Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 23 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

¿Por qué las niñas hacen menos deporte que los niños?

Según cifras entregadas por un estudio recientemente publicado, el 74% de las niñas en Chile practica deportes, mientras que en los niños la cifra alcanza un 93%. Desde la distribución de los espacios del colegio hasta los juicios y estereotipos promovidos por alumnos, docentes y apoderados confabulan para disminuir el interés y las facilidades para que las niñas practiquen deporte.

Martín Espinoza C.

  Domingo 5 de agosto 2018 9:37 hrs. 
mujeres deporte


La brecha de género también hace deportes. Según el estudio “Igualdad de género en el deporte: el desafío de fomentar la autoestima y liderazgo en las niñas”, recientemente publicado por GfK Adimark, encargado por Unilever y ONU Mujeres, el 74% de las niñas en Chile practica deportes, mientras que en los niños la cifra alcanza un 93%.

Pero, ¿qué factores inciden en el alejamiento de las mujeres al deporte?

No es necesario hacer demasiado esfuerzo para identificar en la radiografía de los patios del colegio marcas evidentes de machismo. Es el fútbol, utilizando el espacio más amplio y protagónico de un patio, el que monopoliza la posibilidad de practicar alguna actividad física en la gran mayoría de los establecimientos educacionales.

Según el estudio “El patio del recreo, un espacio de desigualdad entre niños y niñas” (Elaborado por Fructuoso Martínez y María Raquel para Publicaciones Didáctica, 2016), “En el uso de los espacios del patio del recreo, podemos apreciar de nuevo la diferenciación entre ambos sexos, pues los niños por lo general se colocan en el centro del mismo y las niñas en las orillas de este. Por lo tanto, son los niños los que tienen mayor liderazgo pues ocupan casi todo el espacio del patio, dejando a las niñas las orillas para poder jugar. Uno de los factores que influye en que las niñas no utilicen la zona central, es principalmente por los riesgos evidentes y originados por la velocidad y agresividad con la que juegan los niños y por su consecuente temor a ser lesionadas o heridas; por lo que, aunque el patio del recreo sea un lugar para la actividad lúdica mixta, son muy pocas las ocasiones en las que ambos interactúan”.

Olga Segovia, arquitecta de la Universidad de Chile y autora del libro “Espacio público, participación y ciudadanía”, se ha preocupado de estudiar temas relacionados al uso de los espacios públicos y cómo esto también ha sido instrumentalizado en pos del aumento de la brecha en cuestión. “Hay una concepción generalizada de lo público como un espacio más masculino que femenino. Las mujeres hemos estado históricamente más asociadas al espacio privado, a la vivienda, de los cuidados. Eso se ha traducido en la expresión espacial de las ciudades. Muchos proyectos, cuando se habla de infraestructura, equipamiento, espacio público, se piensa en canchas de futbol básicamente. En los barrios periféricos, lo primero que se hace es eso, y no ha habido una concepción más enfocada al espacio intermedio, donde podría pensarse que podría haber más interacción entre hombres y mujeres. También hay una parte de incentivo en los propios colegios, que empiecen a manifestar expresamente esta apertura, que yo creo que es muy probable, porque hay un ambiente general de mayor necesidad de que haya un uso más igualitario de todos los ámbitos”.

Asimismo, otro de los factores que inciden es la falta de referentes femeninos en el deporte. Al ser consultados niños y niñas por un referente en el ámbito deportivo, de los 301 encuestados solo dos mencionaron a una mujer (Erika Olivera y Alex Morgan, futbolista estadounidense). La mayoría apuntó a Alexis Sánchez y, luego, a Arturo Vidal y 7 de cada 10 niñas no tiene un referente deportivo, mientras que 7 de cada 10 niños sí lo tiene.

Iona Rothfeld es futbolista, ex seleccionada nacional y fundadora y directora de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino en Chile. Para explicar las razones del punto anterior es gráfica: “Creo que eso responde a estereotipos sociales que son finalmente barreras para las niñas para poder seguir o continuar haciendo deporte. Cuando chica yo era la única que jugaba fútbol. Muchas veces los niños me dijeron que no era mi lugar, o los papás, o los profesores. Responde a un estereotipo en el que se supone que la mujer no practica deportes, menos deportes de contacto, y nos vamos alejando. Es una de las muchas barreras. En los últimos años se han levantado varios cuestionamientos a estos estereotipos y todo parte por la educación. Si se empiezan a implementar políticas deportivas que incluyan íntegramente el desarrollo de la mujer en el deporte, partiendo en el colegio o en educación física, vamos a empezar a dejar atrás este estereotipo y esa imagen de que el deporte es para hombres y las actividades que no son tan rudas son para mujeres”.

En la presentación, María Inés Salamanca, directora de ONU Mujeres, dio cuenta de la importancia del deporte como herramienta para disminuir la brecha de género: “El deporte es un lenguaje universal; nos inspira y nos une mientras extiende nuestros límites. En este sentido, este estudio sobre niños, niñas, autoestima y deporte es sumamente importante precisamente por ese poder transformador que tiene el deporte para construir rápidamente la igualdad de género. El deporte otorga a las niñas y jóvenes herramientas para crecer con seguridad y confianza en ellas mismas; y además les da habilidades tanto en los deportes como en el resto de sus vidas. Practicando deporte, sobre todo deportes grupales, ellas aprenden sobre liderazgo y autoestima, trabajo en equipo, compromiso, respeto, entendimiento de la diversidad, y la habilidad de comportarse ante la victoria y la derrota, entre otras”.

Otras de las cifras que destacan del estudio señalan que un 26% de las niñas entre 10 a 17 años no realiza deporte habitualmente, mientras que en los niños la cifra llega solo al 7%. Solo el 13% de las niñas practica deporte en clubes deportivos o polideportivos, mientras que el 48% de los niños sí lo hace. Finalmente, los niños creen en mayor medida que las niñas, que es importante que les vaya bien haciendo deportes para sentirse más seguro de sí mismos. Con las cifras en las manos, la encuesta entrega una evidente sensación de que hay mucho trabajo por hacer.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.