosión y velocidad con la que salían sus jugadores.

El despliegue físico de los senegaleses permitió que muchas de las pelotas divididas terminaran en posesión de los africanos.

El despliegue físico de los senegaleses permitió que muchas de las pelotas divididas terminaran en posesión de los africanos.

No fue Sadio Mané la llave del seleccionado que dirige Aliou Cisse ni tampoco el que pudiera generar el juego para lastimar a su oponente. Sí es cierto que el atacante de Liverpool brindó el pase final de la jugada colectiva que derivó en Idrissa Gueye, quien remató desde afuera del área y se vio beneficiado por el desvío en Thiago Cionek: gol en contra a los 36 minutos y el arquero Wojciech Szczesny que quedó sentado sobre el césped del Spartak Stadium de Moscú, sin opciones.

En el complemento, la tenencia de la pelota perteneció a los polacos, pero sin una idea notable que pudiera poner en riesgo el cero de su rival. A los 14′ se produjo la gran polémica del encuentro: Mbaye Niang, quien habá salido de la cancha por una dolencia, fue habilitado para reingresar por parte del árbitro de Bahrein, Nawaf Shukralla, justo cuando un balón alto y largo fue despejado por la defensa senegalesa. En ese instante aprovechó la sorpresa y el quedo del último hombre (Jan Bednarek) y del portero para robar la pelota y correr solo hacia el arco vacío.

Desde ese momento, Senegal pudo controlar el marcador, sufrió un sobresalto a cinco minutos del cierre por el descuento de cabeza de Grzegorz Krychowiak y finalmente firmó su triunfo -otra vez en un estreno como en 2002- para liderar junto con Japón, verdugo de Colombia, en su zona.

Síguenos en